10 consejos para mejorar mi autoestima


#1

Una condición crónica suele, sobre todo al principio, afectar nuestra autoestima. Con la condición puede verse afectada nuestra imagen y nuestro aspecto físico, especialmente al incio en lo que agarramos al toro por loscuernos y puede aumentar nuestra dependencia y reducir nuestra sensación de control y seguridad. Todo esto provoca que aumente nuestro sentimiento de incapacidad y de inseguridad.

Cuando una persona tiene una condición crónica, sobre todo si es grave con grandes limitaciones, todo nuestro “yo” (imagen,amistades,trabajo,ocio…) pasan a segundo plano y pierden importancia, sólo destacan por encima de todo la enfermedad, el dolor y el sufrimiento.

Nuestra tarjeta de presentación frente al mundo es la condición.

Esta manera de ver las cosas tiene efecto negativo en nuestra autoestima a un grado importante, nos lleva a una actitud rígida y nos perjudica física y emocionalmente. Si nos dejamos llevar por esta actitud, nuestra autoestima se irá, poco a poco, deteriorando cada vez más.

Todo está en la mente. Nuestra actitud ante las cosas, cambia las cosas. Y también frente a la enfermedad. Por ejemplo, la autoestima tiene a veces las propiedades y virtudes positivas que ayudarán por supuesto a que mejoremos la forma en la que manejamos nuestra condición.
El catedrático de Ciencias de la Conducta de la Universidad de Oviedo, José Antonio Flórez, asegura que “la autoestima es la auténtica medicina contra el envejecimiento”. Una autoestima alta puede servir como protector contra enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.
O en sentido contrario, “la baja autoestima supone un caldo de cultivo adecuado para que se potencie el envejecimiento patológico”. Se trata pues de reforzar la autoestima y potenciar su uso como “medicamento”" .

Por tanto podemos decir que es importante, imprescindible diría yo, potenciar nuestra autoestima.
¿Cómo?.

    • Pues empezaremos cambiando de actitud. Hay que aceptar la condición y aprender a vivir con ella. Pero no quieras hacerlo de un día a otro; esto lleva un tiempo y hay que adaptarse poco a poco. Debemos aprender a reconocer nuestras capacidades y aceptar nuestras limitaciones.
    • Cada mañana al levantarte piensa : “Otro día más para vivir”.“Estoy vivo y voy a seguir adelante”. Empieza cada día con una visión positiva de la vida.
    • Arreglate y cuidate cada día, que los demás te vean un aspecto estupendo. No por estar enfermos debemos parecerlo. Esto te animará mucho.
    • No te compares con nadie, sobre todo con los que están sanos. Tú eres único y debes sacar partido de tus cualidades y capacidades.
    • No te sientas culpable por estar enfermo.
    • Cambia de look en el pelo, comprate ropa nueva, maquíllate…
    • Rodéate de gente que te aprecie, que te haga reir y que valore los esfuerzos que haces por ser positivo.
    • Repítete a ti mismo: “yo puedo”, si quiero puedo, porque tengo el deseo y la voluntad de hacerlo.
    • Valoráte y quierete, porque si lo haces atraeras la atención de personas que sepan quererte y valorarte, aumentando tu alegría y la estima por ti mismo.
  1. La aceptación y el respeto por uno mismo, nos ayuda a subir la autoestima.

Fuente: Paper Blog


Web-Stat web statistics