10 consejos para una consulta médica exitosa


#1

Afortunadamente, mi médico y yo tenemos una relación grandiosa donde siento que soy parte de un equipo. Encontré este texto que quise compartir con ustedes pues está lleno de grandes consejos. Y ustedes ¿tienen buena relación con los profesionales al cuidado de su diabetes?

Hay varias razones por las que vamos al doctor y estas van desde situaciones muy sencillas hasta cuestiones complejas. Es importante que se establezcan ciertas reglas del juego para tener una consulta exitosa. Recuerda que se trata de tu salud por lo que es importante que participes activamente en la conversación pero sobretodo en la toma de decisiones. En la mayoría de las relaciones interpersonales una mala comunicación genera malos entendidos que pueden llegar a ser muy graves y créeme: no quieres uno de estos cuando se trata de tu bienestar o el de alguien cercano y querido.

1. Llega con tiempo a tu cita. No es ningún secreto que casi siempre que vas al médico, éste te hace esperar horas en la antesala. También es cierto que somos un pueblo muuuuy impuntual y algunos pacientes llegan también tarde a sus citas. Debemos empezar a romper este círculo vicioso. Si llegas con 15 minutos de anticipación estarás enviando un mensaje poderoso a tu médico de que te importa la puntualidad. También le estás haciendo saber al doctor que tu tiempo es tan valioso como el de él. Si por alguna razón te hace esperar horas en la sala de espera, pregunta a su asistente la razón; si se trata de alguna emergencia, sé paciente y espera o de plano reprograma tu cita. Cuando te reciba hazle saber de una manera gentil y elegante la importancia de la puntualidad en tu vida.

2. Comienza tu consulta sabiendo tu tiempo disponible. Es muy importante que sepas con cuánto tiempo cuentas para esa cita en específico. No importa si se trata de una consulta particular o de una institucional (IMSS, ISSSTE, etc.) pregunta directamente: “¿De cuánto tiempo dispongo?”. Esto te permitirá hacer mentalmente tu lista de prioridades para darle el tiempo necesario a las cosas que tienen mayor relevancia para ti.

3. Sienta las bases para una comunicación efectiva. Aclárale a tu médico desde el principio que TÚ NO ERES MÉDICO y que no te es sencillo entender el lenguaje complejo (y único) de la medicina. Pídele que se exprese con palabras sencillas que puedas entender.

4. Asiste SIEMPRE acompañada(o). Un par de orejas extra no te caerán nada mal. Asistir con alguien que escuche lo mismo que tú y con quien puedas rebotar ideas saliendo de la consulta puede hacerte mucho más claros los conceptos. Este punto es indispensable, sobretodo cuando se trata de enfermedades un poco más serias.

5. Lleva un bolígrafo o lápiz y pequeña libreta. Toma notas de todo lo que consideres necesario e importante. Al repasar tus apuntes entenderás mejor lo que se expuso en la cita. También puedes apuntar las dudas que te vayan surgiendo en el desarrollo de la cita.

6. Responde de forma concreta, precisa y en la medida de lo posible objetiva. Muchas veces nos desviamos del punto central en nuestras conversaciones al divagar sobre temas que no representan ningún tipo de trascendencia: “Empecé con este dolor un martes…o ¿quizá fue un miércoles? Al hacer esto pierdes tiempo valioso y sobretodo, el interés de los que te escuchan.

7. Entiende las partes de la consulta médica. Una cita médica consta de 3 partes fundamentales:

a) El interrogatorio.

b) La exploración física.

c) Las conclusiones. Esta es la parte más importante para ti ya que es donde el médico te explica lo que tienes y las posibles opciones de tratamiento.

8. Pregunta, pregunta, pregunta. ¡Agota al extremo este recurso! Muchas veces nos da pena o miedo preguntar porque por una parte no queremos parecer ignorantes y por otra parte no queremos “disgustar” al médico. Pregunta todo lo que pienses que es importante hasta que lo puedas entender claramente.

9. Explora tus opciones. Normalmente un médico te dará una o varias opciones de tratamiento para tu enfermedad. En el caso de que te proponga una sola opción pregunta directamente si existe alguna otra alternativa. Si por el contrario, te pone sobre la mesa diversos caminos pregunta las ventajas y desventajas de cada una. Esto te permitirá tener claras tus ideas y elegir lo mejor para ti. ¡NO TOMES DECISIONES EN TU PRIMERA CONSULTA!

10. Resume. Al final de tu consulta haz un breve resumen de lo conversado. Un ejemplo es: “entiendo que lo que usted doctor me dijo es que padezco de …que se distingue por afectar una parte de mi cuerpo llamada… Las opciones de tratamiento incluyen …con ventajas y desventajas del tipo de… y mis expectativas de salir adelante de esta enfermedad son…” Pregunta cual es la mejor manera de ponerte en contacto con tu médico en caso de dudas futuras.

Por último, ya que hayas salido del consultorio, en casa o en un sitio tranquilo, repasa mentalmente todo lo sucedido, lee tus notas y coméntalo con algunas personas de tu confianza. Si lo consideras necesario, solicita una nueva cita para aclarar dudas que hayan quedado o surgido. También te recomiendo pedir una segunda opinión con otro médico, sobretodo si se trata de una enfermedad seria o si la opción de tratamiento que te dieron fue de una cirugía.

Fuente: http://www.revistamoi.com/salud/como-dijo-doctor-10-tips-para-una-consulta-medica-exitosa/
Autor: Gerardo Castorena
Extraido el 19 de febrero de 2017


#2

Gracias. Muy útil los consejos😊


#3

Gracias a ti por leerlos :slight_smile:


Web-Stat web statistics