11 consejos para evitar lesiones en la actividad física


#1

Aumentar el nivel de actividad física es ideal para la diabetes y para nuestra salud en general, pero debe ser una experiencia agradable y segura. Estas son algunas medidas simples que puedes tomar para ayudar a prevenir las lesiones, deshidratación e hipoglucemia durante el ejercicio:

Habla con tu equipo de atención médica sobre las actividades fisicas más seguras para ti.

Los consejos del médico dependerán de la condición de su corazón, vasos sanguíneos, ojos, riñones, pies y sistema nervioso. Sin embargo, muchas personas con diabetes pueden hacer las mismas actividades que una persona sin diabetes.

Realiza ejercicios de calentamiento durante 5 minutos antes de comenzar a hacer ejercicio y date tiempo para enfriar durante 5 minutos después.

Los ejercicios de calentamiento y enfriamiento deben ser de una intensidad menor al resto del ejercicio. Esto ayuda a que la sangre fluya y caliente las articulaciones.

Evita hacer ejercicio en temperaturas extremadamente calientes o frías. No hagas ejercicio al aire libre cuando el clima es extremo.

Para no deshidratarse, bebe mucha agua antes, durante y después de hacer actividad.

Si sientes que te está bajando la glucosa, prepárate para comprobarlo e iniciar el tratamiento. Siempre ten carbohidratos a la mano en caso de que baje tu glucosa. Esto es particularmente importante si utilizas insulina y tienes diabetes tipo 1.

Si haces ejercicio durante mucho tiempo (más de una hora o dos), es recomendable tomar una bebida para deportistas que contenga carbohidratos. Sin embargo, asegúrate de leer la información nutricional, pues tal vez sea necesario que diluyas la bebida para evitar tomarla en exceso, lo que puede hacer que la glucosa te suba mucho.

Usa un brazalete, collar o una placa médica que te identifique como alguien con diabetes en caso de emergencia y lleva consigo un teléfono celular en caso de que tengas que llamar a alguien para pedir ayuda.

Las actividades deben ser vigorizantes pero no demasiado difíciles.

Prueba si puedes hablar normalmente para asegurarte de no estar esforzándose demasiado. Si te falta el aliento y no puedes hablar, baja la velocidad. Esto es muy importante cuando recién comienzas a aumentar el nivel de actividad como parte de tu rutina. Al aumentar tu aptitud física, podrás hacer ejercicio más intenso y hablar con otros mientras lo haces.

Cuida tus pies y usa zapatos y calcetines limpios que te queden bien.

También debes examinar el interior de tus zapatos antes de usarlos. Los zapatos con gel de (silicona) sílice o entresuelas llenas de aire son una buena opción para las actividades en las que se soporta peso, como caminar, porque gracias a su estructura, reducen el estrés en los pies y articulaciones. Los calcetines hechos de un material que reduce la fricción y aleja la humedad de la piel también pueden ayudar a proteger tus pies, por ejemplo los CoolMax, los de polipropileno o acrílico (evita los de algodón).

Examina cuidadosamente tus pies antes y después de la actividad, en busca de ampollas, enrojecimiento u otros indicios de irritación. Habla con tu médico si tienes una lesión en el pie o una ampolla, corte o llaga que no cicatriza.

Suspende cualquier actividad si sientes dolor, dificultad para respirar o mareo. Habla con tu médico sobre cualquier síntoma inusual que tengas.

La última revisión: August 22, 2013
última edición: April 30, 2014

Fuente: Diabetes.org


Web-Stat web statistics