2 TRATATMIENTOS EN DBT SIGUEN AVANZANDO., La evaluación preventiva de la diabetes debe comenzar antes


#1

Dos investigaciones independientes están realizando avances muy prometedores en el rubro de la diabetes, un mal que según la Organización Mundial de la Salud afectará a más de 366 millones de personas en 2030.

Un equipo de España comenzará a probar en animales unas nanopartículas de insulina para ingerir por la boca Por otro lado, un grupo de investigadores israelíes descubrió un mecanismo genético de la producción de insulina que podría abrir camino a nuevos tratamientos.

La diabetes es una patología crónica que surge cuando el páncreas no produce la cantidad necesaria de insulina o el cuerpo no reacciona a ella de la manera adecuada. La diabetes tipo 1 se desencadena en la infancia o adolescencia y en muchos casos requiere un tratamiento diario con insulina. La tipo 2, que suele aparecer en la adultez, abarca el 90% de los casos. Generalmente se asocia a la obesidad y a un tipo de vida sedentario.

Un remedio más amigable:

Los investigadores de la Universidad de Sevilla usaron las técnicas más modernas de nanotecnología para desarrollar partículas de insulina muy pequeñas (un nanómetro es una millonésima parte de un metro). “Necesitamos que el tamaño de las partículas sea nanométrico porque les permite atravesar intactas la barrera del intestino y llegar al torrente sanguíneo”, explicó Mercedes Fernández Arévalo, la principal autora del estudio.

En esta instancia se está probando su eficacia con ratones genéticamente modificados para tener diabetes, pero esperan poder comenzar pronto con las pruebas en seres humanos.

El desarrollo de un tratamiento oral sería bienvenido, ya que actualmente muchas personas deben inyectarse la insulina a diario y de por vida.

Un gen para acallar:

El equipo de la Universidad Hebrea de Jerusalem analizó el rol de gen LKB1 en el páncreas. Aunque ya se conocía su existencia, aún no se había estudiado su rol en la producción de la insulina.

Nuevamente, usaron ratones para ver qué pasaba si se anulaba el efecto del gen en las células beta del páncreas, que son justamente las que se encargan de producir la insulina. Cuando inducían este efecto, la generación de la insulina aumentaba dramáticamente.

Los investigadores concluyeron que es posible diseñar terapias que actúen a nivel de este gen, ya que desactivándolo se podría fomentar la producción de insulina en el páncreas.

Más información en www.neomundo.com.ar

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Un estudio encontró que revisar la glucemia antes reduce las complicaciones y los costos.



Las recomendaciones actuales sugieren que la evaluación preventiva de la diabetes tipo 2 comience a los 45 años, sobre todo para las personas que tienen sobrepeso, pero una investigación reciente muestra que una evaluación rentable puede iniciarse entre los 30 y los 45 para todos.

Cuando la evaluación se iniciaba entre los 30 y los 45 y se repetía cada uno a cinco años, el costo promedio por año de vida ajustado por la calidad era de $10,500 frente a $15,509 cuando la evaluación comenzaba a los 45 y se repetía cada año, encontró el estudio.

“Si se comienza a evaluar entre los 30 y los 45, se obtiene una evaluación realmente rentable”, aseguró el autor del estudio Richard Kahn, profesor clínico de medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, quien trabajaba en la American Diabetes Association cuando se llevó a cabo el estudio.

Según la American Diabetes Association (ADA), más de 23 millones de estadounidenses son diabéticos. La mayoría sufre de diabetes tipo 2, que ocurre cuando el organismo deja de utilizar la insulina con eficacia, o no produce suficiente insulina. La diabetes sin controlar se asocia con un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, enfermedad renal, problemas graves en los ojos, infecciones y daño en los nervios, según la ADA.

Se sospecha que muchas personas han tenido la enfermedad durante años para cuando finalmente se les diagnostica, porque tiene tan pocos síntomas en sus primeras etapas. Otras investigaciones han mostrado que los tratamientos para la diabetes pueden ayudar a reducir el riesgo de complicaciones y que mientras más pronto se inicien, mejor.

Para evaluar si una evaluación basada en la población podría reducir las complicaciones y costos relacionados con la diabetes, los investigadores utilizaron un sofisticado sistema de modelación computarizada.

“Este modelo es una réplica virtual del mundo de la atención de salud, y toma en cuenta los riesgos cardiovasculares y de otras complicaciones, los costos, las pruebas, los procedimientos, todo”, aseguró Kahn. “Es como SIM City, pero en la atención de salud”, apuntó en referencia al popular juego de computadora en que la gente crea sus propios mundos virtuales.

Kahn y colegas estudiaron ocho estrategias simuladas de evaluación para la diabetes tipo 2, como comenzar a evaluar a los treinta años y repetir la prueba cada tres años, o comenzar a los 45 y repetir la prueba cada año, o esperar hasta los 60 y repetir la prueba cada tres años.

Los investigadores encontraron un beneficio de costo y de calidad de vida para todas las simulaciones de evaluación que comenzaban entre los 30 y los 45 años.

“Todo el mundo debería evaluarse para la diabetes de forma regular entre los 30 y los 45 años, y repetir la prueba cada tres a cinco años”, aseguró Kahn. “La evaluación preventiva es rentable. En el mundo de la medicina, evaluar a alguien y administrar un tratamiento eficaz es un buen trato”.

“Una de las preguntas más importantes que nos hemos planteado es si la evaluación preventiva conlleva una diferencia. Este estudio nos muestra que evaluar entre los 30 y los 45 probablemente haga una diferencia en el número de personas diagnosticadas con enfermedad cardiaca, enfermedad renal y otras morbilidades”, señaló la Dra. Rita Louard, directora del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York.

“Hemos avanzado mucho en nuestra capacidad de gestionar a la gente con diabetes, así que la evaluación se vuelve más importante, porque en cuanto se identifica a las personas, ahora contamos con mejores herramientas para llevarlas a sus objetivos Y la glucemia no es lo único que vemos. En realidad se trata de las demás complicaciones que la afección conlleva, como la enfermedad cardiaca. Así, nos volvemos más agresivos con la presión arterial y los lípidos [colesterol] en cuanto se identifica la diabetes”, explicó.

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 30 de marzo de la revista The Lancet. La financiación del estudio fue proporcionada por Novo Nordisk, Bayer Pharmaceuticals y Pfizer. Estos laboratorios producen tratamientos o productos para la diabetes. Sin embargo, según el informe, los patrocinadores no tuvieron nada que ver con el diseño del estudio final, la recolección de datos ni el análisis, ni tampoco en la redacción del informe.

FUENTES: Richard Kahn, Ph.D., clinical professor, medicine, University of North Carolina, Chapel Hill, N.C.; Rita Louard, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; April 2010, The Lancet, online.


#2

Excelente informe Domingo.
Gracias por compartirlo.
Es muy prometedor ese estudio.


#3

Muchas gracias Domingo.
Muy interesante.


#4

a la espera de algo k nos evite inyeccciones,creo ferveintemente en la prevencion de la dm tipo 2,dura labor por el escaso inetres de las personas cuando no padecen alguna nefermedad y cuando tan poca importancia se le da al factor herencia pero,no imposible,lento pero andando esta prevencion,grax por el post


Web-Stat web statistics