5 cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo de daño ocular debido el sol


#1

La excesiva exposición al sol puede poner a las personas en peligro de graves problemas oculares en el corto plazo y en períodos prolongados. Si se exponen los ojos a luz solar fuerte durante demasiado tiempo sin protección, los rayos UV pueden quemar la córnea y causar ceguera temporaria en cuestión de horas. La exposición solar prolongada también se ha asociado con un mayor riesgo de cataratas, cáncer y excrecencias en el ojo o cerca de este.

Utilice las gafas de sol adecuadas – Busque las que tengan etiqueta “UV400” o “100 por ciento protección UV” cuando compre gafas de sol. Las gafas menos costosas que tengan esta etiqueta pueden ser tan efectivas como las más costosas. La oscuridad o el color no indican el poder de la protección contra los UV. Los rayos UV pueden atravesar las nubes por lo que debe usar gafas incluso en los días nublados. Y si bien los lentes de contacto pueden ofrecer algún beneficio, no pueden proteger todo el ojo de los rayos abrasadores.

No mire fijamente al sol – Los adoradores del sol deben tomar nota: mirar directamente al sol puede producir agujeros en la retina, la capa de células sensibles a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y que es necesaria para la visión central. Esta afección se llama retinopatía solar. Si bien es rara, el daño es irreversible.

Controle las etiquetas de sus medicamentos – Uno de cada tres adultos usa medicamentos que podrían provocar una mayor vulnerabilidad de los ojos al daño de los rayos UV, según una encuesta sobre la seguridad y el sol de la Academia. Incluyen ciertos antibióticos, pastillas anticonceptivas y de estrógeno y tratamientos contra la psoriasis que contienen psoraleno. Verifique las etiquetas de sus prescripciones para ver sin provocan fotosensibilidad. En ese caso, asegúrese de proteger su piel y sus ojos o evite la exposición al sol cuando sea posible.

Use protección – Además de gafas de sol, considere usar un sombrero de ala ancha. Han probado reducir significativamente la exposición a los rayos dañinos. ¡No olvide la pantalla solar!

No conduzca sin proteger los ojos de los rayos UV – No asuma que las ventanillas de los autos lo están protegiendo de la luz UV. Un estudio reciente determinó que las ventanas laterales bloquean solamente el 71 por ciento de los rayos, en comparación con el 96 por ciento en el caso del parabrisas1. Los investigadores determinaron que solamente el 14 por ciento de las ventanas laterales ofrecían suficiente nivel de protección. Entonces, cuando se ajuste el cinturón, asegúrese de tener puestas las gafas comunes o las gafas de sol con la protección adecuada para los rayos UV.


Web-Stat web statistics