Abstención en condiciones difíciles. Algeciras ESPAÑA


#1

Abstención en condiciones difíciles
Muchos musulmanes diabéticos cumplen con el Ramadán aun sabiendo el riesgo que conllevar otros hábitos Los musulmanes que practican el Ramadán realizan dos comidas: el suhur, antes de la salida del sol y el iftar, por la noche

Algeciras se ha convertido en el municipio con mayor asentamiento de la población marroquí en la provincia. Según un informe realizado en 2007 sobre las dinámicas y condiciones de vidas de los marroquíes en Andalucía, la ciudad de Algeciras reúne a 2773 marroquíes, de los que 1660 son hombres y 113 mujeres. En cuanto al resto de municipios de la comarca, el segundo municipio es La Línea que tiene 357 residentes marroquíes; Los Barrios con 190; San Roque con 172; Tarifa con 74; Jimena con 59 y Castellar con 5.

Una enfermedad que ha llegado a todas las latitudes del planeta es la diabetes. Los musulmanes, sin embargo, no la perciben como una enfermedad. Según el Corán “la enfermedad es una prueba de Dios”. En el mundo hay aproximadamente 1500 millones de musulmanes, de los que unos 40 o 50 millones son diabéticos que practican la abstinencia durante el Ramadán.

El Ramadán tiene lugar el noveno mes del calendario lunar y es el momento en que el Corán le fue revelado al Profeta. Implica abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde la salida hasta la puesta de sol. De ello, están exentos los niños, los enfermos, los ancianos, las embarazadas y los viajeros que podrán posponer la abstinencia o compensarlo con rezos y limosnas. El fin de la abstinencia en el último día conmemora haber vencido las pasiones y haber conseguido imitar a los ángeles.

Los riesgos asociados a la abstinencia en diabéticos son: hipoglucemia, hiperglucemia, cetoacidosis diabética, deshidratación o trombosis. Los alimentos permitidos son aquellos que no estén especificados en el Corán, como el cerdo, aves de rapiña, y animales que cazan sus presas con la boca o bebidas alcohólicas. Es aconsejable que durante los meses previos, la diabetes esté bien controlada y aprender a reconocer los síntomas de la disminución brusca del azúcar en la sangre: temblores, sudoración y calambres u hormigueos en las extremidades. En resumidas cuentas, se hacen dos grandes comidas. El suhur, antes de la salida del sol y el iftar, la más importante, después de la puesta del sol. Muchos diabéticos quieren cumplir el Ramadán y se arriesgan a los peligros que ello conlleva. Aunque, si se respetan las recomendaciones, el riesgo metabólico es bajo y en la mayoría de casos no hay incoveniente en que el diabético musulmán celebre su Ramadán.


Web-Stat web statistics