Alternativa para la obesidad: ritmonutriciÓn al compÁs de nuestro cuerpo


#1


Para tratar de aportar soluciones eficaces frente a la obesidad, se están efectuando muchos estudios. Entre estos aportes se encuentra la Ritmonutrición, concepto basado en la cronobiología nutricional, que ayuda a contrarrestar los efectos de la industrialización masiva de la alimentación, tales como el exceso de calorías y el empobrecimiento en nutrientes esenciales para nuestro organismo.

La Ritmonutrición ayuda a perder peso y restablecer el equilibrio nutricional gracias a una correcta adecuación de las comidas y los ritmos alimentarios al reloj biológico del cuerpo. El viernes 28 de mayo se realizó la Primera Jornada de Capacitación: “Una nueva alternativa para la obesidad y sus consecuencias”. El evento contó con la presencia de destacados médicos especialistas locales y del exterior que abordaron el tema de la obesidad, que va camino a convertirse en uno de los mayores desafíos de salud pública del siglo XXI. Numerosos estudios han demostrado que esta afección aumenta los riesgos de morbilidad y mortalidad.

La obesidad está vinculada a una amplia lista de enfermedades: patologías cardiovasculares, dislipidemias, diabetes, patologías articulares y respiratorias, cáncer y, de manera muy significativa, síndrome metabólico. Este problema afecta a un 20-25% de la población mundial, multiplicando por tres la posibilidad de sufrir ECV.

Para tratar de aportar soluciones eficaces frente a esta enfermedad, que ha sido recientemente caracterizada como epidemia mundial por la OMS (Organización Mundial de la Salud), se están efectuando muchos estudios en el campo de la nutrición. Entre estas aportaciones se encuentra la Ritmonutrición, concepto basado en la Cronobiología nutricional, que ayuda a contrarrestar los efectos de la industrialización masiva de la alimentación, tales como el exceso de calorías y el empobrecimiento, en nutrientes esenciales, para nuestro organismo.

Relojes biológicos

Según explicó durante la jornada el Dr. José Antonio Casermeiro, Director de la Unidad de Nutrición en el Centro Médical Madrazo de Barcelona, todos los parámetros biológicos de nuestro organismo varían a lo largo del día. Por la mañana hay mayor gasto energético mientras que por la tarde-noche las células tienen su período de regeneración y descanso. Así, por la mañana, cuando requerimos más activación física e intelectual, el organismo sintetiza catecolaminas, dopamina y noradrenalina. Para ello se requiere incorporar el aminoácido Tirosina. En cambio, por la noche, en tiempo de descanso, se requiere Triptófano, para sintetizar serotonina y melatonina, que favorecen la serenidad y el sueño.

La Ritmonutrición determina cuáles son los momentos del día óptimos para la ingesta de cada tipo de alimento y garantiza una máxima eficacia tanto para los aportes de macronutrientes (glúcidos, lípidos, proteínas) como de los suplementos micronutricionales (magnesio, aminoácidos, calcio, hierro, probióticos y omega 3, entre otros).

La Cronobiología es la ciencia que estudia el funcionamiento de los ritmos biológicos a los que están sometidos los seres vivos. Estos ritmos son controlados por nuestro “reloj biológico principal” que tenemos en los núcleos supraquiasmáticos cerebrales y que modula nuestro metabolismo, influyendo en los diversos sistemas de los que se compone nuestro organismo (neurológico, psicológico, hormonal y energético).

En el hombre, estos relojes biológicos se organizan alrededor de las 24hs. del día (ritmo circadiano) y son reajustados cada día por los sincronizadores externos (alternancia día / noche o trabajo / reposo, vida social, etc.).

Es importante entender que todos los procesos de nuestro organismo están determinados por estos relojes biológicos. La producción de los neuromediadores (que regulan cosas tan importantes como nuestra energía mental o nuestro sueño) y de hormonas tan determinantes como la insulina, está sometida a oscilaciones regulares a lo largo del día.

Nuestro organismo emplea los nutrientes con diferentes fines dependiendo del momento del día, así, en general:
• En la primera mitad del nictámero (aproximadamente el período que va entre las 5h y las 17h), la mayor parte de los nutrientes, son empleados para asegurar el gasto energético.
• En la segunda mitad del nictámero (aproximadamente el período que va entre las 17h y las 5h), para la reparación y la regeneración celular.

Esto nos deja ver la conveniencia de organizar la ingesta de los nutrientes de manera que nos permita optimizar su utilización siguiendo estos principios, recomienda el Dr. Casermeiro, y a su vez remarca que por la respuesta global que aporta, la Ritmonutrición se distingue de otros métodos de pérdida y control de peso, menos coordinados, garantizando un tratamiento perfectamente adaptado a la fisiopatología de la obesidad.

La Ritmonutrición ayuda a:
• Resincronizar los ritmos biológicos perturbados (alimentación desequilibrada, estrés, crecimiento, deporte, envejecimiento, patologías diversas, trabajo estático).
• Garantizar el seguimiento del régimen.
• Mantener el peso a largo plazo.
• Reencontrar una buena armonía física y psíquica.

Ejemplo de los ácidos grasos

• Los ácidos grasos saturados deben tomarse por la mañana, para cubrir las necesidades energéticas del día.
• Los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 por la mañana, por su capacidad como precursores de eicosanoides con capacidades antiinflamatorias, pero también por la noche, por su papel primordial en la reconstrucción de las membranas celulares.

La Ritmonutrición lleva implícita una meta que es la Nutrición Global, y consiste en un abordaje integrador de la Nutrición que persigue no sólo una pérdida de peso eficaz, sino también una verdadera reeducación alimentaria a largo plazo.

Asimismo, durante la mesa redonda coordinada por la Lic. en Nutrición Delia Thompson, especialistas locales debatieron acerca de la Prevención de la Sarcopenia en el tratamiento de la Obesidad.

La Dra. Rosa Labanca, directiva de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios, habló sobre la experiencia de las dietas hipohidrocarbonadas en lo referente al tratamiento de la obesidad, la Lic. en Nutrición María Emilia Mazzei, abordó el tema de la educación como condición indispensable para el éxito en el tratamiento. Por su parte, la Lic. Marisa Andreoni, Coordinadora del Equipo de Nutricionistas del Programa de Cirugía Bariátrica Miniinvasiva, OCMI, Hospital Austral y Fundación Favaloro, explicó el funcionamiento de las Dietas de Aporte Proteico en pre y post cirugía bariátrica. La Dieta de Aporte Proteico consiste básicamente en una reducción importante de los glúcidos y los lípidos ingeridos, garantizando un aporte adecuado en proteínas, para evitar así la degradación de la masa magra (piel, músculos, huesos). Finalmente, el Dr. Roberto Peidro, médico cardiólogo, disertó acerca de la obesidad y los trastornos cardiovasculares.

Para tener en cuenta

La Cronobiología Nutricional consiste en adaptar, a partir de todos estos datos sobre los ritmos que dirigen el funcionamiento de nuestro organismo, pautas para una mejor nutrición:
• Hay que tomar los alimentos en el momento de máxima eficacia según los ritmos diarios.
• Hay que respetar el ritmo de cinco comidas diarias con horarios fijos para optimizar nuestra ingesta manteniendo la estabilidad en el peso.
• Hay que prestar atención a las interacciones alimentarias para optimizar la absorción de los nutrientes que ingerimos (hierro y calcio, hierro y vitamina C, zinc etc.).

http://www.alimentacion.enfasis.com/notas/17131-ritmonutricion-al-compas-nuestro-cuerpo


Web-Stat web statistics