"Argentina en la mira"


#1

La diabetes hoy en día ha alcanzado cifras tan grandes que ya no nos resulta ajena. Seguramente usted tenga algún amigo, padre, abuelo o hermano diabético. Es que la enfermedad (especialmente la de tipo II) ha ido avanzando a pasos agigantados en los últimos años, por lo que actualmente afecta a cerca de 2 millones de personas en nuestro país. Solo la tercera parte ellos tiene controlada la enfermedad. El resto enfrentan complicaciones crónicas que aumentan la demanda y el costo de su atención.

Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud, Argentina está entre los países con más expectativa de crecimiento de la diabetes. Se calcula que para el 2030 la enfermedad crecerá un 150% en los países en desarrollo, pasando del 16,2 a 32,7% (171 a 336 millones).

Otro dato a tener en cuenta es que la diabetes II ya no es un problema de “gente mayor”. En nuestro país, afecta en un 66% a menores de 45 años. También se registran cada vez más casos de diabetes entre los niños y adolescentes.

Pero, ¿cuáles son las causas que obedecen a este incremento de la enfermedad? Básicamente se relaciona con el impacto de la globalización, producida en los últimos años, que trajo aparejado cambios demográficos y en nuestro estilo de vida. Sus principales factores son: sedentarismo, alimentación rica en grasas y en azúcares simples y estrés cotidiano (producto de excesivas jornadas laborales y trabajos insalubres).

Hoy, la mayoría de nosotros realizamos poca o nada de actividad física, y en general llevamos una vida sin movimiento ( tampoco ayudó el hecho de la automatización de las tareas, que eliminó “el esfuerzo” de las mismas). En cuanto a nuestra alimentación, el incrementó del estilo “ comidas rápidas” solo contribuyó a empeorar la situación.

De acuerdo a una encuesta realizada por la Consultora Nielsen, a fines del 2007, sobre los productos que más consumen los argentinos, salieron en primer lugar las bebidas gaseosas de todo tipo. Algo bastante sorprendente si se tienen en cuenta la cantidad de publicidades y campañas que se realizan sobre la vida sana y los productos de bajo tenor graso.

La diabetes bajo la lupa

Pero, ¿qué es en sí la diabetes? Es importante saber que se trata de una enfermedad crónica (no tiene cura) y evolutiva, caracterizada por la insuficiencia o falta de producción de insulina por el páncreas.

El 90% de las diabetes es de tipo II y se debe a que el páncreas produce una insuficiente cantidad de insulina o porque aún produciéndola el organismo no es capaz de utilizarla. Es la más peligrosa porque suele desarrollarse en forma silenciosa, lo que hace que casi un 50% desconozca que la tiene. Algunos de sus síntomas son: sed, hambre, fatiga, mayor necesidad de orinar y visión borrosa.

Evidentemente aún no se le ha dado la importancia que tiene. Al tratarse de una enfermedad que en un principio no tiene síntomas específicos propios, un 68% de los pacientes se entera que la padece cuando se le presenta alguna complicación. Y si no se la controla con un tratamiento adecuado, a largo plazo puede producir daños en los riñones, la vista, el sistema nervioso (provocando ulceraciones y amputaciones) y cardiovascular (afectando al corazón y vasos sanguíneos), llevando a su vez al infarto. Que no en vano es la principal causa de muerte en pacientes diabéticos.

Existen varios factores de riesgo que contribuyen a la aparición de la diabetes II: hipertensión arterial, colesterol elevado, sobrepeso /obesidad, tabaquismo y falta de actividad física. Téngalo en cuenta y cada tanto realícese un chequeo general con un buen especialista, para descartar cualquier dolencia. Recuerde que en el caso de la diabetes, cuanto más temprano se la diagnostique más fácil será su control.

¿Y por casa, cómo andamos?

La situación que presenta esta enfermedad es sumamente alarmante en todo el país, aunque difiere entre una provincia y la otra, principalmente por los distintos estilos de vida. Es importante destacar que el 80% de las personas que tienen diabetes II, también tienen sobrepeso.

Según la Primera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, la tasa de obesidad en nuestro país varía del 12 al 22%. Usuahia (22%) y Santa Cruz (21%) presentan la mayor incidencia de casos, quizá debido a un gran sedentarismo y falta de actividad física al aire libre como consecuencia de las bajas temperaturas.

En cuanto a la incidencia de diabetes en nuestro país, la tasa varía del 5 al 11%. En este último grupo se encuentran Río Negro y Sgo. del Estero. Le siguen con un 10% de casos Corrientes, Misiones, Chaco, Catamarca, La Rioja, San Luis, Córdoba y Chubut. Y pegados, con un 9% están Buenos Aires, Santa Fe, Formosa y San Juan. Las provincias menos afectadas son Jujuy (6%) y Salta (5%).

Lamentablemente aún no contamos con un programa de prevención y tratamiento de la diabetes a nivel nacional, pero sí con algunos puntuales por provincias. Son de destacar: PRODIACOR (Programa de control de Diabetes 2 y de los Factores de Riesgo Cardiovascular Asociados en la ciudad de Corrientes) en el interior y PROPAT (Programa, Control y Tratamiento de las Personas con diabetes) en Buenos Aires. Este último fue desarrollado por científicos del Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada (CENEXA), dependiente del Conicet y de la Universidad de La Plata. Tiene como objetivo mejorar la calidad de atención de los pacientes con diabetes, prevenir el desarrollo de complicaciones agudas y crónicas, a su vez que busca disminuir el costo anual de atención que debe afrontar el sistema de salud.

Una cuestion de salud publica

Tener diabetes cuesta caro, sí. Es importante saber que un 75% de los pacientes diabéticos tienen un deficiente control metabólico y complicaciones crónicas que aumentan la demanda y su costo de atención. Además, en nuestro país cerca de 1.700 mil personas presentan 3 o más factores de riesgo cardiovascular hoy, lo que implica que si no cambian sus hábitos de vida tendrán algún problema relacionado con el corazón en los próximos diez años. Se calcula que para nuestro sistema de salud un paciente diabético insume 4 veces más gastos de tratamiento, que uno que no tiene diabetes. Por eso, hoy más que nunca es necesario implementar programas de prevención a nivel nacional, para lograr un mayor conocimiento y educación de la enfermedad, y disminución de casos.

A su vez hacen falta implementar buenas políticas ambientales y de los gobiernos. Deben contemplar no solo la alimentación e información sobre controles de la enfermedad, sino también lo cotidiano. La medicina por sí sola tiene poco impacto sobre el conjunto de prevención. En Dinamarca existe desde hace 10 años un programa de distribución de bicicletas gratis, que se utilizan para unir distintos puntos del centro de la ciudad. Hoy, el Gobierno de la Ciudad está estudiando la posibilidad de llevar esta idea a la práctica.

Igualmente, si a usted le diagnosticaron diabetes, sepa que más de un 50% del control de la enfermedad está en sus manos (y no de Dios ni del médico). Es necesario que se interiorice al 100% con su enfermedad y esté decidida a cambiar su estilo de vida. Esto implica, a su vez, tomar una determinada medicación en forma diaria (acompañada o no de insulina) para mantener controlada la enfermedad, hacerse automonitoreos (para controlar el nivel de la glucemia, llevar un plan alimentario (realizado por un nutricionista) y realizar algún tipo de actividad física (al menos 45 minutos) que sea de su agrado.

Con un control metabólico correcto puede llevar adelante una vida normal, sin dejar de hacer nada que le guste.

ESPERO QUE ESTA INFORMACIÒN LES INTERESE. LES MANDO UN FUERTE ABRAZO Y RECUERDEN QUE ESTÀN TODO EL TIEMPO DENTRO DE MI CORAZÒN.

FRANCISCO.


#2

Francisco: muy instructivo tu artí■■■■, lo que Salud Pública de Argentina además no tiene en cuenta es que no se toman todas las acciones de prevención en la población ya diagnósticada y que por falta de recursos o por políticas sociales inadecuadas, los paciente no tienen la suficiente cobertura para un ótimo tratamiento. Ya existen estudios bioestadísticos en dónde se detallan que al Estado Argentino le sale más costoso el tratamiento de los diabéticos con complicaciones que realizar una buena planificación de programas que reviertan esta cuestión por ejemplo con insumos de medicamentos, y buena atención integral del diabético.
Un abrazo Argentino.
Sandra Lis Gómez


#3

Concido Sandra, y es muy cierto tu devoluciòn a lo expuesto por mì. Asosiaciones como LAPDI, FAD, etc, ya no encuentran el modo de ilustrar esta realidad para obtener acciòn. Lo bueno es que no claudican en pro del DBT. Te agradezco el comentario.-

Saludos Cordiales!!!


#4

Estoy muy de acuerdo contigo Francisco al país le hace falta urgente cambiar las políticas de salud aplicadas hasta el momento para contrarestar los efectos de la diabetes en la población existente.
Un abrazo.
Sandra Lis Gómez


Web-Stat web statistics