Carta Abierta


#1

A los queridos padres y madres y persona afectadas por la diabetes:

Espero que reciban las más ricas bendiciones del cielo en su hogar. La presente tiene por motivo recordarles la cantidad de horas que nuestros hijos viven frente a la TV y la cantidad de mensajes que ellos reciben para motivarlos a consumir comida chatarra. Espero que ustedes como padres analicen por sí mismo, los anuncios de alimento chatarra que sus hijos reciben en esas 7 horas diarias promedio que ellos ven TV.

Veamos lo que contienen esos alimentos: tienen mucho azúcar – no tienen vitaminas ni minerales - solamente muchas calorías". Los comerciales de comida chatarra, favorecen el sobrepeso y la obesidad entre menores. Los menores de entre 2 y 11 años de edad reciben mediante estos mensajes televisivos miles de impactos que incitan al consumo de golosinas y bebidas azucaradas.

Como padres responsables les sugiero que presten mayor atención a los programas de televisión que miran sus niños. En la mayoría de esos programas abundan anuncios de golosinas y otros productos comestibles que están muy lejos de nutrirlos. Sería bueno, en cambio, volver a algunas comidas saludables que preparaban nuestras abuelas.

Usted como yo debes estar enterado de que la comida chatarra es hoy en día un negocio millonario. Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicen que hay una base sólida para que los gobiernos desarrollen políticas que reduzcan el impacto de la comercialización de la comida chatarra en la población infantil. En concreto, las recomendaciones exigen que los gobiernos prohíban toda la comercialización de comida chatarra en zonas donde se reúnen los niños(as), tales como escuelas y patios de recreo.

Finalmente creo que usted estará completamente de acuerdo conmigo que sería bueno que los chicos NO se acostumbren a consumir el tipo de alimentos llamados “chatarra” -son los que aportan escasos nutrientes y tienen alto costo, tales como gaseosas y golosinas- ya que no los alimentan, les quitan el apetito y deterioran el presupuesto familiar.

¡Comer puede ser peligroso! Somos personas afectadas por la diabetes, pero no queremos ser afectado por el negocio millonario que permite introducir en nuestros hogares para motivarnos al consumo de comida chatarra. En conclusión sino que analizamos esto conscientemente nuestros hijos también engrosaran la larga lista de personas afectadas por la diabetes.

Me despido como siempre cordialmente. Luis L. Gavin y sus dulces “garabatos”


Web-Stat web statistics