Cinco mitos de la diabetes


#1

Noviembre es el Mes de Concientización de la Diabetes y dentro de la comunidad latina existen ciertos mitos que podrían contribuir a aumentar el número de casos. Expertos del Centro Médico Mount Sinai abordan estas malas percepciones y desmitifican las 5 más comunes entre los latinos.

Mito #1, "La Diabetes no es una enfermedad tan grave, no me va a matar"

Cada 20 segundos, alguien en Estados Unidos es diagnosticado con diabetes. Esta enfermedad afecta a todas las razas, etnias y culturas; no tiene límites en términos de alcance y complejidad. "Más de un millón de latinos viven con diabetes sólo en Nueva York y cerca de un tercio de ellos ni siquiera lo saben", dice Eliscer Guzmán, MD, FACC, médico del Mount Sinai.

La diabetes es una condición en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar (glucosa) en la sangre. Las personas con diabetes no producen suficiente insulina (diabetes tipo 1) o no pueden usarla adecuadamente (diabetes tipo 2). Esta tipo 2 no es curable, pero puede ser controlada tomando medicamentos. Además, hábitos saludables como una dieta balanceada y ejercicios, pueden ayudar a controlarla.

"Los Latinos están en riesgo, principalmente, a causa de una dieta rica en grasas, un estilo de vida sedentario y cierta predisposición genética. Incluir algunas modificaciones, cómo más actividad física - caminar, bailar, subir las escaleras, hacer trabajo en la casa-, así como, comer vegetales y ciertas frutas con moderación o consumir menos arroz blanco, es un buen primer paso", agregó el Dr. Guzmán.

Mito # 2. "Remedios caseros como Aloe Vera o infusiones de Ortiga o Linaza pueden curar la Diabetes".

El folclor y las creencias culturales juegan un papel importante en las vidas de los hispanos y afectan sus comportamientos hacia la salud. A pesar del gran valor que los Latinos dan a los médicos, usualmente su primera alternativa para curarse es un remedio casero.

"No existen curas milagrosas o remedios caseros para la Diabetes", dice Samer Kottiech MD, Cardiólogo del Hospital Mount Sinai. "Lo primero que se debe hacer es consultar a un médico para crear un plan de control o prevención la Diabetes".

Kottiech agregó que para la población hispana en particular, es importante reconocer que hay algunos ingredientes naturales que pueden integrar el tratamiento general, pero ninguno cura la enfermedad".

Mito # 3: "La Diabetes es contagiosa".

La Diabetes no es contagiosa, como un resfriado o la gripe.

"Si bien la Diabetes no es contagiosa, puede ser hereditaria", dice Tracy Breen MD del Mount Sinai. "Nuestros investigadores genéticos están estudiando por qué la Diabetes afecta particularmente a la comunidad latina y por qué algunas complicaciones, como ataques cardíacos, accidentes cerebro vasculares, ceguera, etc, pueden afligir a esta población más que a otras", añade la Dr. Breen.

Mito # 4: "Prevenir la Diabetes significa comer alimentos sin sabor".

La cocina es el corazón y alma de todos los hogares latinos. Tradiciones, valores, historias familiares y experiencias diarias son compartidas a través de las comidas. Desafortunadamente, muchos de los platos que se cocinan en los hogares latinos son altos en grasa y contienen una gran cantidad de almidón.

"Un plan de alimentación saludable significa una dieta baja en grasas, moderada en sal y azúcar, y alta en granos enteros, frutas y verduras", dice Sandra García, RPAC, Educadora en Diabetes certificada por el Mount Sinai. "Una parte crítica en el manejo de la Diabetes, es la planificación y preparación de alimentos. La importancia del tamaño de las porciones y alimentos que se deben evitar, son tópicos especialmente importantes", concluye García.

Mito # 5: "¡La prevención de la Diabetes significa perder peso y ser delgado no es saludable!"

La cultura hispana siempre ha aplaudido los cuerpos robustos. Particularmente en los niños, la estructura corporal más ancha es vista como signo de salud. Además, por lo general, el ejercicio no está incluido en el estilo de vida de los hispanos, que suelen vivir una vida más sedentaria.

"Para las personas con Diabetes mantener un peso saludable es fundamental para aumentar su expectativa de vida, es importante recordar que el ejercicio no tiene por qué significar dos horas en el gimnasio cada día", dice el Dr. Samer Kottiech.

"El objetivo no es ser "flaco", es mantener un peso saludable que ayuda a prevenir problemas como la Diabetes tipo 2", concluye el Dr. Kottiech.

Los síntomas de la Diabetes pueden incluir: micción frecuente, sed inusual, hambre extrema, pérdida inusual de peso y fatiga extrema, irritabilidad, infecciones frecuentes, visión borrosa, cortes y moretones que tardan en cicatrizar, así como hormigueo o entumecimiento de manos y pies


#2

GRACIAS AMIGA MUY COMPLETO TÚ ARTÍ■■■■ Y ES VERDAD MUCHAS COSAS DE LA QUE ALLI EXPONES , NOS CONFIAMOS DE ESAS CREENCIAS Y NOS DEJAMOS ESTAR Y ES PELIGROSO LA SALUD SIEMPRE DEBE SER PRIORIDAD YA QUE SIN ELLA NADA PODEMOS HACER, UN ABRAZO DE OSO.


#3

Muy buen informe,Gladys,he conocido personas que no se han tratado por creer que:“No es para tanto”,y lamentablemente,luego de algunas complicaciones graves han fallecido.No es para "asustarse"y bloquearse,pero sí para que hagamos las cosas como tienen que hacerse,y no especulemos con fantasías.(besos)


#4

El informe es bueno, aunque yo le pondría algunos "peros"

Para empezar, habla de los latinos como gente sedentaria y que come con exceso de grasas. No sé con quién los compara, porque si hay un país sedentario y que come con exceso de grasas es Estados Unidos. No hay más que ver la proporción de obesos de los USA.

Por otra parte, habla de la cantidad de grasas, pero no de su calidad. Una dieta cuyas grasas sean saludables, como el aceite de girasol y, sobre todo, el de oliva, es muchísimo más sana que otra cuyas grasas sean saturadas, como las de coco, palma, palmiste, cacahuete, etc. Y lo mismo ocurre con las grasas animales. No es lo mismo la grasa del jamón ibérico o la del pescado azul, que son cardiosaludables, que las de cordero, ternera, buey o pollo.

En los países anglosajones, como el Reino Unido, la alimentación es bastante mala, así como el los USA, o los países nórdicos. Sin embargo es de alta calidad la dieta mediterránea (España, Italia, Francia, Grecia, Marruecos, etc.) y también ciertas dietas orientales, como la japonesa. Son dietas además ricas en verduras, hortalizas y pescados, alimentos poco consumidos en los USA.

Naturalmente que el exceso de grasa es malo, pero hay que valorar también, y quizá en mayor medida, la calidad de esa grasa.

En cuanto al sedentarismo, dudo que los países latinos sean más sedentarios que los demás. Quizá vayan menos al gimnasio, pero bailan más.

Por último, sí hay una cosa cierta, y es que la predisposición genética a padecer diabetes es mayor en los latinos. Y, desgraciadamente, esa tendencia a buscar remedios naturales o incluso milagrosos como sustitutivos de la medicina es altamente frecuente en ciertos países latinos, quizá por la falta de una sanidad pública de calidad y asequible a toda la población.



Aun así, en diabetes NADA puede sustituir al tratamiento médico.



Saludos


#5

Un buen complemento para el informe anterior,Alea,es tal cual lo planteas.(besos)


#6

Quisiera compartir esto:

MITO: La causa de la diabetes es comer mucha azúcar o tener sobrepeso.

REALIDAD: La diabetes no es el resultado de comer mucha azúcar ni tener kilos extra. Sin embargo, comer más de lo que el cuerpo requiere y no hacer actividad física aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

MITO: La diabetes y la obesidad se heredan y no tiene sentido cuidar la alimentación ni hacer actividad física.

REALIDAD: Tanto en la diabetes tipo 2 como en la obesidad hay un componente genético (por esa razón, muchas familias tienen más de un miembro con estas enfermedades). Sin embargo, los factores ambientales, como la alimentación y el ejercicio, son importantes en el desarrollo de ambas. Una alimentación saludable y el ejercicio físico pueden prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2 u obesidad.

La diabetes es una enfermedad que dificulta la utilización correcta de la energía contenida en los alimentos, en especial de los azúcares.

MITO: Los niños pueden recuperarse de la diabetes con el tiempo.

REALIDAD: Por lo general, la diabetes tipo 1 es diagnosticada en la infancia y es el resultado de la destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas. Como estas células no vuelven a crecer, esta forma de diabetes es de por vida. La diabetes tipo 2 es poco común en niños (pero su número está en aumento). Este tipo de diabetes también es de por vida y a menudo se desarrolla en personas mayores de 35 años.

MITO: La diabetes es contagiosa.

REALIDAD: Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son enfermedades del metabolismo y no son contagiosas. No se puede contraer diabetes por contacto con otras personas.

MITO: La diabetes tipo 2 es menos grave que la diabetes tipo 1.

REALIDAD: Ambos tipos de diabetes pueden causar graves daños a la salud si no son tratadas adecuadamente. Las personas con cualquier tipo de diabetes están en riesgo de dañar sus ojos, riñones y pies a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, el riesgo de desarrollar estas complicaciones puede ser altamente reducido con un buen control de la glucosa.

Las personas con diabetes tipo 2 pueden tener más riesgos que aquellos con diabetes tipo 1, ya que son mayores al momento del diagnóstico y, sin medidas preventivas, tienen más probablidades de desarrollar ataques cardíacos. Debido al desarrollo natural de la enfermedad, varias personas con diabetes tipo 2 pueden eventualmente necesitar un tratamiento con insulina. Si la insulina se inicia a tiempo, varias de las complicaciones graves pueden evitarse.

Todas las personas con diabetes deben hacerse chequeos regulares en sus ojos, pies, riñones y corazón para detectar los problemas y tratarlos.

MITO: La diabetes se cura reduciendo la glucosa de la sangre a niveles normales.

REALIDAD: La diabetes es una condición progresiva de largo plazo que no es curada sino controlada. Una meta del tratamiento de la diabetes es reducir los niveles de glucosa en sangre a niveles determinados que previenen el desarrollo de complicaciones. A veces, las personas con sobrepeso controlan su consumo de alimentos y aumentan su actividad física hasta un punto en que la diabetes desaparece, pero volverá si regresan al estilo de vida previo.

MITO: Un nivel alto de glucosa en sangre es normal en algunas personas

REALIDAD: Es falso. Las personas con diabetes deben mantener su nivel de glucosa tan cerca del rango normal como sea posible y conveniente. Niveles alto de glucosa llevan a un mayor riesgo de problemas de ojos, pie, corazón y riñones.

MITO: Todas las personas con diabetes necesitan inyecciones de insulina.

REALIDAD: Si una persona necesitará o no inyecciones de insulina depende de varios factores, incluyendo el tipo de diabetes que padece. Todas las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina, y más tarde en el curso de la condición, muchas personas con diabetes tipo 2 también la necesitarán para alcanzar los niveles deseados de glucosa.

MITO: Aumentar el dosaje de insulina significa que la diabetes está empeorando.

REALIDAD: No existe una dosis estándar de insulina para las personas con diabetes, de manera que la dosis debe ser ajustada para alcanzar los mejores niveles de glucosa posibles. Algunas personas son mucho más sensibles a la insulina que otras.

MITO: La insulina o los remedios tradicionales como los homeopáticos pueden curar la diabetes.

REALIDAD: La diabetes es una condición de larga duración que no puede ser curada por ningún remedio, ya sea homeopático, farmacológico u otros. Los remedios homeopáticos o ayurvédicos y tomar orina no son tratamientos recomendados para personas con diabetes.

MITO: Las personas con diabetes no pueden participar en deportes.

REALIDAD: La actividad física es importante en el tratamiento y prevención de la diabetes tipo 2, y tiene efectos benéficos que ayudan a controlar los niveles de glucosa, hipertensión y colesterol. Las personas con diabetes tipo 1, también pueden obtener beneficios de la actividad.

Antes de comenzar un programa de actividad física es importante consultar con un médico para no agravar ciertas complicaciones.

MITO: Una persona con diabetes debe restringirse a una alimentación muy limitada.

REALIDAD: Es importante que las personas con diabetes tengan una dieta balanceada, ya que esto los ayudará a controlar sus niveles de glucosa y evitar que aumenten de peso. Una dieta saludable incluye alimentos de todos los principales grupos de alimentos; grasas, hidratos de carbono (pan, cereales, verduras, frutas, arroz, pastas, papa) y proteínas (pescado, aves, carne, porotos, huevos); comer sólo uno o dos grupos es perjudicial para todas las personas con o sin diabetes.

Las personas con diabetes pueden comer una dieta completa y variada, pero, si usan insulina, necesitarán controlar la cantidad de hidratos de carbono que comen para que la dosis de insulina a la hora de la comida coincida con la cantidad de hidratos de carbono que comieron. Una dieta saludable es rica en frutas y verduras, pero las personas con diabetes necesitan ser conscientes de los altos niveles de azúcar “escondida” en algunos de estos alimentos.

MITO: Las personas con diabetes no pueden comer azúcar, pero la miel pura no es dañina.

REALIDAD: Tanto la miel como el azúcar pueden ser consumidos con moderación en la dieta de una persona con diabetes, pero las personas que usan insulina deben recordar contarlas como parte de los hidratos de carbono permitidos. La miel no es “mejor” que el azúcar puro para las personas con diabetes; tiene también un alto contenido de azúcar y debe ser consumida esporádicamente.

Las personas con diabetes pueden tener una alimentación completa y variada, tomando algunas precauciones.

MITO: Las personas con diabetes no pueden tomar alcohol.

REALIDAD: Tomar una moderada cantidad de alcohol con las comidas no tiene efectos adversos sobre los niveles de glucosa o insulina en personas con diabetes tipo 1 y 2. Sin embargo, el alcohol puede provocar que los bajos niveles de glucosa si se toma con el estómago vacío o en exceso. Además puede afectar la motivación y la capacidad de controlar la glucosa.

MITO: Las mujeres con diabetes no deberían tener hijos.

REALIDAD: Esto era cierto hace cerca de treinta años, pero hoy es posible que todas las mujeres con diabetes tengan bebés sin poner en peligro su salud. La clave es hacer un muy buen control de glucosa antes de quedar embarazada y mantener ese control a lo largo del embarazo.

MITO: Si la diabetes no tiene cura, no tiene sentido su tratamiento.

REALIDAD: La diabetes es una enfermedad crónica para la cual no existe cura, pero existe evidencia de que las complicaciones tardías que pueden causar la muerte (particularmente ataque cardíaco, accidente cerebro vascular o insuficiencia renal) son todas prevenibles o pueden demorarse por años. La clave es un buen control de glucosa, presión arterial y colesterol, dejar de fumar y hacer mucho ejercicio. Los tratamientos disponibles para la diabetes son efectivos y, cuando se usan adecuadamente, no deberían tener impactos negativos sobre la calidad de vida.

Aún con diabetes se puede una llevar vida activa, plena y normal.


#7

gracias por este mensaje esta bueno


#8

cuando yo enferme no conocia los sintomas tenia muchos absesos entremdio de mis piernas no sabia por k pasaba eso fue muy doloroso ese proseso me gustaria saber mas de esto. si alguien me ayuda acomprender de esta comunidad agradecida sere.denisse chile…


#9

Gracias Gladys, ya lo comparti con mis amigos en facebook, es muy importante que esten enterados…


Web-Stat web statistics