Cómo elige dios a la madre de un niño con diabetes


#1

¿CÓMO ESCOGE DIOS A LA MADRE DE UN NIÑO DIABÉTICO?

Por Erma Bombeck

Muchas mujeres se convierten en madres por accidente, otras por decisión, algunas por presión social y un par por costumbre.

¿Alguna vez se han preguntado cómo se escogen las madres de un niño diabético?

De algún modo visualizo a Dios rondando sobre la tierra seleccionado sus instrumentos de propagación con gran cuidado y consideración.

Mientras observa, instruye a sus ángeles para que tomen notas en un gran cuaderno.
“Armstrong, Beth, hijo. Santo patrón: San Mateo”. “Forrest, Marjorie, hija. Santo patrón: Santa Cecilia”.

Finalmente, Él le entrega un nombre a un ángel y sonríe, “Dale un hijo con diabetes”.
El ángel pregunta curioso, “¿Por qué ésta, Dios? Ella es muy feliz”.
“Exactamente, sonríe Dios. ¿Podría darle un niño con diabetes a una madre que no conoce la risa?”. Eso sería cruel”.

“¿Pero tiene la paciencia?”, pregunto el ángel.

“Estaré a su lado cada minuto de cada día de su vida porque seguro ella está haciendo mi trabajo como si estuviera aquí a mi lado. No quiero que tenga mucha paciencia porque se ahogará en un mar de autocompasión y desesperación. Una vez se le haya pasado el shock y el resentimiento, lo podrá manejar. Hoy la observé. Tiene ese conocimiento de sí misma e independencia que son tan raros y necesarios en una madre. Verás, el niño que le voy a dar tiene su propio mundo. Ella tiene que hacer que el niño viva en el mundo de ella y eso no va a ser fácil”.

“Pero, Dios, no creo que siquiera crea en ti”.

Dios sonrió. “No importa. Puedo arreglar eso. Esta es perfecta. Tiene suficiente egoísmo”.
El ángel se sorprende. “¿Egoísmo? ¿Eso es una virtud?”

Dios asiente. “Si no puede separarse del niño ocasionalmente, nunca sobrevivirá”.
“Sí, aquí está una mujer a quien bendeciré con poco menos que la perfección. Ella aún no se da cuenta, pero será envidiada. Le permitiré ver claramente las cosa que yo veo… ignorancia, crueldad, prejuicio… y le permitiré alzarse por encima de todo eso. Ella nunca estará sola”.

“¿Y cuál será su santo patrón?”, preguntó el ángel listo para escribir con su pluma.

Dios sonrió… “Bastará con un espejo”.


#2

Que hermoso!


#3

Si Nancy me pareció algo muy lindo también....... UN ABRAZOTE.


#4

Gracias Mary por compartirlo!


#5

Buenos días,

Hoy le pedi a Dios que me ayudara para ayudar a mi hijo, y Dios me habló a través de ti.

Gracias, un abrazo gigante y un beso.

Rosa


#6

Rosy, que hermoso lo que has escrito....... estoy muy emocionada..... UN ABRAZOTE.


#7

Precioso!!! Me emocioné mucho al leerlo, gracias Marigela por compartirlo, cariños desde Lima-Perú.


#8

Saludos Ceci......... Me alegra que te haya gustado........ UN ABRAZOTE.


#9

muy lindo me emociones besos a todas las mama que acompañan a su hijo y bendición


#10

Muchas gracias Tatiana. Un abrazo para ti.


#11

Soy made y abuela de diabeticas Tipo 1, de verdad que me ha emocionada por estar en la selección de Dios.


#12

Un gran abrazo para ti Joan.....


#13

HOLA SILVINA:

Una de las situaciones más dolorosas que una familia enfrenta, es cuando se diagnostica la diabetes a un hijo. La enfermedad compromete no sólo el presente de todos, sino principalmente su futuro. El dolor y la confusión son características de este momento.

Cualquier otra preocupación existente en ese momento en la familia, pierde relevancia frente a este hecho inesperado, que lo inunda todo.

Como el inicio de la diabetes suele ser súbito y dramático y la confirmación inmediata, los padres no tienen tiempo de asimilar la situación y suelen aparecer en ellos sentimientos de confusión o desconcierto.

El diagnóstico de diabetes infantojuvenil provoca en la familia un shock imposible de evitar. A partir del este shock inicial, los padres comenzarán un camino que finalmente los llevará a la aceptación de la enfermedad del hijo y a tomar las conductas adecuadas.

Suelen presentarse diferentes etapas:

NEGACIÓN.- Es un mecanismo normal. Resulta una exigencia difícil, el ubicarse en el punto correcto: ni abrumar a los hijos con cuidados excesivos, ni aliarse con ellos para olvidar lo que les pasa.

MIEDO.- Debe tenerse un monto de "miedo" razonable a las consecuencias del descuido y es un estímulo para seguir un buen tratamiento. Los padres no deben mostrarse ansiosos ante sus hijos ni sobre protectores.

CULPA.- Es otra respuesta posible al diagnóstico, dado que se trata de una enfermedad hereditaria. Este sentimiento no tiene sentido, ya que no ayuda a la aceptación.

En la medida en que estos sentimientos pueden ser HABLADOS y ENTENDIDOS por los padres, será más fácil para ellos tener una fácil y mejor aceptación de la enfermedad, y así recuperar los valores familiares que el primer impacto de la enfermedad parecía haber destruido y a partir de ese momento, APRENDER A VIVIR BIEN CON LA DIABETES, ya que es difícil obtener una victoria sobre cualquier padecimiento crónico mientras éste no se acepta.

Un afectuoso abrazo para ti.


#14

Es hermoso … mi madre ya me había dicho algo parecido … que Dios no le entrega un hijo así a cualquiera :), solo a alguien fuerte :slight_smile:
Les deseo a todas lo mejor , ahora sé que todas las que tenemos hijitos así , sentimos y vivimos lo mismo.


#15

Hola @GRuiz nos agrada leerte.

image


Web-Stat web statistics