Cómo evitar el exceso de sal


#1

El abuso en el consumo de sal puede aumentar el riesgo de enfermedades serias.

Los expertos concuerdan, demasiada sal es nociva para la salud. ¿Pero cuánta sal es demasiada? Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las personas de más de 51 años, los afroamericanos y quienes tienen hipertensión, diabetes o insuficiencia renal, deben consumir 1,500 mg (aproximadamente ½ cucharadita) de sodio al día. El resto debe limitar la ingesta de sal a menos de 2,300 mg diarios. No obstante, el consumo promedio en este país es de unos 3,400 mg por día.
Comer demasiada sal provoca la acumulación de agua como una esponja. Esta retención de líquidos aumenta la presión de los vasos sanguíneos y eleva la presión, declara la Dra. Lalita Kaul, profesora de nutrición de la escuela de medicina de Harvard. Disminuir la sal puede reducir el riesgo de hipertensión, la cual puede desencadenar en apoplejías, problemas renales y ataques cardiacos. Ingerir menos sal también disminuye la pérdida ósea de calcio, reduciendo así el riesgo de osteoporosis y de fracturas.
Las personas con artritis reumatoide, AR, quizá sientan más pronunciados los efectos de la sal. El uso de corticosteroides, comúnmente prescritos para la AR, favorecen la retención de sodio. La Dra. Kaul recomienda mantenerla en concentraciones menores a 1,500 mg diarios.
Aunque usted no sea de los que le añaden sal a todo, puede estar consumiéndola en exceso. Casi todos los alimentos enlatados contienen sodio como conservantes. Los chefs de los restaurantes también recurren a la sal para realizar el sabor de las comidas.
Si encuentra la comida baja en sal demasiado sosa, acentúe su sabor mediante hierbas y especias. Al principio, los alimentos le parecerán algo desabridos, pero con el tiempo los empezará a sentir salados, lo cual es bueno.
Tácticas sencillas para bajar el consumo de sal:
Lea las etiquetas detenidamente. No se deje engañar por otros nombres. Otra forma de referirse a la sal es mediante su sinónimo, sodio. Mientras más alto en la lista de ingredientes aparezca, mayor su contenido en el producto. Busque alimentos cuyas etiquetas indiquen sin sal, bajos o muy bajos en sodio o sal, o términos similares.
Use sustitutos. Pruebe imitaciones. Marcas bajas en sodio (Morton Lite Salt Mixture, LoSalt) y sin sodio (AlsoSalt Original, Morton Salt Substitute) pueden remplazar parte o todo el sodio con potasio e impartir un sabor parecido. Si tiene insuficiencia renal y toma medicamentos para la presión o el corazón, hable con su médico antes de usar estos sustitutos porque pueden aumentar los niveles de potasio en la sangre. Los productos libres de sal y potasio (Maine Coast Kelp Granules, Benson’s Table Tasty) contienen algas marinas secas (comercializadas como kelp) o levadura. Dado que las algas interfieren con la función de la tiroides, úselos en moderación.
Enjuague. Enjuague las verduras enlatadas antes de su consumo. Si las lava bien en agua fría, esto reducirá el contenido de sodio a casi la mitad.
Condimente. Use hierbas y especias en lugar de sal para sazonar los alimentos. La pimienta, el jugo de limón y el vinagre pueden realzar su sabor..
Modifique el desayuno. Muchos desayunos preparados como cereals y panes están repletos de sodio. Busque alternativas bajas en sodio o sin éste, yogurt, y otros alimentos. Cambie la caja de cereal por avena.
Opte por comidas frescas. Las frutas y verduras frescas, panes integrales y otros alimentos no procesados son naturalmente bajos en sodio. Los enlatados, paquetes de sopas, productos precongelados y embutidos están a menudo cargados de sal.
Coma en casa. Las salsas, sopas, platillos fritos y hamburguesas que sirven los restaurantes son famosos por su alto contenido de sodio. Pida que se los sirvan con poca sal. Si usted los cocina, entonces podrá controlar no solo éste sino el resto de los ingredientes.
Sazone con moderación. Restrinja la ingesta de productos tales como salsa de tomate, mostaza, salmueras, aceitunas, sauerkraut, salsa Worcestershire o de soya, cuyo contenido de sodio es casi siempre muy elevado.
Cambie de estrategia. Una buena estrategia es no dejar a la vista la sal. Simplemente quite el salero de la mesa y guárdelo en algún cajón o tras un gabinete donde no lo vea. Esto puede ayudarle a usar menos sal.
Fuente:[ Arthritis Foundation](http://espanol.arthritis.org/espanol/ejercicio/dieta-nutricion/evitar-exceso-de-sal/)

Web-Stat web statistics