Como puedo decirle cuanto la amo...?


#1

Pequeña contribución personalizada;

para el ser que más ha contribuido a hacerme un mejor hombre y un mejor ser humano…

a mi amada compañera de camino, la que sonrìe cuando sonrío.

La que llora cuando lloro, y se bebe en la misma copa el salitre de mis lágrimas

El ángel que Dios, me ha dado para hacer de mi campo un pequeño Paraíso

Para tí esposa mía

.

.


Como puedo decirte cuanto te amo

Como una hormiga de plata,
mi voz va recorriendo;
cuando yo no te veo,
el nardo luminoso de tu cuerpo.
Mi voz, que soy yo mismo
en la presencia de tu carne sonora,
que como flor y como seda;
gime cuando mi boca se preludia en besos
en la braza anhelante de tus labios.
Clavel sangrante en rios de esperanza,
que disuelven la menta del deseo.

En el seno de sombras de cada noche,
repaso la geometrìa de tu cuerpo;
hecho de selva y de marfil.
De brisa, que se detiene;
y toma una forma intangible
para cantar en brazos y cabello.

La sinfonía germinal de un sueño,
fundido en el crisol de alguna estrella;
tan alta y tan lejana, que solo en ti
se realizo el milagro. Y que no vuelve
a realizarse nunca.

Asì te recuerdo; toda desnuda;
como tu ausencia y tu presencia
juntas en tus senos votivos;
vigilantes de mi angustia que busca
en cada ofrenda, el relàmpago vivo
de tu carne que estalla en mí para beber tu aliento.

O de quemarse en mí, para ser tuyo solamente.
Y modelarte a su contacto, en el molde sediento
de la palabra Mía.
Creer que eres Mía, pensar que eres Mía.
Saber que eres Mía. Y sentir que lo eres.

Como es mía ésta voz que os acaricia,
como es mía esta sombra, que me grita;
que es alma; para verte.
Ahh! como quisera ser mar;
para quedarme en la sirena de tu cuerpo.
Ser ola, y sal, para beber tu aliento.

Y como estoy en ti,sin que me veas;
hecho beso y caricia trashumantes
en la selva de voces de tu carne.
Y en tu alma; la nota de silencio…

Lágrimas, lloradas en infinitas noches de angustia;
como ésa de Otoño en que sentí,
que te quedabas tallada en mi cerebro,
en actitud de mármol, sin sangre, sin palabras,
presente en el dolor de la distancia.
Quieta en la piedra de mi propio llanto.

Y al extender ahora los brazos cansados,
presiento, que te me escapas, como puedo
decirte cuanto te amo? Te me escapas
como el aliento en que se va la vida…
O como luz que adentro, se me apaga…


#2

Que bello regalo recibe tu esposa.
Es muy grato ver ese agradecimiento.
Un abrazo para ti y para ella.


#3

QUE HERMOSO ESTE ESCRITO, DA ALEGRIA AL CORAZON


Web-Stat web statistics