CONFUSION ante el recien diagnóstico!


#1

“Después de haber escuchado la inevitable noticia, la que ya intuía de años atrás y que evitaba confrontar desde hace tiempo, por fin fue un hecho corroborado: Señor J, tiene diabetes tipo 2. Salí del Hospital y me encontraba de lo más normal. Iba solo y me sentía bien, digamos que sin evidentes alteraciones. Subí a mi auto, sintonicé el noticiero por la radio y maneje por 20 minutos en un estado que solo puedo describir como nublado. El caos comenzó cuando me detuve en un semáforo y pasó frente a mí un Señor de unos 75 años, agarrado del brazo de su aparente hija de unos 40. El señor se veía desgastado, abatido. De manera automática, mis lágrimas empezaron a caer y empecé a llorar como un niño de 7 años. Seguí mi rumbo y llegue de regreso a la oficina, pues tenía unos pendientes por sacar para la reunión de abogados del día de mañana. Llegando tuve que fingir, como suelo hacerlo, para que no se dieran cuenta que sucedía algo. Estaba de vuelta el Jefe buena gente, el bonachón, el amigo y ser sociable que solo lo conocen riendo, de buenas o muy molesto, pero jamás triste. Cerrando la puerta de mi oficina, empecé a llorar nuevamente, aunque esta vez más moderado. El miedo ante no saber que seguía, me invadía, sentía que tenia escasas horas para seguir viviendo, absurdo, sí, lo sé, pero era mi miedo. No pude concentrarme en el acta que debía redactar para la reunión con los abogados y solo llegaba a mi mente mi padre y mi madre con diabetes. Solo sentía una rabia por no haberme cuidado, por haber heredado “tan malos genes”, sentía terror de dejar mis alimentos preferidos, de dejar de ir los jueves en la tarde al bar con los amigos y beber y comer pizza mientras platicábamos nuestra semana. Sentía que a mis 35 años la vida se me estaba yendo. Sentía que jamás me casaría con M y mucho menos sería papá. Mi vida pasó como en una película en blanco y negro con escenas de terror. La confusión era enorme. No sabía si estaba enojado, triste, avergonzado, o me sentía una victima moribunda. Fueron los 15 minutos más amargos y angustiosos que hasta hoy he vivido. Los días pasaron y por desgracia la confusión aumentaba. No tuve la confianza de hablarlo con mis amigos, mucho menos con mis padres. Mi novia sí lo supo, y aunque me apoya, sé que hoy tiene miedo de que no pueda ser el padre que tanto le decía que yo iba a ser.”Relato de J. Reciente diagnóstico de diabetes tipo 2 y su asimilación en un lapso de un mes.

¿Y tu recuerdas lo que estabas haciendo cuando te enteraste que tenías diabetes?
A menos que estuvieras demasiado joven para entender la noticia, es un factor común que la noticia realmente IMPACTE. De repente (aunque hayan pasado muchos años, en algunos casos, para construirse), ya tenías una enfermedad que te puede causar la muerte. Muchos de los sentimientos que se experimentan en ese momento, son muy similares a los que enfrenta una persona que va a morir.
Para salir avante de esta confusión y poder tener el control de esta deficiencia orgánica, lo primero es aceptar cualquier estado emocional que yo perciba y no pelee conmigo mismo para no sentirla. No pienses que el enojo, la ira, incluso la depresión, está mal sentirlas. No, al contrario, es liberador sentirlas, para después hacerles frente y deshacerse de ellas.
Te invito a que juntos reflexionemos en este sentir para que podamos acompañar, como una red de apoyo, a quienes están atravesando una situación similar.
Tu experiencia enriquece, cuéntanosla.
ATTE.
Claudia Jiménez
Coordinación CREER
www.cre-er.com.mx


#2

Hola! Claudia, yo fui diagnosticada el 19 de diciembre de1999 dos días antes de cumplir 19 años, imaginen tenia ya preparada una gran fiesta, pero no contava que ese 19 mi vida daria un gran cambio, fui al medico porque dos meses antes comense a sentirme mal cansada, hambrienta, mucha sed, sumamente agotada, como mi hija iniciava con su enfermedad el medico dijo que era por tanto stres, me envio vitaminas y dijo que descansara y asi mejoraria, como segui empeorando me mando a realizar analisis clinicos los realice el dia 18 y el 19 me reuni con el, cuando los empezo a revisar pude ver como su rostro cambio asi que supe que algo pasaba, me pregunto en tu familia hay personas diabeticas inmediatamente respondi; “NO” esque tus niveles de glucosa son de 310; me dijo, eso que quiere decir? le pregunte, y escuche el diagnostica; padeces diabetes tipo1, la verdad es que después de eso deje de escuchar no recuerdo que mas dijo ni las intrucciones que me dio, cuando se quedo callado le pregunte si podiamos iniciar tratamiento y demas cuestiones el 2 de enero, me miro extraño y me pregunto porque, en dos dias es mi cumple,en cinco navidad y en doce año nuevo, tengo que prepararme y preparar a mi familia, le respondi, ese año fue muy dificil perdida de familiares, la enfermedad de mi hija, no podiamos serrar con mi enfermedadasi que por 15 días cargue yo sola con eso, ya saben la ira, el enojo, la negación, la tristeza. Por fin el día primero de enero le dije a mi esposo el dos fuimos al medico el tres me realizaron una curva de tolerancia a la glucosa y el cuatro inicie a usar insulina, afortunadamente manejando todo pronto llego la aceptación y de la mano la adaptación, las cosas cambiaron pero no fue un drama, ahora no salia sin mi agenda antes de hacer una cita tenia que checar que no hubiera consultas medicas ni mias ni de la niña, antes de hechar el maquillaje a la bolsa ponia mi glucometro y un jugo de naranja o dulces por si habia una hipoglucemia, y asi muchas otras cosas pero te repito al final te adaptas, lo que les puedo decir es que si de el cielo te caen limones aprende hacer limonada pero que sea la limonada mas rica que has probado en tu vida.
Un abrazo y espero que a los recien diagnosticados les sea leve.


Web-Stat web statistics