¿Conoces a alguien con diabetes tipo 2?


#1

Como madre de una joven diabética (hay a quién le molesta el término, a Kavya no le importa), me he sentido señalada más de una vez, como si la enfermedad de mi hija fuera mi culpa, consecuencia de la mala atención o alimentación que le di. Unos se han atrevido a decir que por falta de cariño y dulzura, su cuerpo decidió retener glucosa. ¡Cosa más absurda! Pero sucede, de verdad, la gente juzga muy a la ligera y desde su más profunda ignorancia.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que no puede prevenirse porque se desconocen los factores que la desencadenan. Ahora bien, me detengo a pensar en las madres de niños o en las personas que viven con diabetes tipo 2 y se me apachurra el corazón.

Una enfermedad que no es agradable, como ninguna, pero encima carga con el estigma del que es señalado porque se provocó o le provocó a su hijo una diabetes. Esto no es así. Me voy a ir un poco para atrás.

|320x240

Sucede que ser mamá de una joven (¡adulto… ya es una joven adulto!) que vive con Diabetes tipo 1 desde los 7 años, me ha llevado a adentrarme al mundo de la diabetes cada vez más. Muchos ya lo saben; me han leído aquí, me han visto ir al Senado a exigir derechos de salud y acceso para todos, al lado de Gaby Allard, directora de la Asociación Mexicana de Diabetes; me han escuchado en el radio, con Gisela Ayala, directora de la Federación Mexicana de Diabetes, y me han seguido en redes o como invitada en distintos eventos relacionados con el mismo tema.

He conocido gente que me ilustra y que está comprometida con la educación en diabetes y la información veráz y oportuna como Elena Saínz, de Educadies y Mariana Gómez, de Beyond Type 1, y toda una red de personas unidas por la misma causa, no solo en México sino en el resto de América. A todas les agradezco lo que me han enseñado y apoyado a lo largo de los años.

|246x320
Cuando trabajé para Fundación Chespirito, logré que parte de los proyectos de salud y educación se enfocaran en la prevención de la obesidad, como factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2. Desde entonces pude darme cuenta de la dimensión del problema. El Gobierno iniciaba una campaña de prevención y diversos esfuerzos para frenar lo que se estaba convirtiendo, a pasos agigantados, en una pandemia que pronto provocaría el colapso del presupuesto y la capacidad de respuesta y atención de la Secretaría de Salud.

Como Institución de Asistencia Privada nos sumamos a esos esfuerzos y como ciudadana y madre de familia me involucré hasta el día de hoy, desde distintas trincheras. Cuando la gente no sabe que está corriendo un riesgo, no es culpable de las consecuencias; cuando empezamos a informarnos, entonces sí tenemos que hacernos responsables.

En México pensamos que un niño gordito es un niño sano, que tenemos que “llenarnos” a la hora de comer, con lo que sea, pero que no quede ningún hueco en la panza. Confundimos satisfacción con hartazgo. Y es un tema cultural, que no es fácil de desprender de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, hay otro factor que es muy importante tomar en cuenta y es el factor genético.

Desde que iniciaron los esfuerzos por controlar el crecimiento de la prevalencia de diabetes tipo 2 en México, nos advirtieron que la genética podía predisponer a una persona y que en México, este era un factor generalizado. Afortunadamente hoy hay formas de saber si en nuestros genes existe esta predisposición, y resulta que son pruebas que pueden estar a nuestro alcance.

De esto me enteré hace poco; la idea de ir a un laboratorio a hacerte estudios caros y sofisticados para ver si un día podrías llegar a tener diabetes, siempre me pareció poco atractivo, aunque fuera útil. Pero viene un amigo y me cuenta que hay una prueba súper sencilla y nada cara, que puede arrojar información de ciertos genes determinantes para saber qué tipo de medidas preventivas una persona debe tomar y evitar la diabetes tipo 2. ¡Solo requiere una muestra de saliva en un hisopo y en 10 días te dan el resultado!

Ojalá esta prueba llegue pronto a todas las escuelas, que todos los niños de México tengan acceso a este avance tecnológico. Porque no es broma, no es juego, no debemos tomarlo a la ligera; podemos desarrollar diabetes tipo 2 y nadie quiere vivir con diabetes, aunque se pueda controlar o manejar, siempre, siempre, siempre será mejor evitar una enfermedad.

Entérate y de una vez hazte la prueba aquí:

https://pruebadiabetes.com/

Este es un texto de Paulina Gómez, puedes leer más sobre ella aquí


#2

wow me gustó este artí■■■■, que bueno saber de tantas personas que día a día se involucran en la educación y prevención de la diabetes. En mi país Venezuela, también por mucho tiempo se ha entendido que un niño con sobrepeso era un niño mas sano, pero forma parte del trabajo de informar sobre cambio de hábitos y estilo de vida. Que interesante la prueba de saliva, me pregunto si hacerla tendría un impacto positivo sobre el cambio de hábitos en nuestros países, pero todo ayuda, y como dice ojalá pronto llegue no solo a México sino a muchos países.


Web-Stat web statistics