Conozcamos mas sobre a1c (hemoglobina glucosilada)


#1

Prueba de A1C


Debido a que es una persona con diabetes, usted y su médico, educador de diabetes y otros miembros del equipo de profesionales de la salud que lo atienden trabajan para mantener su nivel de glucosa (azúcar) en la sangre dentro de los niveles ideales. Existen dos razones muy importantes para llevar un control eficaz del azúcar en la sangre:

Se sentirá mejor

Es posible que prevenga o retrase la aparición de complicaciones relacionadas con la diabetes, como el daño nervioso, ocular, renal y de los vasos sanguíneos

Una forma de hacer un seguimiento de los cambios que se producen en su nivel de azúcar en la sangre es medirse el nivel de azúcar en sangre en su casa. Esos controles le permitirán saber cuál es el nivel de glucosa en la sangre en cualquier momento.

Pero supongamos que usted quiere saber cómo ha estado su glucosa en general. Existe una prueba que puede ayudarlo. La prueba de A1C (también llamada de hemoglobina glucosilada o hemoglobina HbA1c) le proporciona un panorama promedio de los últimos 2 o 3 meses de su control de glucosa en la sangre. Los resultados de esa prueba le brindan una buena idea de qué tan bien está funcionando su plan de tratamiento de la diabetes.

De algún modo, la prueba de A1C es como el promedio de bateo de la temporada de un jugador de béisbol. Tanto la A1C como el promedio de bateo informan sobre el éxito en general de la persona. Ni los resultados de un análisis de sangre de un único día ni el registro de bateo de un único partido ofrecen el mismo panorama global.

Cómo funciona

El nombre de la prueba nos indica que se mide algo denominado A1C. Quizás se pregunte qué tiene que ver eso con su control de azúcar en la sangre. La hemoglobina se encuentra dentro de los glóbulos rojos, y su función es transportar oxígeno desde los pulmones hacia todas las células del organismo. La hemoglobina, al igual que todas las proteínas, se une con azúcares como la glucosa.

Usted sabe que, cuando no controla su diabetes, tiene demasiada cantidad de azúcar en el torrente sanguíneo. Esa glucosa en exceso ingresa en sus glóbulos rojos y se une con moléculas de hemoglobina (o se convierte en hemoglobina glucosilada). Cuanto mayor es el exceso de glucosa en la sangre, mayor cantidad de hemoglobina glucosilada se genera. Es posible medir el porcentaje de A1C que hay en la sangre. El resultado es una perspectiva general de su control de glucosa en la sangre promedio de los últimos meses.

Gracias por los recuerdos

¿Cómo se mira hacia el pasado mediante la prueba de A1C? Supongamos que la semana pasada su nivel de azúcar en la sangre estuvo alto. ¿Qué sucedió? Se unió más glucosa con su hemoglobina (se generó más hemoglobina glucosilada). Esta semana, su nivel de glucosa en la sangre ha vuelto a estar bajo control. Aun así, sus glóbulos rojos guardan el “recuerdo” del nivel alto de glucosa en la sangre de la semana pasada; ese “recuerdo” se manifiesta en forma de una mayor cantidad de A1C.

Ese registro cambia a medida que los glóbulos rojos viejos de su organismo mueren y son reemplazados por nuevos glóbulos rojos (con hemoglobina fresca). La cantidad de A1C en la sangre refleja el control de azúcar en la sangre correspondiente a los últimos 120 días o al período de vida de un glóbulo rojo.

En una persona que no tiene diabetes, alrededor del 5% de su hemoglobina total es glucosilada. Para algunas personas con diabetes y niveles altos de glucosa en la sangre, el nivel de A1C es mayor del normal. El grado de ascenso del nivel de A1C dependerá de cuál ha sido el nivel promedio de glucosa en la sangre durante las últimas semanas y los últimos meses. Los niveles pueden variar desde un valor normal hasta un nivel tan alto como el 25% si la diabetes permanece totalmente fuera de control durante un período prolongado.

Cuando le diagnosticaron la diabetes o cuando comenzó el tratamiento para controlar la diabetes, seguramente le hicieron la prueba de A1C. Con el fin de vigilar cómo está funcionando su control de glucosa general, el médico debe medir su nivel de A1C por lo menos dos veces por año. Esa es la frecuencia mínima. A veces, es necesario medir el nivel de A1C cada tres meses aproximadamente. Si usted modifica el tratamiento para la diabetes, por ejemplo, porque empieza a tomar un medicamento nuevo o si no cumple con sus objetivos en cuanto al nivel de glucosa en la sangre, usted y su médico querrán observar más de cerca si el control está funcionando correctamente.

¿De qué manera contribuye al control de la diabetes?

¿De qué forma ayudan los resultados de la prueba de A1C para el control de la diabetes? A continuación encontrará dos ejemplos.
Beto.D de 49 años de edad, tiene diabetes tipo 2. Durante los últimos siete años, él y su médico han trabajado para controlar sus niveles de azúcar en la sangre con dieta y comprimidos para la diabetes. Últimamente, el control de Beto ha empeorado progresivamente. Su médico dijo que, quizá, sea necesario que Beto comience a inyectarse insulina. Pero antes de llegar a ese punto, ambos estuvieron de acuerdo con que Beto intente mejorar el control con un programa de ejercicios.

Eso sucedió hace tres meses. Beto siguió su plan de ejercicios al pie de la letra. La semana pasada, cuando el doctor verificó el nivel de azúcar en la sangre de este paciente, observó que estaba cerca del rango normal. Pero el médico sabía que un simple análisis de sangre le informaba únicamente sobre el control de ese momento y que no indicaba demasiado acerca del control general del azúcar en la sangre de Beto.

El médico envió una muestra de la sangre de Beto al laboratorio para hacer una prueba de A1C. Los resultados de esa prueba le dirían hasta qué punto, en promedio, Beto había logrado controlar el nivel de azúcar en la sangre durante los últimos meses. La prueba de A1C indicó que el control de su paciente había mejorado. Con los resultados de la prueba de A1C, Beto y el médico obtuvieron pruebas de que el programa de ejercicios estaba funcionando bien. Los resultados también contribuyeron a que Beto supiera que él podía hacer algo para mejorar el control de su nivel de azúcar en la sangre.

La prueba de A1C también puede ayudar a las personas con diabetes tipo 1. La pequeña Lisa J., de 9 años de edad, y sus padres estaban orgullosos de que ella pudiera darse las inyecciones de insulina y hacerse las pruebas de orina sin ayuda. El doctor le había aconsejado comenzar una rutina de dos aplicaciones de insulina por día y controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Lisa llevaba un registro de todos los resultados de sus pruebas. La mayoría estaban cerca del rango ideal. Pero cuando se hizo la siguiente revisión médica, el médico le hizo una prueba de sangre y observó que su nivel de azúcar estaba alto. Entonces, envió una muestra de la sangre Lisa al laboratorio y solicitó una prueba de A1C. Los resultados mostraron que, en realidad, el control de glucosa en la sangre de Lisa durante los últimos meses había sido insuficiente.

El médico de Lisa le pidió que se midiera el nivel de azúcar en la sangre. Para la sorpresa del médico, Lisa encendió el temporizador del glucómetro antes de pincharse el dedo y colocar la gota de sangre en la tira reactiva. El doctor le explicó a la niña y a sus padres que probablemente fuera la forma en que Lisa realizaba las mediciones lo que causaba el error en las pruebas.

Con tiempo y con resultados más precisos del nivel de azúcar en la sangre, Lisa y sus padres pudieron utilizar mejor los resultados para mantener en equilibrio la alimentación, la insulina y el ejercicio físico. En revisiones médicas posteriores, los registros de los niveles de azúcar en la sangre y los resultados de las pruebas de A1C de la niña mostraron mejorías en su control.

El A1C puede ayudar a que:

El médico confirme los resultados del autocontrol de la glucosa o de los análisis de sangre

El médico juzgue si el plan de tratamiento de la diabetes está funcionando

Usted se dé cuenta de que las decisiones saludables que tome lo ayudarán a mejorar el control de su diabetes

Limitaciones de la prueba

Si bien la prueba de A1C es una herramienta importante, no puede reemplazar al autocontrol de la glucosa en la sangre que usted realiza a diario. Las pruebas de A1C no miden su control de la diabetes día por día. Usted no puede ajustar las dosis de insulina basándose en los resultados de las pruebas de A1C. Por eso son tan importantes sus mediciones de glucosa en la sangre y los resultados diarios que usted registre para mantener un control efectivo de su diabetes.

Es importante saber que los distintos laboratorios miden los niveles de A1C de diferentes maneras. Si usted envió una muestra de su sangre a cuatro laboratorios distintos, es posible que cada uno le entregue resultados distintos.

Por ejemplo, un 8 para un laboratorio puede significar que los niveles de glucosa en la sangre han estado cercanos al rango normal. En un segundo laboratorio, un 9 puede ser un signo de que, en promedio, la glucosa en sangre fue alta. Eso no significa que uno de los dos resultados sea incorrecto. Significa que lo que digan los resultados depende de la forma en que el laboratorio realiza la prueba.

Hable con su médico acerca de los resultados de la prueba de A1C. Debe saber que si cambia de médico, o si su médico cambia de laboratorio, es probable que los resultados de su prueba de A1C deban “leerse” de manera diferente.

La prueba de A1C por sí sola no es suficiente para medir el control del azúcar en la sangre adecuadamente. Pero es un buen recurso para utilizar junto con sus mediciones diarias de la glucemia con el fin de trabajar para lograr el mejor control posible de la diabetes.


Web-Stat web statistics