Consumo adecuado de estatinas reduciría mucho el riesgo cardíaco


#1

LONDRES (Reuters) - Alentar a más pacientes a seguir tomando los fármacos contra el colesterol que se les recetan evitaría el doble de muertes por ataque cardíaco y accidente cerebrovascular que administrar esas medicinas a un rango más amplio de personas, señalaron científicos el martes.

Un estudio de investigadores británicos sugirió que en lugar de extender la cantidad de pacientes que consumen las medicinas contra el colesterol llamadas estatinas, como recomiendan asesores sanitarios de Estados Unidos, deberían hacerse más esfuerzos por alentar a los grupos de mayor riesgo a tomar las estatinas que se les prescriben.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte entre hombres y mujeres en Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países industrializados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que la enfermedad cardíaca y la diabetes representaron el 32 por ciento de todas las muertes globales en el 2005.

Las estatinas pueden reducir el denominado colesterol “malo” -o lipoproteína de baja densidad (LDL)- y disminuir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares (ACV), pero los expertos señalan que sólo cerca de la mitad de los pacientes a los que se les recetan continúa con el tratamiento a largo plazo.

Sin embargo, la investigación británica halló que mejorar la tasa de adherencia un 50 por ciento entre quienes ya recibieron la prescripción evitaría muchos más infartos y ACV que recetar estatinas a un grupo más amplio de pacientes.

“Generalmente, las personas necesitan tomar estas estatinas a largo plazo, con frecuencia por el resto de sus vidas”, dijo a Reuters Amir Shroufi, quien dirigió el estudio.

“Tienen que continuar tomándolas por bastante tiempo para beneficiarse realmente”, agregó.

Shroufi señaló que no era sorprendente que concentrarse en mejorar el cumplimiento del tratamiento entre los pacientes en alto riesgo rindiera mejores frutos que ampliar el rango de consumo de estatinas entre pacientes en menor peligro.

No obstante, el autor aclaró que la diferencia era notable y destacó la necesidad de encontrar formas más efectivas de que los pacientes cumplan con la terapia indicada.

El estudio, publicado en Journal of Epidemiology and Community Health, empleó datos sobre presión sanguínea y colesterol total de más de 38.000 pacientes australianos para calcular las posibilidades de desarrollar enfermedad cardiovascular y las ventajas relativas de distintas estrategias preventivas.

Shroufi expresó que una de las mejores formas de mejorar la adherencia de los pacientes al tratamiento con estatinas es que los médicos les expliquen más claramente los beneficios a largo plazo que tiene esta medicación.

También serviría el uso de distintos mecanismos para recordar tomar las estatinas, como mensajes de texto o en imanes sobre el refrigerador, añadió el científico.

(Editada en español por Ana Laura


Web-Stat web statistics