Control Del Síndrome Metabólico


#1

Alimentación saludable: factor clave


Control del Síndrome Metabólico


Según la Organización Mundial de la Salud, para que exista el Síndrome Metabólico es condición necesaria la presencia de diabetes, intolerancia anormal a la glucosa o resistencia a la insulina, y el índice cintura-cadera. Para prevenirlo es imprescindible el establecimiento de un estilo de vida saludable a través del ejercicio físico regular, el mantenimiento de un peso adecuado y el abandono del cigarrillo.


Una alimentación poco saludable, caracterizada por el consumo elevado de alimentos con mayor contenido de “nutrientes críticos”, como por ejemplo los ácidos grasos saturados, sodio y azúcares, sumado a malos hábitos de vida como el sedentarismo, el consumo de cigarrillos y el estrés, son los principales detonantes de las enfermedades denominadas Crónicas No Transmisibles (ECNT). Entre ellas se incluye la nueva definición para la patología del Síndrome Metabólico. El Síndrome Metabólico se puede definir como un conjunto de patologías que, unidas, pueden causar más daño que si se presentaran en forma individual. Estas enfermedades son: la diabetes, la alteración del perfil lipídico (dislipidemia), presión arterial elevada, insulinorresistencia y, a la vez, obesidad (índice de masa corporal - IMC - alto).


Según el American Heart Association, para diagnosticar el Síndrome Metabólico se deben presentar tres o más de las siguientes condiciones:


- Glucosa plasmática

≥100 mmg/dl

- Obesidad abdominal (circunferencia de cintura)

Hombres ≥ 102 cm (≥40 pulgadas)

Mujeres ≥ 88 cm (≥35 pulgadas)

- Triglicéridos Elevados≥ 150 mg/dl (1.7 mmol/L)
- HDL-C Reducidos
Hombres < 40 mg/dl (0.9 mmol/L)
Mujeres < 50 mg/dl (1.1 mmol/L)

- Presión Sanguínea

≥ 130 presión sanguínea sistólica

≥ 85 mmHg presión sanguínea diastólica

- Glucosa en ayuno alta

110 mg/dL y <126 mg/dL (ausencia de diabetes)


Otros organismos internacionales han incorporado algunas modificaciones a estos criterios.

Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como condición necesaria la diabetes, la intolerancia anormal a la glucosa o laresistencia a la insulina y añade el índice cintura-cadera. El European Groupfor the Study of Insulin Resistance (EGIR) varía las cifras de triglicéridos,los cuales deben ser mayores a 180 mg/dl, incluye el perímetro abdominal yconsidera que la hiperinsulinemia en ayunas debe ser superior al percentil 75para conformar un síntoma de Síndrome Metabólico. Por último, la InternationalDiabetes Federation (IDF) considera condición indispensable la presencia deobesidad abdominal, con medidas específicas para los distintos grupos étnicos yno para el país de residencia. Para diagnosticar el Síndrome Metabólico, evaluarel riesgo cardiovascular y establecer el tratamiento a seguir, debe realizarseuna historia clínica completa del paciente que incluya los antecedentesfamiliares y personales, los hábitos de vida de la persona (alimentación, actividad física y consumo de productos tóxicos como el cigarrillo y el alcohol), el consumo de medicamentos y síntomas asociados a la arterioesclerosis.

Mejor prevenir que curar


Para prevenir el Síndrome Metabólico es imprescindible el establecimiento de un estilo de vida saludable a través del ejercicio físico regular, el mantenimiento de un peso adecuado, el abandono del cigarrillo y, sobre todo, el consumo de una dieta apropiada. Comer en exceso carnes, frituras, embutidos y dulces aumenta el riesgo cardiovascular. Cometer excesos de este tipo aumenta el colesterol en sangre, incrementa los triglicéridos y puede ocasionar un aumento de la glucemia y de la presión sanguínea. Estas alteraciones metabólicas pueden generar el Síndrome Metabólico, y quienes padecen de obesidad corren mayor riesgo, ya que el exceso de peso por sí solo provoca desequilibrios metabólicos. Lo recomendable es llevar una dieta cardiosaludable y equilibrada, compuesta por un 55% de hidratos de carbono idealmente ricos en fibra, grasas inferiores al 30%, un 15% de proteínas y un bajo consumo de alcohol.


Pero la prevención no es sólo responsabilidad de los individuos. Son muchas las entidades que pueden influir en que las personas lleven una vida saludable. La industria alimentaria es una de ellas y no se ha quedado de brazos cruzados.


Aporte de la industria


Hoy día, las empresas dedicadas a la tecnología de los alimentos están elaborando mezclas de nutrientes que contribuyen al control de las patologías asociadas al Síndrome Metabólico. Estas mezclas son utilizadas por las empresas del rubro para elaborar “alimentos funcionales”, que favorecen la salud cardiaca, el control del peso y la prevención y control de la diabetes. Los Alimentos Funcionales son alimentos con ingredientes y nutrientes añadidos, o alimentos con la biodisponibilidad aumentada de uno o más de sus componentes, para proveer beneficios específicos para la salud. Por ejemplo, un alimento que contiene fibras, fitoesteroles, Omega 3 y antioxidantes, contribuye a la salud cardiovascular. Estos nutrientes reducen los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre y regulan la presión arterial.


Otra mezcla de nutrientes compuesta, por ejemplo, por fibra insoluble, alga espirulina y catequinas pueden ser agregadas a los alimentos en formulaciones especializadas para el control del peso, ya que aumenta la sensación de saciedad, activa el metabolismo, regula la digestión y disminuye el nivel de azúcar en la sangre.


Según un estudio de mercado de BCC Research, el mercado mundial de los alimentos funcionales en 2007 fue de US$117,3 billones y llegaría a US$176,7 billones en 2013. El aumento de la oferta de este tipo de alimentos se debe principalmente a un incremento en el interés por lograr un bienestar saludable a través de la dieta.


En esta cruzada saludable no sólo la industria tiene el protagonismo, el verdadero éxito será coronado por el trabajo conjunto del sector académico, la industria y el gobierno.


La sociedad está cada día más consciente de la necesidad de combatir las enfermedades crónicas no transmisibles, y de la relación entre éstas y una adecuada alimentación. La industria alimentaria debe seguir apoyando e incentivando el consumo de nutrientes beneficiosos para la salud, a partir de la creación y promoción de alimentos funcionales, que satisfagan la demanda de los consumidores, que se torna cada día más hacia los productos saludables.


Fuente: Énfasis Alimentación Online



#2

Hay hermanis cada día me entero de algo nuevo como le comentaba a nuestro amigo Edy en esta pagina me he enterado de tantas que desconocia y que ahora trato de cuidar lo mas que se puede gracias por todo lo que aportas eres un angelote cuidate te mando muchos besos y abrazos


#3

Gracias hermanis por tu comentario =)
Esa es la idea… que entre todos aportemos y nos retroalimentemos de las experiencias de los demás…
Besote!!!


#4

Gracias que linda!!! saludos


Web-Stat web statistics