" crucifixiÓn "


#1

Jesús es la víctima más conocida en la historia de la humanidad por sus creencias, valores y convicciones. Con sus prédicas, desafió a los poderosos de su época y alteró el sistema de relaciones e instituciones dominantes.

Fué un revolucionario en el más amplio sentido de la palabra. Un hombre que predica el amor, la paz, la justicia y el servicio al prójimo , en cualquier tiempo y lugar, no debe ser crucificdo. DEBE SER EMULADO .El respeto al ser humano, con independencia de su credo, sexo, creencia, condición social o nacionalidad, debe ser un credo universal, la religión de las religiones.

Si uno compara la Biblia, el Corán y el Talmud, encontrará que son religiones de amor, de paz, de justicia y de servicio al prójimo. Las diferencias empiezan y se vuelven irreconciliables en la forma y el método que cada una de ellas propone para alcanzar esos valores.

Pero estamos empeñados en crucificar a Jesús todos los días. …Cuando desatamos guerras como la de Irak, en nombre de Dios y de la paz. Cuando permitimos que un tercera parte de la población mundial viva en la pobreza extrema. Cuando los sistemas económicos privilegian la concentración de la riqueza sobre la distribución de la misma. Cuando depredamnos los recursos naturales y fomentamos la extinción cada año de cientos de especies. Cuando discriminamos por condiciones sociales, culturales, sexuales, educativas, étnicas, de color de piel o de edad. Cuando perpetuamos una sociedad tan desigual en todos los órdenes de la vida. Cuando se reprime la libertad de pensamiento, expresión y asociación. Cuando permitimos que los niños vivan en las calles. Cuando se minusvalora a las personas con capacidades diferentes. Cuando se desprecia a los ancianos por considerarlos una carga. Cuando se discrimina a las mujeres por su condición de género. Cuando se envidia la felicidad y el éxito de nuestros semejantes. Cuando se odia a los otros, por no ser como tú. Cuando no se tolera el derecho a ser diferente.

Todas estas son las CRUCIFIXIONES COTIDIANAS Y CONTEMPORÁNEAS DE JESUCRISTO .

Más que rememorar un día al año la crucifixión de Jesús, debemos proponernos combatir todo el año las causas de ese suplicio: la intolerancia, la injusticia, el abuso del poder y el odio entre la humanidad.

¿No lo creen así?

Como siempre dejo a todos y cada uno de ustedes UN ABRAZOTE.


Web-Stat web statistics