Cuando se perdona y no se olvida


#1

Hay muchas personas, hombres y mujeres, que en un apartado de su mente han colocado un cajón,

En el cual, guardan con doble llave las experiencias negativas, los desengaños y los momentos difíciles o dolorosos que han vivido y en el momento oportuno,

Abren el cajón y sacan de él lo necesario para poner en evidencia su condición de víctimas y los argumentos para chantajear a la pareja.

Mantener archivadas las experiencias negativas,
conservar las cuentas pendientes con el “ser amado”,
pone en evidencia la existencia de rencor y resentimiento,
sentimientos que “envenenan” cualquier relación humana.

Cuando se guardan resentimientos, cuando se “perdona” pero no se olvida, la relación se envenena y las personas entran en un juego interminable de cobrarse cuentas pendientes,
que como resultado hace infelices a todos los involucrados:

Al que no olvida, porque el simple hecho de estar recordando las cosas le amarga la vida y le impide la felicidad,
y al que se le están echando en cara las cuentas pendientes,
porque se siente agredido y manipulado cada vez que le presenten una factura de cobro.

Eso es realmente algo que no se debe de albergar en nuestros corazones, mentes y pensamientos.

Liberar esa palabra es demasiado difícil pero no imposible.

Así amigos el perdonar no cuesta nada y si se logra una armonía espiritual,
y sobre todo una paz dentro de nosotros, perdonemos

Amemos y será después, un nuevo día para todos…


Web-Stat web statistics