" cuatro miradas "


#1

Hace mucho leí una frase de María Fontaine: "…Dirige la mirada hacia atrás para ver lo que has logrado. Hacia arriba convencido de que el cielo se despejará. Hacia abajo para cerciorarte de que vas por buen camino. Hacia adelante, decidido a triunfar sobre todo escollo. De esta frase, saco la siguiente reflexión que comparto con ustedes.

La vida es muy simple, nos bastan cuatro miradas para comprenderla a plenitud: La primera mirada debe llevar nuetra vista hacia el pasado, no para ver nuestros errores, sino para regocijarnos en nuestros sueños que se transformaron en logros, en ésos que reafirman que en la vida los milagros de Dios existen no para conformarnos con ellos, sino para replantear metas y objetivos.

La segunda mirada es más sencilla aún, consiste en volver la vista hacia el cielo, para saber que mientras millones de seres humanos carecen de lo indispensable, nosostros tenemos lo suficiente, un jardín que regar, AMIGOS PARA CREER EN LA VIDA, libros para crecer, una familia a quien amar, trabajo para dejar pintado nuestro esfuerzo en la faena. Saber mirar al cielo para admitir a Dios en nuestra vida, y a través de la oración solicitar prudencia, paciencia, bendiciones y orientación para no quejarnos por lo que, según nosotros, nos falta, sino para iniciar el día regocijándonos en los muchos dones que nos sobran, por los que debemos estar agradecidos.

La tercera mirada será para ver hacia abajo, a los pies, hacia el camino que “SE HACE AL ANDAR”, ése que nos dice que por más que volemos alto por las conquistas logradas, debemos pisar firme para no perder el piso, avanzar cada día con inquebrantable entusiasmo, fe y esperanza para que el destino sea nuestro.

Y por último, la cuarta mirada, debe ser para volver nuestra vista hacia el infinito, dando las gracias porque vibramos en armonía con la naturaleza, porque el agua acaricia nuestro cuerpo, porque el Sol ilumina plenamente nuestra alma, porque el viento juega alegremente con la rama de los árboles.

Una mirada hacia adelante que nos lleva a saber que en la vida no hay casualidades, sino causalidades,
que nada es producto del azar, que siempre existe la posibilidad de realizaciones porque no hemos sido capaces de probar todo ese potencial de vida que vibra en nuestro interior,

Cuatro miradas que nos llevan a ser más sabios que ayer, reconociendo y rectificando nuestros errores, soltando odios, amarguras y resentimientos para volar en libertad.

Cuatro miradas que nos recuerden que nuestra presencia en esta vida tiene tres motivos: TRIUNFAR, TRASCENDER Y SER FELICES.

Porque si ha habido aciertos y errores, el ciclo de la vida continúa y…NUNCA ES TARDE PARA APRENDER Y VOLVER A EMPEZAR…

Como siempre amigos…UN ABRAZOTE.


#2

Mary Angeles:bonita reflexión.¡Adelante entonces hacias nuestras metas,sueños,por humilde que sean!!!


#3

Hola Ana Lili:
Me da gusto que te haya gustado. gracias por tu comentario…Un abrazote.


#4

Muy bello escrito mary,en verdad bello,beso


#5

Gracias Nikky. Me alegro que te haya gustaco…Un abrazote.


Web-Stat web statistics