Cuidando nuestros ojos en el trabajo


#1

La compañía en la que trabajas debe proporcionarte herramientas, equipo de seguridad y con frecuencia ropas protectoras. Sin embargo hay algo que no podrán proporcionarte: ojos nuevos. Si algo le sucediera a tus ojos no hay reparación veloz. La ciencia médica puede reemplazar muchas cosas en nuestro cuerpo pero la salud de nuestros ojos es mucho más delicada.

Cada año, miles de lesiones oculares suceden en lugares de trabajo y utilizar la protección que se te ofrezca como parte de tu trabajo es algo muy importante y una forma de mantener nuestros ojos seguros.

Tus ojos son muy delicados y fácil de dañarse. No se necesita de un golpe muy fuerte para ocasionar lesión. De hecho, todo lo que se necesita para lastimar nuestros ojos es una partícula de tierra, una sustancia química o algo puntiagudo. Si en tu trabajo te expones a polvo, ácido, metales, flashes necesitarás tener cuidado y proteger tus ojos.

Muchas personas consideran que una partícula adentro de nuestro ojo es sólo un simple inconveniente y esperan a que el ojo mismo lagrimee para que salga dicha partícula. Sin embargo, los usuarios de lentes de contacto pueden darse cuenta de que esto es muy doloroso y que los distrae de sea lo que sea que estuvieran realizando y eso puede ser peligroso. Las partículas puntiagudas pueden rayar la córnea llevando a complicaciones severas. Cuando esto suceda es importante quitarse los lentes de contacto inmediatamente y tratar de lavar (sin tallar) los ojos con agua fría. Habrá que buscar atención médica inmediata.

Acércate a tu equipo de profesionales de la salud para que recibas consejos sobre el cuidado “general” de tus ojos.

Puedes encontrar más información sobre este tema aquí


Web-Stat web statistics