¿Curable la Diabetes en 2030?


#1


Se cree que los avances tecnológicos y las investigaciones genómicas nos llevarán a encontrar la cura para enfermedades como el sida, la Diabetes y el cáncer.

En México, según el INEGI, la esperanza de vida es de 78 años para las mujeres y 73 años para los hombres y se prevé que para el 2030, aumente a 88 para las mexicanas y a 84 para las Méxicanos. Seguramente esta generación vivirá más pero, ¿lo hará mejor o nos alcanzarán enfermedades crónicas como el sida, el cáncer y la Diabetes?

Antonio Mora Huerta, organizador del XII Congreso Internacional de Avances Médicos cree que la tecnología permitirá que el 90% de las cirugías se realice sin abrir el cuerpo, pues se harán a través de un monitor. Los médicos sabrán mucho de algo en específico gracias a las subespecialidades y los científicos habrán encontrado cura para los afecciones que ahora nos matan.

La evolución médica que hemos tenido en los últimos 20 años ha sido mayor que la lograda en los 100 años anteriores. El desciframiento de la secuencia del genoma humano es un parteaguas para entender, tratar y eventualmente curar males hereditarios, crónicos y autoinmunes. “Hasta 2012 sabemos que un paciente con padre y madre diabéticos indudablemente será diabético, pero a partir del genoma humano este gen podrá ser detectado y eliminado en el vientre materno, quitándole al paciente toda posibilidad de desarrollar Diabetes”, dice Mora Huerta.

Y va más allá al afirmar que descifrar el genoma humano permitirá clonar hígado, páncreas y otros órganos; “ya empiezan a proliferar los bancos de células y esto cambiará mucho la perspectiva de cómo vamos a trabajar los médicos tanto preventiva como curativamente”.

¿Por qué el genoma es tan importante?

Los genes son la base de todo ser humano. Ahí se encuentra almacenada la información de todo nuestro cuerpo y de lo que hemos heredado mucho más allá de nuestros padres. La ciencia cree que al conocer el genoma todo será posible.

El humano tiene 23 cromosomas y cada uno tiene millones de genes; el genoma humano es el descubrimiento de todos esos genes, con ello podemos saber las deficiencias con las que nace cada individuo, así podremos eliminar la predisposición genética de muchas enfermedades. Según el médico, estas modificaciones en los genes podrían ocurrir incluso en la próxima década.

El cambio tecnológico

La tecnología ha permitido que ahora las cirugías se lleven a cabo con la mínima invasión al paciente, como es el caso de la laparoscopía, pero, según Mora Huerta “en 20 años vamos a operar en un monitor con mecanismos más robotizados; habrá programas más avanzados que ayudarán a los diagnósticos. Hoy en México hay por lo menos cinco equipos de rayos gama que casi nos dibujan el cuerpo humano, donde podemos localizar tumores y saber exactamente cómo están por dentro, sin necesidad de abrir; sólo falta que desde el monitor arrastremos ese tumor, como si se tratara de un programa de iPad o iPhone”, dice.

Enfermedades como el sida, que apareció hace 30 años y que resultó amenazante para la humanidad, hoy se puede controlar igual que la Diabetes. Se controla, pero no se cura y la calidad de vida de un portador de VIH puede ser muy buena.

“En 20 años no dudamos que habrá una cura y que se venderá en las farmacias. Las investigaciones al respecto están muy avanzadas; hoy los retrovirales dan oportunidad de vivir 30 años con VIH sin llegar a la muerte”, comenta.

El cáncer es una enfermedad degenerativa que apareció cuando la esperanza de vida se incrementó. En un futuro, no sólo podremos eliminarlo genéticamente sino, además, detectaremos cuál es exactamente el aminoácido que hace falta en el cuerpo para que el mismo sistema inmunológico pueda reparar las células que están ocasionando el cáncer.

Lo mismo ocurrirá con la Diabetes; los estudios nos están encaminando a la producción de bacterias que, introducidas en el organismo, ayudarán a la producción de insulina. El control actualmente lo tenemos al 100%; lo que sigue es llegar a una curación y en eso se está avanzando.

De esta forma se estima que, para 2030, la medicina le habrá regalado a la humanidad por lo menos 10 años más de vida y para 2050 quizá 40 años. Así, en nuestro país podremos vivir en promedio hasta 85 años, sin embargo tendremos que empezar a generar buenos hábitos para que al llegar a esa edad gocemos de una buena calidad de vida y no tengamos que sufrir por otras enfermedades que vayan apareciendo en el camino.

Fuente: Dr. G. Flowers. MIchigan.

°GT° §:heart:§


#2

creo que cada día esta mas cerca la cura a las enfermedades, pero aun así faltan muchos años y muchas generación que padecerán de enfermedades, creo que ahora lo mas importante es lograr controlarlas y como dicen “generar buenos habitos”;
por cierto que no tenemos 46 cromosomas?
SALUDOS


#3

Espero te interese esto Roberto :

Los cromosomas son los portadores de la mayor parte del material genético y condicionan la organización de la vida y las características hereditarias de cada especie. Los experimentos de Mendel pusieron de manifiesto que muchos de los caracteres del guisante dependen de dos factores, después llamados genes, de los que cada individuo recibe un ejemplar procedente del padre y otro de la madre.

Mas o menos en la epoca en la que Mendel llevaba a cabo sus experimentos, se consiguió ver los cromosomas al microscopio mediante tinciones especiales, descubriéndose una serie de propiedades:

Todos los individuos de una misma especie tienen el mismo número de cromosomas
Los cromosomas se duplican durante la división celular y, una vez completada, recuperan el estado original ()
Los cromosomas de una célula difieren en tamaño y forma, y de cada tipo se encuentran dos ejemplares, de modo que el número de cromosomas es de 2N (esta propiedad se denomina diploidía)
Durante la formación de células sexuales (meiosis) (
) el número de cromosomas baja a N. La fertilización del óvulo por el espermatozoide, restaura el número de cromosomas a 2N, de los cuales N proceden del padre y N de la madre
Además de los cromosomas usuales que forman parejas, existen los cromosomas X e Y que condicionan el sexo. El cromosoma X está presente en dos copias en las hembras, mientras que los varones tienen un cromosoma X y un cromosoma Y. La asignación del sexo a un solo par de cromosomas explica la proporción aproximadamente igual de varones y hembras.
Los cromosomas se observan mejor al microscopio durante la metafase, cuando el DNA se ha duplicado y la cromatina está muy condensada, formando las cromátidas (las dos hembras de DNA todavía unidas por un solo centrómero). A partir de las fotografías obtenidas en esta fase, se crea el cariotipo, agrupando los cromosomas por parejas
En la especie humana, el número de cromosomas es de 24 pares. Los 22 primeros son parejas de los cromosomas 1, 2, … , y 22 (se denominan autosomas) mientras que la pareja 23 es la XX y la 24 la XY para los varones o las XX para las hembras. Los cromosomas difieren en cuanto a forma y tamaño dependiendo del número de pares de bases que contengan. Los cromosomas X e Y reciben el nombre de cromosomas sexuales o gonosomas. En el ratón existen 20 pares de cromosomas y en la mosca drosophiila melanogaster tan solo 4 pares.

Durante la metafase, las dos hembras del DNA ya duplicado se encuentran unidas por el centrómero y el cinetocoro. El centrómero esta constituído por DNA, mientras que el cinetocoro es una proteína. Según la posición del centrómero, los cromosonas reciben el nombre de metacéntrico, submetacéntrico, acrocéntrico o telocéntrico (*) . En el cariotipo humano los pares de cromosomas 13, 14, 15, 21, 22 son acrocéntricos y el cromosoma Y es sub-telocéntrico.

El centrómero divide el cromosoma en dos brazos: un brazo corto (brazo q) y un brazo largo (brazo p). Por convención, en los diagramas, el brazo q se coloca en la parte superior. (*)

Algunas técnicas de tinción hacen que los cromosomas aparezcan con bandas oscuras y claras que se alternan en cada uno de los brazos siguiendo un patrón específico y repetible para cada cromosoma. Estas bandas dependen de la situación dinámica del cromosoma, de manera que los cromosomas en profase tienen muchas más bandas que los que se encuentran en metafase. La numeración de estas bandas sigue una convención aceptada por los geneticistas y comienza para cada brazo a partir del centrómero. Las últimas bandas reciben el sufijo ter (21ter). De esta manera, la posición de cada uno de los genes puede ser definida. En los últimos años, los geneticistas están terminando de mapear todos los cromosomas en el llamado proyecto genoma humano

Y un saludo sincero a quién sin ser diabetico , se interesa en estos temas !.. °GT° §:heart:§


#4

Hay JOrge me recordaste cuando llevaba la clase de Biologia en la preparatoria, pero mejor explicada porque en ese entoces no entendiamos mucho je je muy intereseante no lo creen saludos…Rkl…:heart:


#5

venga que son 23 pares de cromosomas; así que son 46 cromosomas juas juas,
gracias por la aclaración, Saludos


Web-Stat web statistics