Decálogo de la diabetes y el embarazo


#1

Decálogo de la diabetes y el embarazo

1.- La mujer diabética bien controlada metabólicamente es igual de fértil que la mujer no diabética.

2.- En la actualidad, con el control y tratamiento conjunto de la gestante diabética por el equipo formado por el diabetólogo, obstetra, neonatólogo y enfermera educadora, se consigue que el porvenir del hijo de la madre diabética difiera poco del de la no diabética.

3.- Es imprescindible programar el embarazo con antelación en toda diabética pregestacional, para lo cual se precisa del pertinente cuidado obstétrico y diabetológico previo (clínicas preconcepcionales).

4.- El buen control de la diabetes antes de la concepción resulta imprescindible para reducir al mínimo las posibles complicaciones en el recién nacido, en especial las malformaciones congénitas.

5.- Es indispensable la realización durante la gestación de un correcto tratamiento dietético, así como el empleo de un tratamiento insulínico intensivo (dosis múltiples de insulina), con objeto de conseguir una óptima compensación metabólica

6.- La práctica del autocontrol glucémico por la propia gestante, junto con los contactos periódicos (cada 1 o 2 semanas) con el equipo médico, constituyen pilares básicos del tratamiento de la gestante diabética.

7.- Es indispensable la valoración por el obstreta del crecimiento, bienestar y madurez fetal a lo largo de la gestación, mediante la práctica periódica de exografías, registros cardiotocográficos, determinaciones analíticas, etc.

8.- Aunque la terminación adelantada del parto o la práctica de cesárea son más frecuentes en la diabética pregestacional, no resulta obligado.

9.- Toda diabética gestacional deberá controlar después del parto con objeto de confirmar si su diabetes era transitoria o se ha convertido en permanente.

10.- El embarazo, situación de gran motivación para la mujer, sirve generalmente a la diabética para comprobar que la mayor dedicación y sacrificio en el tratamiento de su proceso (dieta, insulinoterapia intensiva y autocontrol glucémico) se acompañan indefectiblemente de un buen control metabólico, circunstancia ésta que por desgracia es difícil de conseguir fuera del embarazo.


#2

Hola Gladys, esta genial es muy bueno y demuestra que ser diabetica no significa no poder ser madre lo unico que hay que hacer es cuidarse un poco mas y ser perseverante en el tratamiento. Me a gustado mucho por que aleja el miedo de muchas diabeticas a intentar cumplir su gran deseo de ser madres. Un besito muy fuerte


#3

Hola Gladys, y hola a tod@s los que nos “crucemos” por aquí!!!

Genial, maravilloso y como no interesante tu “decálogo” de Diabetes y Embarazo. Como siempre aportandonos aliento, apoyo, ánimo e información.

Cada punto es importante, fundamental y obligatorio el intentar seguirlo, podemos ser mamás igual que cualquier otra mujer…un poquito más de voluntad…pero qué es eso cuando vas a tener entre tus brazos en 9 meses lo más maravilloso que te puedas llegar a imaginar en la vida, …como se nombra en el punto 10…se consigue un control alucinante!!! cuanto más dificil el reto, mayor voluntad y mejores resultados. Hay que programar el embarazo por el bien de ambos, llevar un control muy exhautivo, aumentar las glucemias, las visitas, estar muy encima de la dieta… Trabajar asiduamente con el ginecologo/obstetra y el endocrino, controlando TODO, vigilando el bebé y nuestros ojos, riñones, corazón…y TODO IRÁ BIEN, SE PUEDE!!!

Desde este nuevo “rincón” seguir brindando mi experiencia y mis vivencias a todas la mamis y futuras mamis, es un gusto hacerlo.
Ademas aprovecho y dejo un enlace de un librillo de diabetes y embarazo que cayo en mis manos al planificar mi gestación y creo que es interesante…ahí va. también como tú, querida Gladys lo he “pasado” por el foro de diabetes y embarazo.

EL EMBARAZO EN LA MUJER DIABETICA

Un abrazo y recordar que con diabetes SÍ SE PUEDE, y que es OBLIGATORIO extremar los cuidados…SE PUEDE!!!

A cuidarse y hasta pronto!


Web-Stat web statistics