Diabetes antes del embarazo


#1

Las mujeres con diabetes necesitan planificar los embarazos cuidadosamente. Si una mujer se embaraza cuando sus niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados, el riesgo de tener un aborto o un bebé con defectos congénitos aumenta de manera importante. Cuando se tiene un buen control de la diabetes y azúcares normales en la sangre antes de embarazarse, se disminuyen estos riesgos a los niveles de las mujeres no diabéticas.

A pesar de los grandes beneficios de los embarazos planificados, aproximadamente dos tercios de las mujeres diabéticas tienen embarazos no planificados.
Por eso es importante que los médicos se esfuercen en guiar a las mujeres con diabetes para ayudarles a realizar decisiones saludables antes de que se embaracen de manera que tengan niños sanos.

El tener un cuidado médico más cercano y controles más estrictos de su diabetes antes del embarazo, probablemente cuesta más que esperar hasta que se embarace para ver al médico y por eso muchas mujeres evitan tales cuidados pensando que es muy caro en términos de dinero e incluso de tiempo. Sin embargo, los cuidados antes de embarazarse son más baratos en el largo plazo. No hay que olvidar que cuidar un bebé con defectos congénitos puede ser muy costoso económicamente y mucho más emocionalmente. Dependiendo de que problema congénito tenga el bebé, puede que necesite cuidados especiales de por vida.

Las mujeres con diabetes deben tener un método de anticoncepción efectivo todo el tiempo, excepto cuando hayan decido embarazarse y tengan un buen control de su diabetes.
Una vez tomada la decisión de embarazarse y teniendo ya un buen control de la diabetes, es importante continuar bajo los cuidados de un médico con experiencia en el manejo de la diabetes y un ginecólogo con experiencia en el manejo de embarazos de alto riesgo.
En la primera visita al médico cuando se ha embarazado es importante conversar sobre todos los detalles relacionados a su diabetes y embarazo. También se realizan preguntas acerca de complicaciones que hayan tenido relacionadas a la diabetes y otros problemas de salud. El médico hará una evaluación del estado en que se encuentran sus ojos, sistema nervioso y el corazón. También deberán realizarse algunos estudios de laboratorio que incluyan la hemoglobina glicosilada (muestra la media de sus glucemias de los últimos tres meses), también la creatinina en sangre y la excreción urinaria de las proteínas ( lo que provee información importante sobre la función de los riñones). La hormona estimulante de la tiroides (TSH) debe ser medida, especialmente en mujeres con diabetes tipo 1.

El médico le explicará los riesgos del embarazo para una mujer con diabetes, establecerá un plan para mejorar el control de la diabetes, establecerá objetivos y seleccionará un tratamiento adecuado para la diabetes.

Las mujeres con diabetes tipo 2 que se controlan con tabletas, tendrán que usar insulina debido a que las tabletas atraviesan la barrera placentaria y la insulina no.
Las mujeres con diabetes deben tener una hemoglobina glicosilada de 7 por ciento o menos, antes de embarazarse. Para ello, deben llevar un plan nutricional, controlar permanentemente sus niveles de azúcar en la sangre, ajustar sus dosis de insulina tanto como se lo necesite y realizar actividad física. Después de dos o tres meses, recién el médico y la mujer se pueden sentar a discutir los riesgos de un embarazo teniendo en cuenta el control del azúcar que se haya logrado; la mujer puede entonces decidir si va intentar embarazarse o no.
Las mujeres que se están preparando para concebir deben también saber cómo tratar cuándo se baja el azúcar y cómo reducir el estrés.

Las mujeres que ya tienen complicaciones crónicas de la diabetes, ya sean en el corazón, ojos o sistema nervioso, deben saber que estas pueden empeoran con el embarazo.
También puede aparecer la hipertensión o empeorar durante el embarazo. La presión arterial de una mujer con diabetes debe ser medida cuidadosamente antes, durante y después del embarazo.


Web-Stat web statistics