Diabetes se vincula a mayor tasa de mortalidad por suicidio y alcohol


#1

Los pacientes con diabetes tuvieron tasas más altas de mortalidad relacionadas con el suicidio, el alcohol y los accidentes, en comparación con la población general, así como un riesgo particularmente alto en aquellos bajo tratamiento con insulina, según nuevos resultados de un gran estudio finlandés.[1]

“Los hallazgos de esta gran cohorte a nivel nacional indican una mayor mortalidad atribuible al suicidio, a causas relacionadas con el alcohol y accidentes en pacientes con diabetes frente a la población sin la enfermedad”, escriben los autores de la investigación publicada en European Journal of Endocrinology .

“Los resultados enfatizan la importancia de las intervenciones psicosociales en pacientes con diabetes de alto riesgo”, enfatizaron.

Tasa de mortalidad relacionada con el alcohol hasta 10 veces más alta en pacientes con diabetes

Se sabe que la diabetes está asociada a una mayor mortalidad relacionada a enfermedades cardiovasculares y cáncer, pero el Dr. Leo Niskanen, Ph. D., del Helsinki University Hospital , en Finlandia, y sus colaboradores, buscaron investigar los efectos menos conocidos de la enfermedad mental.

Analizaron los datos poblacionales de 434.629 individuos en Finlandia, de los cuales aproximadamente la mitad (208.148) tenía diabetes, determinada por la compra o el reembolso de al menos una prescripción de insulina y/o de fármacos antidiabéticos orales entre enero de 1997 y diciembre de 2010.

De los pacientes con diabetes, la mayoría (76%) fue tratada solo con fármacos antidiabéticos orales y no con insulina.

Los investigadores encontraron que, de las 2.832 muertes relacionadas con el alcohol, 1.981 ocurrieron en pacientes con diabetes; de las 3.187 muertes por accidentes, 1.707 se dieron en pacientes con diabetes y de las 853 muertes por suicidio, 499 ocurrieron en pacientes con diabetes, durante un seguimiento promedio de 7,1 años.

Las tasas de mortalidad aumentaron en casi todos los criterios de valoración para los pacientes con diabetes, pero aquellos tratados con insulina tuvieron tasas notablemente más altas.

Para los pacientes masculinos con diabetes tratados con nuevos fármacos orales, el índice de riesgo de mortalidad para una muerte relacionada con el alcohol fue de 1,7, mientras que la tasa para pacientes tratados con insulina fue de 6,9.

Para las pacientes con diabetes, el riesgo de mortalidad por causas relacionadas con el alcohol fue aún mayor, con un índice de riesgo de mortalidad de 2,1 entre aquellas tratadas únicamente con fármacos orales hipoglucémicos y un índice de riesgo de mortalidad de 10,6 para quienes recibían insulina.

“Los pacientes con diabetes del género masculino y aquellos tratados con insulina, tenían el mayor riesgo de muerte relacionada con el alcohol, pero en el caso de las muertes asociadas con el alcohol, las pacientes del género femenino con diabetes mostraron una mayor mortalidad, independientemente de la modalidad del tratamiento”, señalan los autores.

La causa más común de mortalidad relacionada con el alcohol fue la cirrosis alcohólica hepática, que representa 45% de todas las muertes.

La mortalidad relacionada a accidentes y suicidios también fue mayor

En términos de mortalidad relacionada a accidentes, la causa más común se dio por las caídas (36%); las tasas de mortalidad también fueron más altas entre los pacientes tratados con insulina, incluyendo a los de género masculino (índice de riesgo de mortalidad: 2,1) y femenino (índice de riesgo de mortalidad: 1,5).

Las tasas de mortalidad relacionadas al suicidio fueron mayores entre los pacientes masculinos tratados con insulina (índice de riesgo de mortalidad: 2,1), en comparación con los que no tenían diabetes, pero para las pacientes, el riesgo solo fue mayor entre aquellas bajo tratamiento con nuevos fármacos orales (índice de riesgo de mortalidad: 1,6).

Los hallazgos sobre el suicidio coinciden con un metanálisis reciente de 54 estudios, que concluyó que la diabetes, particularmente la de tipo 1, se asoció significativamente con un mayor riesgo de suicidio.[2]

Pero los autores señalan que el riesgo de suicidio puede ser incluso mayor de lo que se considera, debido a una aparente clasificación errónea entre la intoxicación y la sobredosis de drogas en pacientes con diabetes.

“Debido a este problema, el riesgo de suicidio entre los pacientes con diabetes es probablemente subestimado y se necesitan más estudios poblacionales a gran escala”, puntualizan.

Tratamiento con insulina: un desafío para la salud mental

Los autores subrayan que el tratamiento con insulina tiene un efecto único sobre los pacientes con diabetes, ya que este desafío aumenta los niveles de estrés asociados al cumplimiento del tratamiento.

“Los pacientes con diabetes bajo tratamientos inyectables diarios de insulina tienen un desafío constante, ya que lo que comen, la actividad física que realizan y las horas de sueño, afectan los niveles de la glucosa plasmática”, explican.

“Un error u omisión de la dosis expone al paciente a hipoglucemia y los síntomas neuroglucopénicos consiguientes pueden llegar hasta la pérdida del estado de alerta, y aumentar el riesgo de muerte accidental”.

Como resultado, los problemas de salud mental, incluyendo la depresión, son comunes en los pacientes con diabetes y el vínculo conocido entre la depresión y el abuso de sustancias como el alcohol puede agravar aún más la enfermedad.

“El consumo excesivo de alcohol no solo afecta de manera negativa a los pacientes, sino que también afecta el curso de la enfermedad y aumenta el riesgo de hipoglucemia grave a través de múltiples mecanismos”, señalan el Dr. Niskanen y sus coautores.

Las necesidades psicológicas de la diabetes son tratadas de manera inadecuada

Se requiere una mayor conciencia de las necesidades psicológicas de los pacientes con diabetes entre los clínicos y dichos problemas deben considerarse en la atención médica diaria, señaló el Dr. Niskanen.

“Este estudio ha resaltado que existe la necesidad de un apoyo psicológico efectivo para los pacientes con diabetes”, recalcó.

“Si sienten que están bajo una pesada carga mental, o consideran que su consumo de alcohol es excesivo, no deben dudar en hablar sobre estos temas con su médico de atención primaria. Hay muchas maneras de manejar estos problemas, siempre y cuando sean comunicados”, recomendó el especialista.

Las limitaciones de los estudios incluyen la incapacidad de evaluar factores como el uso de antidepresivos, pero los investigadores señalan que los estudios en curso investigarán estos factores y otros mecanismos detrás de los riesgos de mortalidad.

Fuente: Medscape


Web-Stat web statistics