DIABETES TIPO 2: ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Acabas de ser diagnosticado con diabetes Tipo 2 y, si somos honestos, probablemente estés nervioso por los cambios de estilo de vida que tendrás que hacer y probablemente no sepas por dónde empezar. La buena noticia es que comenzar tu nueva vida con diabetes Tipo 2 es simple. Con solo unos pocos pasos, comenzarás a redefinir la normalidad y vivirás una vida plena con diabetes.

Establece metas realistas

Una parte esencial al iniciar con el manejo de la diabetes Tipo 2 es comprender lo que significan tus números y establecer metas realistas para reducir tus números diarios de azúcar en la sangre y A1c [lee este artí■■■■ ]. Ten en cuenta que la diabetes Tipo 2 afecta a todos de manera diferente, así que pregúntale a tu médico qué números son los mejores para ti.

Esto incluye preguntarle a tu médico u otro miembro de tu equipo de atención de la diabetes cuál debería ser tu cifra ideal de azúcar en la sangre antes de tu primera comida del día, dos horas después de tu primer bocado de comida, qué rangos son demasiado altos o bajos, y qué hacer en caso de que tu nivel de azúcar en la sangre sea demasiado alto o bajo.

Arma tu equipo de apoyo

Cuando se trata de armar tu equipo de atención para el manejo de tu diabetes, recuerda siempre que eres la persona más importante . Si bien los especialistas ciertamente brindan la experiencia, solo tú entiendes completamente cómo la diabetes afecta tu cuerpo. Busca recomendaciones para endocrinólogos, nutricionistas, dietistas, educadores en diabetes y grupos de apoyo de personas afines que sean de fuentes confiables, como tu médico de atención primaria. Al elegir a los miembros de tu equipo de atención, asegúrate de que respeten tus valores, incluidos los culturales, y que proporcionen un enfoque holístico a tu plan de tratamiento y aborden los costos mentales y emocionales del automanejo de la diabetes.

Las personas que más se preocupan por ti también son vitales para tu equipo de apoyo. Ya sea que se trate de familiares, amigos, colegas o vecinos, identifica a los seres queridos a quienes puedes confiarles tus luchas, temores y éxitos en el manejo de la diabetes. Aquellos en este círculo no deben juzgar, y deben brindar apoyo y ayudar a encontrar soluciones a tus problemas, incluso si ellos mismos no viven con diabetes. Las investigaciones también muestran que las personas con diabetes que se unen a grupos de apoyo afines tienen más probabilidades de manejar bien la diabetes, menos probabilidades de experimentar complicaciones de la diabetes y tienen una mejor calidad de vida. La Asociación Americana de Educadores en Diabetes tiene una lista de recursos de apoyo entre personas afines disponibles para aquellos que buscan ayuda en línea y en persona.

Encuentra la dieta adecuada y el plan de ejercicios para ti

El consejo general para quienes viven con diabetes Tipo 2 es llevar una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente. ¿Pero qué significa eso para ti? En resumen, lo que tu quieras. Vivir con diabetes no significa dejar de disfrutar de los alimentos. Significa ajustar las cantidades y la frecuencia con la que los comes. Si eres alguien que ha tenido una visión negativa de los alimentos saludables, vivir con diabetes puede cambiar esa perspectiva para ti. Comer sano puede ser tan simple como recrear tus platos favoritos con ingredientes más saludables.

Por ejemplo, si te gustan los platos cremosos con alto contenido de grasa y carbohidratos como el pollo Alfredo y la pasta, prepáralo en casa en lugar de comprar la salsa enlatada o comida preenvasada y presta especial atención al tamaño de porción de la pasta pues es un alimento con un alto contenido de hidratos de carbono que tendrá un impacto en tus niveles de glucosa en sangre. Sustituye la crema espesa por crema mitad y mitad, usa queso parmesano y ajo frescos, cocina la pechuga de pollo en aceite de oliva extra virgen y sustituye la pasta blanca por la pasta de trigo entero o de quinoa. Puedes agregar refuerzos de sabor usando hierbas italianas frescas o secas como la albahaca, el perejil y el orégano y controlar la cantidad de sal que agregas. Aprender a cocinar de manera saludable en casa conlleva beneficios para la salud ya que te ayuda a controlar tu consumo de sodio, grasas y carbohidratos, ¡y además es divertido!

Si no eres fan del gimnasio, no te preocupes por eso. No es necesario comprar una membresía de gimnasio costosa que no vas a utilizar. De hecho, ¡el ejercicio puede ser completamente gratis! Ponte los zapatos y sal a correr, a caminar y a trotar por el vecindario. Si aún no haces ejercicio, fija una meta para la cantidad de tiempo que estás dispuesto a dedicarle a la actividad física por día. Si son 5 minutos alrededor de la cuadra durante la primera semana, ¡perfecto! Ten constancia con eso y aprovecha tu progreso. La semana siguiente, puedes aumentarlo hasta 10 minutos y así sucesivamente.

Consulta recursos como las páginas de Beyond Type 1 sobre la comida y la diabetes y el ejercicio para darte ideas sobre cómo crear tu dieta, determinar qué alimentos y ejercicios te convienen.

Identifica los costos de los suministros y el cuidado de la diabetes

La diabetes puede ser costosa. La Asociación Americana de Diabetes publicó un informe en abril de 2018 en el que se afirmaba que las personas con diabetes gastan más de 2 veces más en gastos médicos por año que una persona sin diabetes. Las personas con diabetes gastan un promedio de $16,752 en gastos médicos por año, de los cuales $9,601 se atribuyen directamente al cuidado de la diabetes. Estos costos provienen de la atención hospitalaria para pacientes hospitalizados, los medicamentos recetados, los suministros para la diabetes y las visitas al médico.

Debido a esto, es extremadamente importante entender cómo tu plan de seguro médico puede ayudarte a cubrir los costos del manejo de la diabetes. Una cobertura adecuada puede ser la diferencia en la prevención de complicaciones graves. Lee acerca de la cobertura de salud en tu estado y determina si eres elegible para recibir asistencia financiera. Si los medicamentos y suministros para la diabetes de marca son demasiado caros, pídele a tu médico que te recete versiones genéricas. Además, puedes comprar algunos suministros para la diabetes como medidores de glucosa, lancetas y tiras reactivas sin receta en tu farmacia local. Finalmente, investiga las clínicas de salud locales para ver lo que te pueden proporcionar.

Ser diagnosticado con diabetes Tipo 2 puede ser aterrador, pero no es una sentencia de muerte y, con un manejo adecuado, podrás vivir tu mejor vida con ella. Esta guía está destinada a aliviar el estrés y la confusión que conlleva el diagnóstico. Otro recordatorio importante es que la diabetes no te define. Sigues siendo una persona completa que merece disfrutar de todo lo que la vida tiene para ofrecer y con una perspectiva positiva sobre tu plan de tratamiento, tu sistema de apoyo y el acceso a los recursos adecuados, prosperarás con la diabetes Tipo 2.

Web-Stat web statistics