Diabéticos, en la cuerda floja


#1

Hola a todos
Como diabético insulinodependiente, de 24 años de evolución, quisiera compartir algunas reflexiones con ustedes.
La primera y fundamental es que mientras debamos controlar nuestra enfermedad a base de inyecciones de insulina, mal vamos y mal acabaremos.
Esta enfermedad, tan compleja, en la que hay muchas variables: tipos de insulina, lugar de inyección, dosis en cada momento, estados de ánimo, composición variopinta de los alimentos, con sus respectivos índices glucémicos, enfermedades recurrentes (infecciones, diarreas, etc.), y con un único objetivo: la normoglucemia.
Humanamente imposible, técnicamente igual, con el tratamiento actual. Solo el atisbo de conseguir para cada diabético una especie de "páncreas artificial", que simulara sus funciones, que analizara en cada momento la glucemia y como un servomecanismo infundiera la cantidad de insulina adecuada, nos libraría, desde este momento, de las terribles complicaciones, que, inexorablemente, nos acechan, debido al deterioro de la circulación sanguínea, dicho de la forma más simple y asequible al entendimiento.

Saludos.


#2

HOLA MANUEL BUEN DIA

AL VER Y ANALIZAR TU PUNTO DE VISTA DE DIGO EL MIO.

CLARO QUE HUMANA Y TECNICAMENTE EL TRATAMIENTO HASTA HOY UTILIZADO YA SEA EN CUALESQUIERA DE LAS MANIFESTACIONES DE LA DIABETES SON INSUFICIENTES, SI!
POR LA SENCILLA Y LOGICA RAZON DE QUE NUNCA PODREMOS IGUALAR LA MARAVILLA NATURAL QUE SOMOS, Y SI ERES CREYENTE DE LA CREACION MARAVILLOSA QUE SOMOS

SIN EMBARGO LO QUE TENEMOS HOY ES EN BASE AL ESFUERZO DE MUCHOS QUE CON UNA ACTITUD DE ESPERANZA, SERVICIO Y RECTITUD HAN DADO SU TRABAJO Y ESFUERZO POR OTROS QUE NI SIQUIERA CONOCEN (CUALQUIERA CON DIABETES)


Y TAMBIEN SABEMOS QUE ESTAMOS INFLUIDOS POR UNA MALSANA MERCADOTECNIA EN DONDE LA DIABETES ENTRA EN ESE ROL, PARA DESGRACIA DE MUCHOS QUE NI SIQUIERA TIENEN LA OPORTUNIDAD NI DE EDUCACION Y MENOS DE ADQUIRIR LOS INSUMOS NECESARIOS PARA PODER VIVIR CON DIABETES DIGNAMENTE

Y CIERTO COMO TU MENCIONAS COMO INDIVIDUOS QUE SOMOS, SIMPLEMENTE NECESITAMOS UN PANCREAS ARTIFICIAL PROGRAMADO CON ESPECIFICACIONES ADECUADAS A CADA INDIVIDUO PARA QUE PUEDA REALIZAR LO NECESARIO Y TENER UNA CALIDAD DE VIDA DIGNA.

PERO DE ESO MANUEL A QUE TERMINAREMOS MAL, NO COMPARTO TU OPINION!!!

YO DENTRO DE MIS POSIBILIDADES Y LIMITACIONES PUEDO ELEGIR COMO VIVIR Y CONSTRUIR MIS CONSECUENCIAS ADECUADAS O NEGATIVAS PARA EL FUTURO.


TRISTE SERIA QUE ENGLOBANDO A TODOS, PENSARAMOS QUE EL FUTURO NO TIENE UNA RAZON DE SER!!
PORQUE ENTONCES NO TIENE CASO EL PRESENTE QUE ES LO QUE CONSTRUYE MOMENTO A MOMENTO ESE FUTURO

UN SALUDO CORDIAL

MARTHA EUGENIA DESDE MEXICO, DF


#3

HOLA MANUEL:

Lamento no estar de acuerdo contigo respecto a que no nos libraremos de las complicaciones que llegarán inexorablemente.

Las complicaciones llegarán SÓLO Y SÓLO en caso de no llevar un buen control, al menos eso es lo que algunos médicos me han dicho y es por eso mismo que intento hacerlo lo mejor posible.


#4

Manuel, hola! a mi punto de vista, me parece que es muy negativa tu manera de ver y sentir la diabetes y sí un pensamiento siente miedo un cuerpo sentirá temor, y quién carece de fortaleza y voluntad, se desanima y vienen todas las complicaciones.
Que más quisiéramos muchos más que tener un pancrea optimo o nuevo, y no tener genéricamente está herencia diabetes, pero, como dice Martha Eugenia, cada quien decide como vivir su estadística diabetica, ANIMO tenemos que ser valientes, cuidarnos y mimarnos! etc.,suerte y un abrazo!


#5

NO COMPARTO TU OPINION, ,,,,,,,CREO EN EL VALOR DEL ESFUERZO PROPIO, EN LA EDUCACION PARA APLICARLO Y SE QUE NADA ES GRATIS Y QUE LA VIDA ES LUCHA Y SI QUIERES ALGO,,,,DEBES TAMBIEN PONER ALGO DE TU PARTE,,,,,,

Te Invito a Compartir este Pensamiento de Vida



#6

ALGUNOS PUDIERON CON ESFUERZO Y AQUI TIENES UN EJEMPLO

Bob Krause 90 Años, 85 con DM1


Cuando Bob Krause cumplió 90 años de edad la semana pasada, fue en virtud de una determinación inquebrantable y una mentalidad de precisión que ha mantenido su cuerpo activo después de que le diagnosticaron diabetes cuando era un niño.

Krause, un residente de San Diego, fue nombrado por un centro líder en la investigación sobre la diabetes como el primer estadounidense conocido que haya vivido 85 años con la enfermedad, una vida que ha seguido y se ha beneficiado de la evolución en el tratamiento.

La esposa de Krause, de 56 años, junto con su familia y amigos le prepararon el domingo una celebración por su longevidad. El hombre no sólo tendrá una fiesta, sino que recibirá una medalla del Centro Joslin para la Diabetes que conmemore su hito de 85 años.

“Bob ha superado la expectativa de vida de una persona normal y saludable que haya nacido en 1921″, dijo su doctora, Patricia Wu, quien atribuye el éxito de Krause a su carácter fuerte. “El sabe que tiene que lidiar con esto y lo ve como una parte de su vida. No deja que esto lo desanime”.

Ese rasgo sin duda juega un papel importante en la forma en que el hombre de cabello cano ha seguido muy de cerca la química de su cuerpo y lo volvió un experto en unas matemáticas que salvan vidas y que han mantenido su diabetes bajo control.

El ex profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Washington dice que ha tenido éxito porque trata a su cuerpo como a un automóvil y porque sólo come los alimentos suficientes para ese motor.

“Para mantener la diabetes bajo control, sólo hay que comer los alimentos que necesitas antes de realizar actividades”, dijo Krause. “Yo como para mantenerme vivo en lugar de comer todo el tiempo o por placer”, explicó.

Krause tuvo suerte de que se le diagnosticara con diabetes no mucho después de que la producción comercial de insulina la hiciera disponible ampliamente. Era 1926. Tenía cinco años y vivía en Detroit.

El hermano menor de Krause, Jackie, murió de diabetes después de que se le diagnosticó un año antes porque no había insulina todavía.

Krause recuerda cómo su madre, tras haber perdido un hijo por diabetes, pesaba cada pieza de alimentos que comía Krause. Lo mantuvo desde entonces bajo una dieta estricta.

Cuando tenía seis años, él era capaz de inyectarse en los brazos o las piernas con cada comida.



Web-Stat web statistics