Diabéticos, evitemos las trampas


#1

Hace algunos días describí varias trampas que un diabético, llamado Jesús, practicaba. El personaje existió y fui testigo de cómo fue deteriorando su salud. Hay muchísimas más, pero todas se hacen para tratar de engañar al médico especialista y a los seres que se preocupan por nuestro estado de salud.

Lo terrible es que se repiten tanto, que quien las realiza cree que de verdad son prácticas que le ayudarán a mantener niveles normales de glucosa en la sangre. Lo mejor que podemos hacer para evitarlas es:

• Usted se conoce a sí mismo. Sabe que es una persona inteligente, entonces ¿Por qué quiere engañarse? ¿Por qué ofende su propia inteligencia? Reconozca que por más que beba agua, coma frutas ácidas, evite comer azúcar blanca, eleve arbitrariamente las dosis de medicamentos y demás trampas, no obtendrá resultados saludables.

• Confié en su médico; si por algún motivo su confianza en él ha disminuido, busque otro en el que tenga plena confianza. Lo importante es que evite creer que sabe lo suficiente como para enfrentar su condición de diabético sin orientación profesional.

• Grabe en la mente lo siguiente: todas las personas, sin excepción alguna, deben cuidar de su alimentación, de lo contrario padecerán de alguna enfermedad. Si ya enfermaron, una dieta adecuada contribuirá a mejorar su salud. La grasa de origen animal, exceso de carbohidratos, azúcar blanca, bebidas alcohólicas, entre otros, minan la salud de cualquiera. Por el contrario, comer fruta, legumbres, hortalizas, pescado y pechuga de pollo es bueno para la salud.

• Todos los alimentos son deliciosos, si preferimos los que nos dañan se debe a criterios culturales y patrones consumistas que la sociedad moderna ha cultivado. Regrese a disfrutar de los deliciosos sabores de los alimentos saludables, rechace los patrones consumistas y sin sentido.

• Realice actividad física variada todos los días, es un medicamento universal. La vida sedentaria daña la salud, así que: camine, baile, practique algún deporte de conjunto, haga jardinería o cualquier otra actividad física, la que más le agrade.

• Existen medicamentos naturales que ayudan a regular los niveles de glucosa en la sangre, pero no son mágicos, sólo combinados con una dieta adecuada y actividad física darán buenos resultados. Recuerde algo muy importante, todo lo que haga debe estar orientado y supervisado por un profesional de la salud.

• La vida es maravillosa y guarda aún muchas situaciones positivas para usted. Reunimos en nuestro ser un conjunto de características físicas, intelectuales y espirituales cuya combinación es única e irrepetible, la diabetes es sólo una más de ellas. Así que no hay motivo para quejarnos, maldecir, sufrir o llamar a la compasión. Goce de la vida, es un bien inconmensurable que posee.


Web-Stat web statistics