Diagnóstico: en sus marcas, listos ¡fuera!


#1

Por: Lic. Mariana Gómez Hoyos, Psicóloga, Educadora en Diabetes

El diagnóstico de diabetes es con frecuencia un momento de gran estrés y adaptación a cambios. Sin duda no es una etapa sencilla en la vida de cualquier ser humano. Es quizá menos sencillo cuando has vivido muchos años con cierto estilo de vida que de pronto tendrás que cambiar. Tampoco es sencillo si es algún ser querido quien deba someterse a estos cambios que además, son drásticos.

Emocionalmente nos vemos en una montaña rusa, el duelo por la pérdida de la salud es complicado pero esto no quiere decir que no sea uno de los pasos por los que debemos pasar para convertirnos en dueños de nuestra vida, nuestra salud en general y nuestra diabetes.
Aquí te presentamos algunos consejos para esta nueva etapa de tu vida.

1.- En compañía Acércate a tu familia, amistades cercanas y otros. Platicar sobre los cambios en tu vida puede resultar muy útil para evitar caer en una depresión. Comenta lo que sientes, expresa tus sentimientos dejándolos fluir. En caso de que consideres que requieres otro tipo de ayuda busca a un profesional de la salud mental. Estar en paz consigo mismo y con su nueva forma de vivir es muy importante para establecer metas, objetivos y sobre todo para alcanzarlas.

2.- Pares, grupos de apoyo. Estás en el sitio indicado. No, aquí no estás solo, hay muchas otras personas que han vivido lo que estás atravesando y podrán darte palabras de aliento y aprenderás de su experiencia. No eres la primera, ni la última persona en pasar por esta etapa. El primer y quizá más importante paso es el acercamiento a información fidedigna y algunas comunidades en línea (como la que hoy visitas) y grupos de apoyo tienen esta característica principal. Pregunta a tu médico tratante si hay algún grupo al que puedas asistir o alguna asociación cercana a tu lugar de residencia. Ahí también encontrarás a otras personas de quienes puedes aprender y en quienes podrás confiar.

3.- ¿Por dónde empezamos? Al momento del diagnóstico puede parecer que recibimos tanta información que no encontramos pies ni cabeza. Efectivamente, tendrás que aprender mucho en poco tiempo. Toma un receso cuando sientas que esta información es demasiada, dedica tiempo para ti, no dejes tus actividades favoritas y encuentra en ellas momentos de relajación. Entre más relajados y mentalmente listos será más sencillo interpretar la información, discriminarla y tomar decisiones más inteligentes. Si sientes que te ahogas en la información y los datos pide ayuda a la comunidad, pide ayuda a tu equipo de profesionales de la salud. Ellos sabrán orientarte sabiamente.

4.- No olvidemos las otras cosas de la vida. El diagnóstico de diabetes generalmente llega a irrumpir en nuestras vidas. No es raro escuchar de personas que descuidan su matrimonio, a sus amistades e incluso su vida profesional por este nuevo cambio y esta nueva compañera. Recuerda que siempre eres y serás persona, no olvides que eres un individuo con necesidades además de las médicas y físicas. Procura dedicar tiempo para ti y los tuyos donde no sólo platiques sobre diabetes. Tu salud mental y la de tu familia lo agradecerá. Juntos podrán trabajar mejor si conservan esa unión y tiempo de diversión familiar al igual que antes del diagnóstico.

5.- Educación en diabetes: la parte más importante. Conocer sobre nuestra forma de vida y sus vaivenes es siempre la mejor herramienta. Convertirnos en expertos de nuestro manejo, nuestro autocuidado y ser responsables por nuestra calidad de vida es donde radica la diferencia. Estudiar sobre diabetes es no sólo nuestro deber sino nuestro mejor boleto para una vida libre de complicaciones y de calidad inigualable.


#2

Web-Stat web statistics