El alumno con diabetes en la escuela, en clase de educaciÒn fisica


#1

El alumno con diabetes en la escuela. La clase de educación física
Cuando hay un alumno con diabetes en clase es aconsejable que sus compañeros conozcan en qué consiste la enfermedad, qué cuidados requiere y cuál es su tratamiento, de manera que se fomente en el grupo un sentimiento solidario de ayuda hacia su compañero, en caso de que éste no se encuentre bien o experimente algún signo relacionado con los desequilibrios. Es importante explicar por qué su compañero debe inyectarse varias veces al día insulina. En este sentido, tener siempre en cuenta la voluntad del alumno con diabetes, ya que a veces puede sentirse incómodo ante esta situación y pese a la conveniencia de una clase informada, consideraremos siempre los deseos del propio niño. Los criterios de los padres, el equipo médico y el psicólogo escolar, pueden aportar puntos de vista muy interesantes.

Para los jóvenes con diabetes, la clase de Educación Física es tan recomendable como para todos los demás alumnos, por lo tanto pueden realizar ejercicio con sus compañeros, salvo prescripción facultativa en contra. Para ellos, el mejor momento para las clases deportivas es la primera o segunda hora del día, o la primera hora después de comer, con el fin de minimizar el riesgo de hipoglucemias. Si el horario es otro, es aconsejable que el alumno coma algo antes del ejercicio. Si existen síntomas de hipoglucemia no podrá practicar ejercicio, ya que se agravaría su situación. Debe ingerir algún alimento e iniciar la actividad física sólo cuando se encuentre repuesto.

El niño diabético debe conocer cuándo debe administrarse la insulina. Es aconsejable que los padres entreguen a los profesores una copia de la pauta de dosificación impuesta por el médico, ya que el niño podría olvidarlo.

La insulina se conserva una vez abierta a temperatura ambiente durante un mes, por lo que no requiere refrigeración especial. Sin embargo, conviene que el botiquín del centro educativo al que asiste la persona diabética contenga glucosa o azucarillos y dos o tres inyecciones de Glucagón conservadas en nevera, de los que se deberá controlar la caducidad.

Otra de las consideraciones que se han de observar en el colegio será el comedor escolar y las especiales atenciones alimenticias que pudiera precisar el alumno diabético. Se ha dicho, con fundamento, que las personas con diabetes son las que consumen la dieta más sana y saludable, ya que guarda unas proporciones ideales. El niño diabético debe seguir una dieta, pero no olvidar que estará constituida por los mismos alimentos que la de cualquier otra persona, sin incluir normalmente ningún tipo de preparado especial. Sólo deben controlar la ingesta de hidratos de carbono y grasas. Sin embargo, pueden darse casos de diabetes descompensada o que aún no han conseguido controlar las oscilaciones de glucemia y que requieran llevar una dieta especial.


#2

tienes mucha razon en lo que decis mi hija tiene educacion fisica en la tercera hora y mi hija sabe que debe comer algo de hacer educacion fisvca


Web-Stat web statistics