EL AYUNO INTERMITENTE Y LA DIABETES TIPO 2


#1

Historia del ayuno

La humanidad ha ayunado durante todo el tiempo que ha existido. Nuestro ayuno comenzó involuntariamente cuando la comida no siempre estaba disponible y experimentamos tiempos de gran abundancia interrumpidos por escasez. Aprendimos a andar sin comer durante largos períodos de tiempo. Así es como nos desarrollamos como especie. Más tarde, emprendimos el ayuno a propósito por razones espirituales, religiosas y de salud. Históricamente, muchas personas han encontrado que el ayuno tiene una variedad de beneficios, y ahora una gran cantidad de estudios científicos respaldan estas afirmaciones.

¿Qué es un ayuno intermitente?

Todos ayunamos. Ayunamos mientras dormimos y rompemos el ayuno con el desayuno, de ahí el nombre, pero pasar períodos más largos sin comer puede tener muchos resultados positivos. El ayuno tradicional generalmente se entiende como pasar un día completo o más sin alimentos, mientras que el ayuno intermitente se puede lograr de muchas maneras diferentes. Algunas personas en un ayuno intermitente solo se saltan el desayuno y luego no comen nada después de las 7 u 8 p. m. Algunas personas pasan un período completo de 24 horas, dos veces por semana en días no consecutivos, sin comida y luego comen porciones un poco más grandes los otros cinco días. Algunas personas se saltan la cena. Algunos restringen en gran medida las calorías durante dos días separados a la semana. No hay solo una manera de ayunar intermitentemente. Mientras no comamos a propósito durante un período de tiempo determinado, estamos ayunando en alguna capacidad.

Los beneficios del ayuno intermitente

Se sabe desde hace mucho tiempo que el ayuno proporciona beneficios para la salud como mejorar el colesterol y la presión arterial, ayudando con la pérdida de peso, la ansiedad y la depresión, prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson y expandir la “plasticidad sináptica (un marcador biológico del aprendizaje y la memoria)”. [1] Así que el ayuno no solo nos ayuda físicamente sino también mentalmente.

Pero, ¿qué sucede si el ayuno lo realiza alguien diagnosticado con diabetes Tipo 2? Bueno, hay buena evidencia de que el ayuno intermitente no solo mejora la resistencia a la insulina sino que también puede ayudar a revertir la diabetes Tipo 2 por completo.

Uno de los principales beneficios del ayuno intermitente para quienes viven con diabetes Tipo 2 es que disminuye la grasa visceral. Cuando ayunamos, ingerimos menos calorías. Incluso cuando comemos normalmente, o con las porciones ligeramente más grandes en nuestros días sin ayuno, o durante tiempos cuando no ayunamos, nuestra carga calórica total disminuye, al igual que nuestras reservas de glucosa. Cuando la glucosa ya no está disponible para conseguir energía, nuestro cuerpo utiliza cetonas y nuestra grasa almacenada para compensar el déficit. Llevar dietas con restricción calórica o dietas con restricción de carbohidratos puede lograr el mismo resultado, pero a muchas personas les resulta más fácil restringir los alimentos completamente por períodos cortos de tiempo que comer menos o evitar los alimentos tan amados en cada sesión. El ayuno intermitente también ha demostrado que mantiene la masa magra y reduce la masa grasa más que la restricción calórica tradicional, lo que significa que la masa muscular no se pierde al mismo ritmo con el ayuno intermitente que con la restricción calórica.

¿El ayuno intermitente desacelera el metabolismo?

Se ha demostrado que la restricción calórica lleva a una desaceleración metabólica, donde tu cuerpo ajusta la cantidad de calorías que quema a la cantidad que consumes.Sabemos que esto sucede en cierta medida cuando restringimos lo que comemos en cada comida, pero existe un cierto desacuerdo en cuanto a si esto sucede en la misma medida con el ayuno intermitente.

Algunas personas argumentan que el ayuno intermitente realmente puede darle un impulso al metabolismo, mientras que otras dicen que puede tener un mayor efecto perjudicial sobre el metabolismo que la restricción calórica. Pero el punto crucial es que si el ayuno intermitente ayuda a eliminar la grasa que se ha vuelto peligrosa para nuestra salud, entonces los beneficios probablemente superen la posible desaceleración del metabolismo.

Posibles riesgos

La buena noticia es que el ayuno intermitente puede ser una forma más fácil para que muchas personas que viven con diabetes Tipo 2 recuperen su peso a un nivel saludable. La mala noticia es que tan pronto como se detuvo el ayuno intermitente, los niveles de glucosa se revertieron. El ayuno intermitente, como todas las dietas, solo funciona mientras se continúe.

Lo que comemos puede convertirse en un riesgo cuando se vive con diabetes Tipo 2. Este es el caso con cualquier dieta que elijamos y el ayuno intermitente no es diferente. “El mayor inconveniente del ayuno intermitente para las personas con diabetes Tipo 2 es el peligro de una hipoglucemia o nivel bajo de azúcar en la sangre. Por esta razón, se recomienda que los pacientes con diabetes Tipo 2 que deseen seguir estas dietas consulten con un nutricionista o con su profesional de la salud, tanto para controlar cuidadosamente sus azúcares como para ajustar los medicamentos si la hipoglucemia es un problema”. [2] Muchas personas reportan un período de ajuste a esta nueva forma de comer. Inicialmente, uno podría experimentar dolores de cabeza o mareos durante el período de ayuno. Sin embargo, el cuerpo se ajusta rápidamente, y si el ayuno intermitente se realiza de manera deliberada y con la guía de un médico, la insulina se puede reducir e incluso eliminar por completo.

¿Deberías intentarlo?

No existe un modelo único para consumir los alimentos. Cada uno de nosotros tiene que comparar precios y probar varios métodos de comer antes de decidirnos por uno que nos ayude a mantener un peso saludable y que sea sostenible a largo plazo. Para aquellos que viven con diabetes Tipo 2, el ayuno intermitente puede proporcionarnos estos resultados.


#2

Interesante información y me gusta que resalte que de querer intentar este método debe consultarse con el médico, nutricionista. Cada persona tiene que aprender a conocer su cuerpo, que funciona para su organismo. Hay personas que hacen ayunos intermitentes y al momento de comer optan por comidas cargadas de carbohidratos, no controlan las porciones, por lo que aunque puede tener beneficios debe realizarse de manera correcta y siempre teniendo un seguimiento de los valores de azúcar en sangre.


Web-Stat web statistics