El compromiso


#1

Cualquiera puede entusiasmarse, recibiendo suficiente estimulación o inducción.

El entusiasmo te ayudará a ponerte en marcha, pero no es suficiente para mantenerte en movimiento.

El entusiasmo, por su propia naturaleza, termina desapareciendo.
Más allá del entusiasmo inicial, para alcanzar el éxito se necesita compromiso.

El compromiso te mantiene motivado aún mucho después que la novedad se desvanece.
El entusiasmo pone en marcha el proceso hacia el logro. El compromiso vela por él hasta completarlo.
El entusiasmo es una reacción. El compromiso es una decisión voluntaria.

El éxito se alcanza cuando se es capaz de transformar la energía del entusiasmo en un compromiso consistente y duradero. No es fácil. Demanda esfuerzo. Requiere dedicación y concentración.

Necesita un nivel de motivación que va más allá de una emoción momentánea.

Para estar comprometido, primero tienes que encontrar una razón personal poderosa y que tenga sentido, que le dé fuerza a tu compromiso. Luego debes recordar esa razón permanentemente.

El entusiasmo satisface y energiza tanto, por la promesa que trae consigo.

El compromiso es lo que convierte esa promesa en realidad.


Web-Stat web statistics