El CONTROL DE LA DIABETES GESTACIONAL


#1

Cuando a una mujer le diagnostican diabetes durante el embarazo, o diabetes gestacional, se genera un cierto revuelo familiar y surgen comprensibles temores de que ese embarazo constituirá un verdadero problema. Esto no es así, y es conveniente aclarar algunos puntos para llevar tranquilidad tanto a los futuros padres como a los familiares y amigos.

Como comentáramos en una nota previa (Diabetes durante el embarazo) la diabetes gestacional se produce en 7 de cada 100 embarazos; el problema se conoce desde hace mucho tiempo, por lo que ya existe en todo el mundo una amplia experiencia. Se hayan desarrollado diversos planes de control, de tratamiento y de seguimiento que hacen que la diabetes gestacional solamente sea una circunstancia más a considerar durante el embarazo.

Después del parto habrá tiempo para estudiar a la mamá cuidadosamente, para saber qué sucede con su metabolismo y cómo deberá seguir de allí en más.
Pero focalicémonos en las actuales pautas de tratamiento para el control de la diabetes gestacional.

El tratamiento de la diabetes gestacional

Una pauta terapéutica que todo diabético interesado en su enfermedad conoce ampliamente es la de comer en forma saludable y mantenerse en estado activo. Lo mismo se aplica como recomendación durante el embarazo aunque, claro está, con las pautas específicas relacionadas con ese particular momento de la vida femenina.

Las actividades físicas más convenientes, siempre con la anuencia del médico obstetra, son las caminatas y la natación, con ropa cómoda, sin llegar al agotamiento pero con periodicidad y no sólo en forma esporádica o aleatoria.

Con respecto al plan de alimentación, los equipos que asisten a embarazadas con diabetes gestacional suelen contar con una nutricionista que le confeccionará una dieta a medida, pero que reúne algunos principios básicos comunes a todas las futuras mamás con ese problema:

  • Consumo de alimentos de los diversos grupos (dietas variadas, incluyendo fundamentalmente, frutas, verduras y hortalizas y cereales integrales)
  • Control del tamaño de la porción (atrás ha quedado en el tiempo el concepto de que una embarazada debe comer por 2: por ella y por su hijo)
  • Cuidar el consumo de grasa, lo cual se logrará al suprimir o reducir la ingesta de fritos, cereales, quesos duros y fiambres o preparaciones que contienen muchos aderezos, granos, crema, o sal.

De este modo, dieta y ejercicio físico lograrán no sólo mantener el control de la glucemia sino evitar que se produzca una ganancia de peso excesiva, que complique el desarrollo del embarazo y del parto, así como la ulterior evolución de la diabetes.

Un elemento importante es la medicación, que puede ser necesaria para algunas mujeres con diabetes gestacional. El tratamiento farmacológico clásico durante el embarazo ha sido la insulina, habitualmente, en dosis menores que las que suelen necesitar los diabéticos dependientes de insulina, y siempre seguida de controles de glucemia diarios (automonitoreo) que sirven para pautar tipo y dosis de insulina necesaria.

En la actualidad, en muchos países y tras cuidadosas pruebas de seguridad se ha aprobado el empleo de medicación por vía oral, muy semejante a la empleada por mujeres diabéticas no embarazadas. Estos conceptos, que son novedosos, constituyen una línea de tratamiento que tiende a adoptarse pero en la que aun algunos especialistas no coinciden. Por este motivo, tome esta información sólo como orientativa y siga las pautas que le recomiende el obstetra o el equipo que la asiste durante el embarazo.

Como puede verse, no se trata de una gestación llena de problemas y sacrificios sino solamente de un embarazo que debe ser seguido con cautela, con una alimentación equilibrada y actividad física adecuada, elementos que sirven para mejorar la calidad de vida en cualquier embarazo, incluso en aquellos en los que no se desarrolla diabetes gestacional.

Editora Médica Digital, octubre de 2009

http://www.diabetesonline.com.ar/default.asp?pagina=publico/diabetes/art_215.asp


Web-Stat web statistics