El dolor y sus caracteristicas


#1

Durante nuestra vida hemos sentido dolor infinidad de veces, pero ¿sabías que hay distintos tipos de dolor? Y es que sucede que cuando somos presa de este tipo de molestias no sabemos diferenciar entre una u otra clase de dolor. Las distintas clases se pueden caracterizar por su duración, área afectada, periodicidad y respuesta al tratamiento.

Como paciente diabético, debes aprender a diferenciar la gran variedad de dolores, esto con la finalidad de que actúes rápidamente y prevengas complicaciones.

A continuación te mostramos una lista con los distintos tipos de dolores; entérate cuáles son las características de cada uno de ellos.

Ø Dolor agudo: Se distingue por presentarse por un breve tiempo, horas o días. Es intenso y puede causar alarma.

Ø Dolor crónico: Al contrario del anterior, este tipo de dolor puede alojarse en nuestro cuerpo por semanas o meses. Mucha gente llega a acostumbrarse a esta molestia y aprende a convivir con ella.

Ø Dolor sordo: Es una molestia continua hasta que desaparece.

Ø Dolor pulsátil: Igual que el anterior, es un dolor continuo intermitente, parecido a la migraña.

Ø Dolor lacerante: Se caracteriza por el surgimiento de una afección en los nervios.

Ø Dolor continuo: Es un dolor constante y sobre todo, muy intenso.

Ø Dolor intermitente: La intensidad es variable entre los distintos lapsos. Esto se puede aplicar generalmente a un cólico.

Ø Dolor refractario: Se trata de uno de los peores dolores que existen. Y es que a pesar de que hayas ingerido un analgésico para aminorar las molestias y la intensidad de éstas, el dolor no desaparece totalmente y resurge progresivamente.

Ø Dolor somático: La característica de esta dolencia es que se ubica en la superficie de la piel, después de haber reaccionado a un factor externo, ya sea una quemadura o un golpe.

Ø Dolor visceral: Éste se encuentra muy al interior de nuestro organismo, razón por la es difícil describir con exactitud dónde se ubica el dolor. Al no detectarlo oportunamente, la dolencia puede extenderse hacia otras partes del cuerpo.

Ø Dolor neuropático: Este dolor es el más relacionado y frecuente a largo plazo entre los pacientes diabéticos. Se trata de una enfermedad del sistema nervioso en la que sus funciones se ven alteradas. La intensidad del dolor puede ser leve hasta volverse severo y ser causante de una incapacidad. La sensación es similar a un calambre ardiente. El origen de este problema se debe a que distintos padecimientos afectan a la capa protectora de los nervios, llamada mielina, perturbando la transmisión de los impulsos dolorosos al cuerpo.

De qué manera puedes controlar el dolor

Para cada tipo de dolor existe un determinado tipo de tratamiento, pero es el médico el encargado de diagnosticar el fármaco indicado, claro está, dependiendo del nivel de molestia.

En el caso de los pacientes con diabetes es común que el doctor recete los llamados analgésicos centrales opioides de mayor potencia, esto en caso de que la persona en cuestión sufra de dolores neuropáticos. Las dosis pueden variar de acuerdo con el grado del dolor y pueden ser vía oral, intravenosas e intramusculares, generalmente utilizadas en dolencias muy severas.

También hay analgésicos untables, un ejemplo de esto son las pomadas para dolores leves y los parches de morfina, ambos efectivos para controlar el dolor.
Otro método es la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, utilizada en personas diabéticas con traumatismo nervioso.
Las infiltraciones y bloqueos, son otras técnicas que se aplican directamente en los nervios. Aquí son los mismos anestésicos o analgésicos, quienes son los encargados de controlar el dolor una vez instalados en la zona intratecal de la médula espinal, cuyo objetivo es desaparecer los dolores sumamente intensos.
Los reservorios y catéteres son procedimientos utilizados para la aplicación continua de analgésicos; esto ayuda a que el paciente diabético no tenga que inyectarse a cada momento, por lo que es necesaria la aplicación de un catéter epidural por el cual se administra el fármaco cada vez que se manifieste el dolor.
También se encuentran los métodos alternativos, es decir, disciplinas en donde no se administran medicamentos, pero son utilizadas como terapias ya que en numerosas ocasiones el dolor está relacionado con el estado de ánimo de la persona. Dentro de estas técnicas se pueden nombrar a la acupuntura, los masajes, el yoga, el ejercicio, las técnicas de relajación o respiración, la homeopatía, entre otros procedimientos.
Como pudiste observar, el dolor tiene muchas maneras de manifestarse y las molestias pueden ir desde las más leves a las de mayor intensidad. Actúa al menor síntoma de molestia y acude a tu médico lo más rápido posible. Recuerda que al actuar oportunamente podrás evitar otras complicaciones.


Web-Stat web statistics