El extraÑo temor al exito


#1

Había una vez… un rey que habitaba un castillo lleno de riquezas y hermosos jardines, pero que jamás salía a disfrutarlos por ser constantemente presa del miedo a que le robaran o le quitaran la vida. Así que para su protección decidió conseguir a los perros más fieros del condado. Sólo que ahora, lo que le daba miedo eran: los perros. Por lo que decidió encerrarlos en los sótanos de su castillo. Hasta que un día desesperado pidió ayuda al viejo más sabio del lugar:
—Su majestad —le dijo el sabio—, necesito que me acompañe a los sótanos. —Una vez en el sótano e ignorando los fieros ladridos, el viejo se acercó a los caninos para acariciarlos. Ante el asombro del rey, los perros respondieron con toda docilidad.
—Todo lo que necesita mi señor —dijo el sabio— es conocer, enfrentar y hacerse amigo de sus miedos; sólo así los podrá controlar.
Lo mismo nos sucede a muchas personas. Estamos dispuestas a hacer cualquier cosa con tal de no enfrentar nuestros miedos: trabajar más duro, jugar en la cancha chica, o bien, elaborar pretextos y aumentar el ruido en nuestra vida. Esa es la raíz de todo lo que nos impide llegar al éxito, explotar nuestros talentos y escuchar nuestra voz interna.
La pregunta que nos confronta es: “¿A qué le temo?” A continuación te presento algunas de las causas que el doctor Robert Holden —autor del concepto “Fear of Success Indicator” (FOSI, por sus siglas en inglés) — y su equipo, concluyen al respecto:

  1. Miedo a ser visto. Hay personas que no se sienten a gusto con la idea de convertirse en el centro de las miradas, situación que el éxito genera.
  2. Miedo a provocar envidia o celos. Hay quien sabotea su éxito por evitar el rechazo de su pareja, amigos o familia. Es un hecho que cualquier tipo de éxito pone a prueba nuestro ego y el de los demás.
  3. Miedo a ser criticado o atacado. El éxito y la crítica van juntas como las vías del tren. Por lo que habría que tener muy claro el motivo por alcanzarlo. A ti, ¿qué te motiva a lograr el éxito?, ¿es un regalo para otros?, ¿lo buscas para probarte a ti mismo o competir con alguien? ¿Qué tanto criticas a quien destaca en la prensa por un logro?, “cualquiera que lo haga, no se sentirá tranquilo con su propio éxito”, afirma Holden.
  4. Miedo a sacrificarse o perder. Una educación culposa inculca en las personas que “el éxito exige sacrificio”, “el amor exige sacrificio”, “el talento exige sacrificio” y demás. Por eso, hay quienes creen que deben escoger entre el éxito y la felicidad, la carrera y el amor, el bienestar económico y lo que en realidad le apasiona. Pero ojo, el verdadero éxito no te pide sacrificar tus valores, y si lo hace, no es el verdadero éxito.
  5. Miedo a las expectativas. “Lo más duro del éxito, es tener que mantenerlo”, escribió el compositor Irving Berlin. Algunas personas practican el “promedio aprendido” para evitar las expectativas de los demás. Se ponen metas cortas y hacen las cosas medianamente bien para pasar desapercibidas. O bien, nosotros mismos, al elevar nuestras propias expectativas, nos juzgamos miserablemente al no lograr lo propuesto.
  6. Miedo a un costo escondido. Creer que “nada es gratis”, que la vida tarde o temprano nos cobrará el éxito, nos sumerge en una permanente dinámica de negociación, trato o transacción. Por lo que nos conducimos por la vida con el acelerador y el freno puesto.
    ¿Por qué no escuchar al viejo sabio y descender a los sótanos a conocer y entablar amistad con nuestros perros fieros? Es una buena forma de comenzar a deshacernos del miedo al miedo

Web-Stat web statistics