El papel de los carbohidratos en su dieta


#1

Los carbohidratos son el combustible que el cuerpo humano necesita para funcionar, y constituyen una fuente muy importante de energía, de modo que deben estar presentes en toda dieta, incluyendo, por supuesto, a la del paciente diabético.

La mayoría de los carbohidratos proceden de los vegetales. Los granos, verduras de hoja, hortalizas, frutas y legumbres son fuentes de carbohidratos. Los lácteos son los únicos alimentos de origen animal que poseen una cantidad apreciable de carbohidratos.

Hay tres tipos de carbohidratos: los azúcares, los almidones y la fibras, a su vez, se los puede subdividir en simples o complejos, dependiendo de su estructura y del procesamiento que requieran para ser utilizables como fuente energética.

Simples (azúcares): Están formados por unidades simples o dobles de azúcares. Se encuentran en la leche, las frutas y algunos vegetales. Sin embargo, la mayor cantidad de carbohidratos simples en la dieta habitual, son los azúcares añadidos en la preparación de las comidas y los presentes en los alimentos procesados.

Complejos (fibras y almidones): Consisten de combinaciones de cadenas de unidades de azúcares y su procesamiento requiere la operación mecanismos más complejos en el organismo. Los seres humanos no están preparados para digerir las fibras, de modo que éstas no se absorben y no aportan ningún tipo de componente nutritivo. Los almidones, en cambio, son una fuente energética habitual para el ser humano. Están contenidos en los granos y los alimentos preparados a partir de ellos, tales como el pan o las galletas integrales, los cereales y las pastas. Las papas y algunos vegetales, como el maíz, son ricos en almidones.

Entre un 55% y el 60% del total de calorías que se consumen diariamente debe provenir de los carbohidratos. Como no todos los carbohidratos tienen las mismas características, usted debe seleccionar adecuadamente cuáles le conviene consumir.

Entre los carbohidratos simples, es importante que incluya los provenientes de la leche y de los jugos de frutas o vegetales, que no falten en su menú las frutas frescas y que, en cambio, evite adicionar azúcar para endulzar. Naturalmente, puede consumir los vegetales no sólo en forma de jugos, sino enteros, crudos o cocidos, como acompañamiento o plato principal.

Con respecto a los carbohidratos complejos, es recomendable que evite el consumo de los que son ricos en almidón y bajos en fibras, tales como las papas y los granos procesados (no integrales) como el arroz blanco, las pastas elaboradas con harina blanca y el pan blanco. Seleccione carbohidratos complejos que incluyan fibras, legumbres, y granos integrales (con cáscara).

En síntesis, ser diabético no es sinónimo de no poder incluir carbohidratos en el menú. Esto desequilibraría su dieta. Se trata de consumir la cantidad y calidad adecuada, de elegir aquéllos que son más aptos para que la ecuación que relaciona su consumo con el mantenimiento de los niveles adecuados de glucemia, arroje un resultado positivo, a favor de la salud.


#2

Nuevamente GRACIAS, gracias x tan buena informacion!
Buen domingo,


#3

Al contrario Maria Lucia, gracias por leer mis aportaciones a la comunidad, para mi es un placer poder contribuir a informar mas sobre esta dulce enfermedad … Besos !


#4

Muy ok tu informe ahijada, no olvidar también de la buena selección de estos carbohidratos según su índice glucémico.
Además como afecta menos el subir la glucemia según los preparados culinarios.
Un abrazo.
Sandra Lis tu tocaya y madrina ja ja ja


Web-Stat web statistics