El peligro de las dietas novedosas


#1

por Dra. Aldina Chaverri Villalobos

En nuestro país han venido creciendo los índices de sobrepeso y obesidad y a la par de esto, han crecido las empresas o lugares donde ofrecen rebajarle los kilos de grasa de mil y una formas distintas. Hay que ser cuidadoso con el tipo de dieta que se practica.

Primero que todo debe contar con asesoría médica y nutricional, obviamente con profesionales calificados en cada especialidad. De alimentos todo el mundo “habla y sabe”. No se deje confundir con ofrecimientos mágicos que le prometen bajar muchos kilos sin ningún esfuerzo, a veces poniendo en riesgo su vida.

Un buen programa para control de peso incluye una dieta nutricionalmente equilibrada y además induce al paciente a mejorar los hábitos alimentarios y a mantenerlos después de disminuir su peso y su grasa corporal. Esto permitiría mantener por años el peso alcanzado, guiado también con un plan de mantenimiento que se puede ajustar periódicamente conforme varíe la edad y actividad física del paciente. La pérdida de peso con este plan puede variar, pero una pérdida de peso en una mujer adulta puede ser de entre 500 gramos a 1.000 gramos por semana y en un hombre adulto 1.000 gramos semanales. Aunque parezca lento, en realidad no lo es, ya que es constante si se siguen los lineamientos del plan. Es importante que la persona conozca esto para que pueda mantener expectativas realistas. Eso sí, hay que tener constancia, variar los alimentos, buscar nuevas ideas de preparación de alimentos (el profesional en nutrición le puede ayudar). En realidad, el paciente consume menos cantidad de los alimentos muy calóricos que antes consumía y por lo general, lo que aprende es a tomar decisiones cada día acerca de cuáles alimentos son los más adecuados.

DIETAS “DIFERENTES”

Debido a que muchas personas no logran seguir un plan como el anterior, suelen buscar opciones más “rápidas”. Muchas están basadas en conceptos equivocados sobre nutrición y llegan, a veces, a poner en riesgo la salud del que las practica.

En un plan equilibrado, la energía proviene principalmente de los carbohidratos; en las dietas modificadas o “novedosas”, a veces se incluye poca o casi nula cantidad de carbohidratos, a veces exceso de grasa, en otras dietas se permite consumir grandes cantidades de carne y grasas a la vez. Las dietas de bajas calorías, pero a la vez muy bajas en carbohidratos, se asocian a un adelgazamiento rápido al inicio debido a que organismo descompone algunas sustancias para obtener glucosa (azúcar) y en este proceso se elimina agua. Se pierde gran cantidad de líquido por medio de la orina. Ocasionan cetosis, la cual puede producir pérdida de apetito (comen menos). La cetosis y acidosis pueden provocar desmineralización de los huesos y promover osteoporosis. Otros posibles efectos serían las alteraciones menstruales, colesterol alto, acentuar un problema de ácido úrico y formación de cálculos renales.

Se ofrecen también alimentos milagrosos o mágicos que “queman” las grasas (productos comerciales), menús rígidos, a veces prohíben hacer actividad física, los alimentos son repetitivos, se eliminan totalmente grupos de alimentos, o la dieta incluye por ejemplo solo frutas o solo verduras no harinosas o solo carnes, por ejemplo. Si el paciente tiene algún padecimiento, no lo toman en cuenta. Cuando las comidas son monótonas, el momento de comer es desagradable y aburrido, induciendo a que la persona coma aún menos, por lo tanto, sí hay una pérdida de peso al inicio. Algunas dietas “populares” sugieren comer un solo alimento, por ejemplo, la dieta de la toronja, la dieta del huevo y muchas otras similares, que también son muy desagradables y además no contienen, en modo alguno, los nutrientes completos que un individuo necesita. También se ofrecen en el mercado “dietas líquidas” o bebidas con cierta cantidad de nutrientes (aunque no siempre balanceados) que sustituyen todas o algunas comidas del día.

Muchas dietas “novedosas” hacen una separación de la vida diaria, no son realistas, piden comprar productos o alimentos caros, no promueven cambios a largo plazo y pueden causar graves problemas de salud si se practican por un tiempo moderado o prolongado. Siempre busque primero la opinión y asesoría del profesional en salud indicado antes de iniciar cualquier plan de alimentación para control de peso.

Fuente: Redacción Diario Extra


#2

Una manera de identificar esas dietas son esas que “los médicos se han negado a aceptar porque están vendidos a las farmacéuticas” o esas que “El autor da conferencias en todo el mundo a publico no especializado y prefiere publicar un libro de editorial dudosa en lugar difundirlo en foros especializados revisados por un esquema de pares”


Web-Stat web statistics