Emociones ¿dulces?


#1



En más de una ocasión he sentido frustración y desesperación al vivir con diabetes, la pena por mí misma y la auto -victimización fueron mascaras dignas de vestir cuando las cosas iban mal siendo fácil culpar a la diabetes de ese poco sano estado de mi cuerpo, fue sencillo poner a la enfermedad como causa para no confrontar miedos a ser yo verdaderamente, fue fácil esconder en la diabetes el pánico a salir de mi zona de confort y por responsabilizarme de mi misma. Bien dicen que lo que cuando no se usa la cabeza el cuerpo lo paga…
Emociones no resueltas causaron estragos en mi autoestima y mi apreciación hacia la vida sin entender jamás que al ignorar la enfermedad era ignorarme a mí misma, y me odie, odie esa vida de cuidados especiales, del no poder hacer lo que los demás hacían, me odie a mí misma y odie a mi diabetes, porque “gracias a ella” me sentí incomprendida, rechazada, sola y abandonada a un destino que no quería enfrentar.
Al cabo del tiempo por obra y gracia de la Divina Providencia puse a un lado esas premisas histéricas y me dedique a vivir la vida como venía diciéndome que: “Si quería vivir debía hacerlo bien”… Así que corte por lo sano con las cosas no sanas de mi vida y me refugie en la vanidad para superar la diabetes. En este intento por ser y estar bien conmigo misma definitivamente deje de odiar a la “Betty”, por que ciertamente he aprendido de ella, con ella y por ella pero aún más de mi misma y de mi proceso de vida.
Con años de terapia encima y ansia por aprender se dio en mi vida una apertura espiritual que me ha permitido entender cosas con respecto a las emociones que se disparan en mi vida, y en un intento por no dañar a terceros he puesto –mis emociones- en perspectiva descubriendo mil razones de ellas y de mí.
En si las emociones son un vehí■■■■ de comunicación que nos dan mayor sabiduría y un punto de vista superior así como profundo, pero tendemos a usarlas –las emociones - solo para defendernos o para definir quiénes somos y que estamos sintiendo.
Si el enojo es tu pan de cada día, -porque no puedes controlar tu diabetes-, -porque no te gusta llevar una dieta-, -porque la diabetes merma tus días-, -porque te sientes diferente-, -porque crees que nadie te entiende- o –que la vida no es justa- o – que no mereces la vida que tienes- o simplemente porque consideras que vives un castigo divino y tu vida sería otra sin la diabetes-solo te pido que mires dentro de ti y trates de pensar porque te sientes así, la respuesta a cualquiera de estos supuestos es el miedo que nos da no tener control, eso nos hace sentirnos en peligro y bien sabes que con la diabetes vives corriendo “peligro” - ya sea en tu integridad física, tu seguridad, tu orden, la manera en la que acostumbras hacer las cosas o el modo en que las “controlas”-…
Ahora te pido que respires hondo y te preguntes:

• ¿Realmente estoy en peligro?
• ¿Estoy amenazando mi seguridad por esto?
• ¿Realmente voy a perder algo?

Por supuesto hay respuestas afirmativas, NO CUIDARSE te brinda siempre el peor escenario en el futuro más cercano, gastos insostenibles y una calidad de vida nefasta, pero igual al contestarte estas preguntas con todo lo demás que no tiene nada que ver con tu “padecimiento” podrás ir descubriendo la raíz de tus emociones y abrirte ante la posibilidad de aprender sobre ti mismo, quien eres y como puedes vivir mejor emocional, espiritualmente y físicamente.
La diabetes de acuerdo a muchos especialistas es la somatización (un síntoma físico de un problema emocional) de una vida dramática, amarga, sin esperanza y amor propio.
Enojarte con la diabetes NO ayuda a controlarla, solo te pone en una disyuntiva errónea sobre la vida misma.
No se puede jugar con la salud, NO se puede experimentar con la misma, pero si se puede en primer lugar aceptar que tienes diabetes y después entender que te dicen tus emociones para ayudare a controlar la enfermedad y vivir mejor la vida.
Vive y emana tu proceso, vive dignamente con diabetes.

Bibliografía (que leí para poder escribir esto)
“You can heal your life” Louise Hay
“Love what it is” Katie Byron

Visita mi blog :)
http://moniquedivabetic.blogspot.com/


#2

HOLA MONICA

CUANDO TE LEO ME REGOCIJO POR LO QUE LEO Y ME SIENTO MUY CONTENTA POR TI.

LA MAYORIA DE LAS PERSONAS NO ATENDEMOS, CUIDAMOS, EDUCAMOS, FORMAMOS, NUESTRAS EMOCIONES, CUANDO ELLAS SON UNA PARTE DEL TODO QUE SOMOS INSUSTITUIBLE Y CON EL CUAL VIVIMOS DE MANERA ADECUADA O INADECUADA DE ACUERDO A NUESTRAS ACCIONES.

ME SIENTO MUY CONTENTA CUANDO LEO A OTTO Y EN ESTE CASO A TI, POR EL TRABAJO DE CONOCERSE, Y CRECER COMO PERSONA.

MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR CON NOSOTROS LO QUE ERES.

UN ABRAZO CALIDO, MUJER SENSITIVA, EMPRENDEDORA Y LUCHADORA

MARTHA EUGENIA


#3

Mónica! Siempre acertada en lo que escribes. Es muy cierto; nuestras emociones mueven el organismo de cada uno de nosotros. Siempre me he preguntado cuál de mis emociones detono mi diabetes, que es lo que mi cuerpo me quiere avisar con esto? Y la verdad aun lo sigo preguntando. He podido aprender a vivir con mi diabetes, pero aun no he podido aprender a controlar mis emociones, tal vez guardo muchas cosas que dañan a mi cuerpo y quiero trabajar en ello, aprender a vivir controlando mis sentimientos. Es muy difícil hacerlo, pero vale la pena intentarlo.

Gracias por compartir… Recibe un fuerte abrazo…!


#4

Gracias, yo tengo años investigando mis emociones y si cuesta mucho aclarar la mente y ser objetivo, pero siempre hay opciones, siempre hay buenas respuestas. He aprendido que, si te remotas a tus primeros años encontraras las claves de quien eres, por que eres y como eres, asi como todo lo que debes dejar atrás y todo el perdón que te mereces y se merecen tus padres por que ellos son quienes nos marcan la vida sin mala intención. Lo único que puede uno hacer ahora es ser consciente de ese legado y no transmitirlo a nuestros hijos. Y no quiero decir que fuimos abusados o algo peor simplemente tomamos energia y le damos significado... Buen día mis amigos


#5

MONICA
A MI SIEMPRE ME HA GUSTADO LA PSICOLOGIA Y AL PASO DE LOS AÑOS Y DE INVESTIGAR HE ENCONTRADO EL ENEAGRAMA, PARA MI ME HA DEJADO UNA RIQUEZA INCALCULABLE EL CONOCERME Y PODER ACTUAR PARA MEJORAR, ESPECIALMENTE EN EL AREA EMOCIONAL.

Y CONCORDAMOS EN EL PNTO, ERES LO QUE EN TU NIÑEZ APRENDISTE Y AHORA CONCIENTE O NO VIVES. PERO CON LA OPORTUNIDAD DE MEJORAR SI LO HACES CONCIENTE Y SUPERAS.

UN ABRAZO CALIDO
MARTHA EUGENIA


Web-Stat web statistics