En septiembre 2009, UN ALPINISTA ESPAÑOL SERA EL PRIMER DIABETICO EN VIAJAR AL ESPACIO


#1

Un alpinista español será el primer diabético en viajar al espacio

Se someterá a tres experimentos científicos relacionados con su enfermedad.

En órbita probará una nueva clase de insulina que se inyecta sólo tres veces a la semana.

Un alpinista español se convertirá en septiembre de 2009 en el primer diabético que irá al espacio, en un viaje orbital alrededor de la tierra, donde se someterá a tres experimentos científicos relacionados con su enfermedad y probará una nueva clase de insulina.

Josu Feijoo, natural de la ciudad vasca de Vitoria, ya se ha prestado en anteriores ocasiones a probar nuevas técnicas, como las que permiten transmitir los valores de glucosa en sangre a los médicos en tiempo real y desde cualquier lugar del mundo.

Como alpinista, Feijoo ha logrado coronar el Everest (Asia), Elbrus (Europa), Mckinley (América del Norte), Vinson Massif (Antártida) y el Kilimanjaro (África) y le quedan dos cimas para conquistar las siete montañas más altas de los continentes.

Su sueño de niño de ir al espacio está a punto de cumplirse gracias al patrocinio de un empresario, y para ello ya se ha comprado un casco de astronauta.

El viaje

El español subirá a bordo de la nave VSS Enterprise, propiedad de VirginGalactic, que despegará desde la base del desierto de Mojave, en California (EEUU), y alcanzará una altura de 135.000 metros.

Allí se trasladará 10 días antes del vuelo para prepararse físicamente para el viaje que durará entre cuatro y cinco horas.

Dos astronautas profesionales le enseñarán cómo comportarse en el espacio, aunque por el momento sólo le han dicho que es conveniente que en esa fecha pese 65 kilos y tenga una frecuencia cardiaca baja.

Hace 18 años, cuando tenía 23 años, le detectaron la diabetes, del tipo más agresivo, y desde entonces tiene que pincharse cuatro veces al día.

Pruebas de insulina.

En el espacio probará una nueva insulina que ya se ha experimentado en tierra con animales y con pacientes diabéticos, que permite “pincharte” sólo tres veces a la semana, en lugar de hacerlo a diario.

Su efecto dura entre 48 y 55 horas, y de lo que se trata es de comprobar si sus efectos no se pierden en el espacio exterior.

Para ello, accederá a la nave con valores de glucosa en sangre altos y no se pinchará la insulina hasta que esté en el espacio.

También probará un nuevo medidor de glucosa en sangre con un sistema de tele-medicina incorporado y cada 15 minutos transmitirá a la tierra los resultados de sus análisis.

El tercer experimento consistirá en extraerse 10 mililitros de sangre para comprobar si los niveles de proteínas varían sin gravedad.

Aunque no tiene miedo, Feijoo ha hecho el testamento vital “por si acaso”.

Dice que en caso de que la nueva insulina no funcionase correctamente, tiene margen de tiempo suficiente, hasta que aterrice la nave, para que su vida no corra peligro.


Web-Stat web statistics