Fármacos, dieta y ejercicio, pilares terapéuticos en diabetes


#1

Fármacos, dieta y ejercicio, pilares terapéuticos en diabetes
24 de Marzo de 2009 | escrito por normapernett | clasificado en Medicina del Deporte
El ejercicio sin control puede aumentar la mortalidad en diabéticos; sin embargo, una práctica controlada es muy beneficiosa, según un programa con 120 pacientes que ha realizado Luis Pablo Rodríguez, presidente de la Comisión Nacional de Medicina Física y Rehabilitación.
En 1891 Fernando LaGrange afirmó que “el gimnasio era el mejor sitio para quemar el azúcar”. Esta afirmación -hecha antes del descubrimiento de la insulina- aclara la importancia de la actividad física para el control de la diabetes. Sin embargo, el estudio Accord (Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes) mostró que no vale cualquier clase de deporte y que si los diabéticos realizan ejercicio sin supervisión incrementan la tasa de mortalidad. “El estudio Accord se suspendió porque aumentó la mortalidad en los sujetos diabéticos que se encontraban en el grupo que hacía ejercicio”, afirma Luis Pablo Rodríguez, presidente de la Comisión Nacional de Medicina Física y Rehabilitación, que ha pronunciado la conferencia Actividad física cardiovascular en la medicina física preventiva de la diabetes mellitus tipo 2, en la Real Academia Nacional de Medicina.

Entonces, ¿los diabéticos pueden hacer deporte? Rodríguez es claro: “Por supuesto que pueden hacer deporte y deben hacerlo. El problema de Accord es que se recomendó a los diabéticos que hicieran todo el ejercicio que pudieran y a la máxima resistencia”. Esto es un problema, porque muchos diabéticos tienen hipertensión, y un ejercicio sin control puede empeorarla, lo que aumenta el riesgo de problemas cardiacos.

Control
“El deporte en diabéticos debe estar controlado y se deben realizar actividades individualizadas”. El equipo de Luis Pablo Rodríguez, en colaboración con el Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, ha realizado un estudio con 120 diabéticos tipo 2 durante dos meses. A cada enfermo se le recomendaba una práctica deportiva durante 3 días a la semana que constaba cada una de un calentamiento, 30 minutos de cicloergómetro, 10 minutos de ejercicios de fuerza-resistencia al 60 por ciento de consumo máximo de oxígeno, y estiramientos finales. A estos pacientes no sólo se les recomendó la práctica deportiva sino también una dieta, y se les prescribió antidiabéticos orales. Después de los dos meses del estudio se comprobó que la hemoglobina glicosilada había descendido un 0,73 por ciento en los pacientes que realizaron el programa de ejercicio. En el grupo de enfermos más obesos -que eran los que tenían la HbA1c más alta- el ejercicio causó un descenso del azúcar en sangre en igual proporción que el que produjeron el consumo de antidiabéticos orales.

El equipo del Clínico ya ha reclutado a 130 mujeres con diabetes tipo 2 gestacional que están realizando un programa de ejercicio para ver si mejoran sus niveles de azúcar. “Los tres pilares del tratamiento de la diabetes son los fármacos, la dieta y el ejercicio físico; sin embargo, este último no vale de cualquier manera. Esta contraindicado en enfermos con miocardiopatía, hipertensión asociada al ejercicio, hemorragias de retina, diálisis, aneurisma aórtico, inestabilidad o arritmias, insuficiencia cardiaca, infección activa o reciente y tromboflebitis”.

¿Alta o baja intensidad?
Un estudio publicado en Endocrine Disorders ha mostrado que una sesión de ejercicio reducida pero intensa cada dos días puede ser muy beneficiosa para reducir el riesgo de diabetes. El trabajo, realizado por la Universidad Herior-Watt de Edimburgo, en el Reino Unido, ha analizado a 16 varones sedentarios a los que se ha controlado durante la realización del programa. El ejercicio pretendió reducir al máximo el tiempo de práctica;, para conseguirlo se idearon tablas de ejercicio intenso en series de no más de 30 segundos y se comprobó que mejoró la absorción de glucosa. Stefano Balducci, profesor de la Universidad de la Sapienza, en Italia, ha realizado otro estudio con más de 600 enfermos. El investigador cree que las personas que tienen diabetes pueden hacer deporte de alta intensidad aunque siempre teniendo en cuenta factores como la dieta, la insulina y la duración. (Tomado de: www.diariomedico.com por Alberto Bartolomé


Web-Stat web statistics