Glosario


#1

AutocontrolEl Autocontrol del diabético consiste en que el propio paciente se haga una serie de análisis y reconocimientos sencillos. Para esto hay una amplia disponibilidad de instrumentos y técnicas que le permiten conocer, en cualquier momento, los niveles de glucosa en la sangre.

Los análisis pueden ser realizados en la casa, en el lugar de trabajo, en el colegio o en cualquier lugar donde el paciente desarrolle sus actividades habituales.

El médico es la persona que aconsejará sobre cada técnica y programará su frecuencia, horario y momentos más oportunos para realizar el análisis.

Una persona con diabetes que conoce su enfermedad puede darse cuenta, antes que nadie, de los síntomas de alerta y evitar de este modo complicaciones.

Si el paciente se responsabiliza de su tratamiento, será una persona independiente y podrá llevar una vida normal.

AzúcarClase de carbohidratos con sabor dulce. El azúcar es un combustible de rápida y fácil utilización por el organismo. La lactosa, la glucosa, la fructosa y la sucrosa son todas azúcares.

Carbohidratos
Una de las tres clases principales de alimentos y fuente de energía, junto a las proteínas y grasas. Los carbohidratos son principalmente azúcares y almidones que el organismo desintegra para convertir en glucosa (azúcar simple del que puede valerse para alimentar sus células). Asimismo el organismo emplea los carbohidratos para la elaboración de glucógeno, sustancia que es almacenada en el hígado y los músculos para uso futuro. Si el cuerpo no cuenta con suficiente insulina o no puede usar adecuadamente la que tiene, se altera el metabolismo de los carbohidratos produciéndose la diabetes.

CardiopatíasEnfermedades y problemas con relación al corazón y los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares); el sistema circulatorio. Las enfermedades coronarias son lesiones de los vasos que llevan sangre al músculo cardíaco. Al no circular suficiente sangre se produce inadecuada oxigenación, llamada isquemia cardíaca. Los diabéticos corren mayor riesgo de contraer enfermedad coronaria.

Diabetes MellitusLa Diabetes Mellitus ocurre cuando el organismo no utiliza el azúcar de la manera que debería hacerlo. Para tener la energía para poder llevar a cabo las actividades diarias, el cuerpo humano requiere azúcar, y lo obtiene al convertir los alimentos en glucosa (una forma de azúcar).

Se presenta diabetes cuando el organismo trata de utilizar el azúcar en la sangre para obtener energía, pero no puede lograrlo porque el páncreas no produce suficiente cantidad de la hormona insulina, o porque le es imposible aprovechar la insulina con que cuenta. Usualmente producen insulina las células beta en lugares del páncreas denominados islotes de Langerhans. La diabetes mellitus también recibe el nombre de diabetes sacarina.
Hay dos clases principales de diabetes sacarina: la diabetes insulinodependiente (Tipo I) y la diabetes no insulinodependiente (Tipo II).

Diabetes Insulino-dependiente
Estado crónico en el cual el páncreas produce poca o ninguna insulina. Se le imposibilita entonces al organismo el utilizar la glucosa (azúcar sanguíneo) para obtener energía. Por lo regular, es repentino el comienzo de la diabetes insulinodependiente. Son signos de esta enfermedad la sed intensa, el hambre, la necesidad de orinar a menudo y la pérdida de peso.

Para tratar su enfermedad, la persona tiene que inyectarse insulina, seguir un plan de dieta establecido y hacer ejercicio todos los días. La diabetes sacarina insulinodependiente se presenta por lo regular en los niños y en los adultos menores de 30 años. En el pasado se denominaba esta diabetes “diabetes juvenil”, “diabetes de comienzo juvenil” y “diabetes propensa a la cetosis”. Otro nombre es diabetes de Tipo I.

Diabetes no insulino-dependiente
Es la forma más corriente de diabetes. Alrededor del 90% de los diabéticos tienen esta clase de la enfermedad. Al contrario de la diabetes insulinodependiente, en la que el páncreas no produce insulina, en la diabetes no insulinodependiente generalmente el páncreas produce algo de insulina, aun cuando podría no resultar suficiente. Sin embargo, porque se produce algo de insulina, estos enfermos con frecuencia pueden controlar la diabetes no insulinodependiente mediante dieta alimenticia adecuada y ejercicio regular.

Si no, quizás necesiten combinar la insulina o una píldora con la dieta y el ejercicio. Además, algunos enfermos pueden contar con gran cantidad de insulina, pero son resistentes a su acción. Por lo general, la diabetes no insulinodependiente se presenta en los mayores de 40 años. La mayoría de las personas con este tipo de diabetes tienen sobrepeso corporal. En el pasado era conocida como “diabetes del adulto”, “diabetes de la edad madura”, “diabetes resistente a la cetosis” y “diabetes estable”. Se le denomina también diabetes Tipo II.

Diabetes Gestacional
Clase de diabetes que puede presentarse en la mujer embarazada. En la segunda mitad de la gestación el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre puede ser más elevado de lo normal. No obstante, al terminar el embarazo se normalizan los niveles de glucosa en alrededor del 95% de todos los casos.

Glicemia
La glicemia o glucemia se refiere al nivel de azúcar que se detecta en la sangre. Al nivel normal se le llama Euglicemia. La Hipoglicemia es el nivel demasiado bajo de glucosa en la sangre. Ocurre esto cuando el diabético se ha inyectado demasiada insulina, no ha comido lo suficiente, o ha hecho ejercicio sin alimento adicional. Las personas con hipoglicemia pueden sentirse nerviosas, temblorosas, débiles o sudorosas y tener dolor de cabeza, visión borrosa y hambre.

Por lo general, el tomar pequeñas cantidades de azúcar o de jugos o alimentos azucarados ayudará a que se sientan mejor en cuestión de 10 a 15 minutos. La Hiperglicemia es la detección de un nivel demasiado elevado de glucosa en la sangre; signo de que la diabetes está fuera de control. Muchos factores pueden causar la hiperglicemia. Se instala cuando el organismo no cuenta con suficiente insulina o no puede utilizar la insulina con que cuenta para convertir la glucosa en energía.

Son signos de hiperglicemia la sed intensa, la sequedad de boca, y la necesidad de orinar frecuentemente. En las personas con diabetes insulinodependiente puede provocar cetoacidosis diabética.

Glucosa
Azúcar simple presente en la sangre. También se denomina dextrosa. La glucosa sanguínea es el principal azúcar que el organismo elabora a partir de los tres elementos alimenticios: proteínas, grasas y carbohidratos, pero mayormente de estos últimos. La glucosa es la fuente principal de energía para las células vivas y llega a cada una de ellas por la corriente sanguínea. No obstante, sin la ayuda de la insulina, las células no pueden utilizar la glucosa.

Insulina
Hormona que ayuda al organismo a utilizar la glucosa para obtener energía. Las células beta del páncreas (en lugares denominados islotes de Langerhans) producen la insulina. Cuando el organismo no puede producir suficiente insulina, es necesario inyectarse insulina obtenida de otras fuentes, esto es, bovina, porcina o humana (proveniente de ADN recombinante) o insulina humana (semisintética, derivada de insulina porcina).

Lípidos
Las grasas o lípidos facilitan al organismo el uso de algunas vitaminas y mantienen sana la piel. Son la principal forma en que el cuerpo humano almacena energía. Los alimentos contienen dos clases de grasas: las saturadas y las no saturadas.

Las grasas no saturadas, que comprenden las grasas monoinsaturadas y las grasas poliinsaturadas, son líquidas a la temperatura ambiente y provienen de aceites de plantas, como el olivo, maní, maíz, algodón, girasol, alazor y soja. Estas grasas tienden a reducir el nivel de colesterol en la sangre. Las llamadas grasas poliinsaturadas son una forma particular de las grasas no saturadas.

Las grasas saturadas son sólidas a temperatura ambiente y provienen principalmente de productos alimenticios animales. Como ejemplos tenemos la mantequilla, manteca, grasa de las carnes, grasa sólida para pastelería, aceite de palma y aceite de coco. Tienen la tendencia a elevar el nivel de colesterol.

Páncreas
Organo situado detrás de la parte inferior del estómago, del tamaño aproximado de la mano. Que secreta insulina para que el organismo pueda utilizar la glucosa como energía. También produce enzimas que ayudan a la digestión de alimentos. Por todo el páncreas se hallan lugares denominados islotes de Langerhans. Cada una de las células en estos sitios tiene un fin determinado: las células alfa producen glucagón, que eleva el nivel de glucosa en la sangre, las células beta producen insulina y las células delta producen somatostatina. Existen otros tipos celulares, cuya función no es bien conocida.

Presión arterial
Es la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Se miden dos valores de presión arterial: la más alta, o sistólica, que ocurre cada vez que el corazón bombea sangre en los vasos sanguíneos, y la más baja, o diastólica, que ocurre cuando el corazón descansa. En la lectura de presión arterial de 120/80, por ejemplo, 120 es la presión sistólica y 80 es la diastólica. Se considera que un resultado de 120/80 está dentro de los valores normales. Si la presión arterial es demasiado alta, puede causar problemas graves como ataque al corazón y derrame cerebral.

Polidipsia Sed intensísima que dura por mucho tiempo; es signo de diabetes. Polifagia Hambre voraz; es frecuentemente un síntoma de diabetes. A pesar del aumento de la alimentación, los diabéticos con polifagia es frecuente que adelgacen.

Poliuria
Necesidad de orinar frecuentemente; es signo usual de diabetes.

Retinopatía
La retinopatía diabética es la enfermedad de los capilares (vasos sanguíneos pequeños) de la retina del ojo. Al iniciarse esta enfermedad, se agrandan los capilares de la retina y dejan escapar un poco de líquido en el centro de ella; debido a esto, se nubla la vista. Alrededor del 80% de las personas que presentan este derrame ocular nunca tienen dificultades visuales de importancia y la enfermedad no avanza más allá de la primera etapa. Pero, en la segunda etapa, el daño a la vista puede ser más grave. Crecen muchos capilares diminutos nuevos.

Este proceso se llama neovascularización. Estos vasos sanguíneos pueden romperse y sangrar dentro del gel transparente que llena el centro del ojo, y bloquear la visión. Podría formarse además tejido cicatrizal cerca de la retina, separándola del fondo del ojo. Esta segunda etapa, la retinopatía proliferativa, puede conducir al menoscabo de la visión y hasta a la ceguera.

Vasculopatía
Son efermedades o problemas relativos al sistema vascular. La enfermedad vascular periférica es obstructiva de las arterias de las piernas y los pies. Los diabéticos son más propensos a esta enfermedad que los no diabéticos. Los síntomas son dolores al caminar y molestias en piernas y pies. En los casos más graves, se llega a tener lesiones necróticas e infecciones, principalmente en los dedos. Los diabéticos podrían reducir el riesgo de contraerla cuidando con esmero de los pies, no fumando y manteniendo bajo control tanto su presión arterial como su diabetes.

La enfermedad macrovascular afecta los grandes vasos sanguíneos, que consiste en su endurecimiento y engrosamiento, con disminución de la circulación. Los diabéticos son más propensos a este tipo de problema arterial, que suele verse en los que han sufrido la enfermedad por largo tiempo. La enfermedad microvascular ataca los vasos sanguíneos más pequeños (microscópicos) que suele presentarse cuando se sufre de diabetes por largo tiempo.

Las paredes de estos vasos presentan una serie de alteraciones por las cuales pueden tener pérdidas sanguíneas, escape de proteínas y disminución de la velocidad de flujo sanguíneo. Como consecuencia, las células que no reciben suficiente sangre pueden lesionarse. La enfermedad microvascular afecta a muchas partes del cuerpo, pero el lugar donde se la diagnostica con más facilidad es en la retina.


Web-Stat web statistics