Guia de actividad fisica


#1

Una práctica saludable
La actividad física es de enorme importancia en el adecuado tratamiento de la diabetes; además proporciona beneficios a la salud en general, tanto física como psíquica (recreación).
Debe poner especial énfasis en la realización de una actividad física, ya sea caminar, gimnasia o deporte, teniendo en cuenta sus preferencias, edad y aptitud física.
Se beneficiará en mayor medida cuando pueda prolongarla por tiempo indefinido.
La práctica regular y programada de actividad física (caminata, ciclismo, natación, tenis, etc.), siempre consensuada con el médico y acorde a las posibilidades del paciente, mejora la calidad de vida y ayuda a mantenerse metabólicamente estable:
Disminuye los niveles sanguíneos de azœcar al incrementar el consumo de glucosa por parte de los mœsculos.
Mejora la acción insulínica, tanto de la propia como de la aplicada.
Ayuda a mantener una mejor circulación sanguínea en los miembros inferiores.
Moviliza las grasas de depósito; colabora en la pérdida y mantenimiento del peso corporal.
Aumenta la actividad de la insulina inyectada en pacientes insulino dependientes.
Muy importante en la prevención de afecciones cardíacas y respiratorias.
La ejercitación muscular permite un mejor aprovechamiento de la insulina.
En las personas bajo tratamiento farmacológico (comprimidos y/o insulina), es necesario prevenir una posible hipoglucemia.
Se recomienda consumir un poco más de alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pastas, cereales, gaseosas comunes, jugos de fruta) antes, durante o después del ejercicio.
Guía de actividades
Esta serie de ejercicios puede ser una ayuda práctica para quienes no realizan actividad física habitual, o para complementar dicha actividad.

No insumen más de media hora diaria y es necesario practicarlos en un ambiente tranquilo, si es posible con mœsica suave y con ropa cómoda (remera y short o jogging amplio, zoquetes de algodón y zapatillas).

Antes de empezar, respire profundamente y expulse el aire despacio.

1.- Apoye las manos en el respaldo de una silla y flexione las dos piernas a la vez, doblando las rodillas, cinco veces.
Con el mismo apoyo, mueva ambos pies parándose en punta y apoyando el talón en forma alternativa.

2.- En la misma posición, manteniéndose erguido, lleve la rodilla al pecho, cinco veces con cada pierna, en forma alternada.

3.- Colóquese a un costado de la silla y sosténgase con una mano.
Mueva una pierna hacia adelante y hacia atrás cinco veces sin tocar el piso. Repita la rutina con la otra pierna.

4.- Párese con las piernas juntas y los brazos extendidos. Rote los hombros hacia atrás varias veces.

5.- Sin cambiar de posición, levante los brazos sobre la cabeza, bien alto. Flexione el cuerpo llevando los brazos hacia el suelo sin flexionar las rodillas, hasta donde llegue sin exigirse. Repita la rutina cinco veces.

6.- En la misma posición, con una mano en la cintura. Estire el otro brazo hacia arriba y flexione la cintura hacia el lado contrario.
Repita la rutina ocho veces en forma alternativa hacia ambos lados.

7.- Recostado de lado sobre una colchoneta, apoye la cabeza sobre el brazo que descansa en el suelo. El otro brazo a lo largo del cuerpo. Levante la pierna estirada lo más que pueda y coloque el brazo por encima de la cabeza.

8.- Acostado boca arriba, con las manos bajo la nuca y las piernas estiradas. Lleve una rodilla al pecho y vuelva a la posición de inicio. Repítalo seis veces, tres con cada pierna, en forma alternada. Eleve la pierna estirada y bájela lentamente.
Repita el ejercicio con la otra, alternando tres con cada una.

9.- Acuéstese boca arriba, con los brazos a lo largo del cuerpo y las rodillas sobre el pecho. Estire las piernas hacia arriba y vuelva a la postura inicial, seis veces.

10.- Boca arriba. Con las piernas estiradas lleve las manos siguiendo los muslos hacia las rodillas, levantando al mismo tiempo cabeza y hombros mirándose los pies. Quédese así durante cinco segundos. Vuelva a la posición de inicio y repita cuatro veces.

11.- Cuando termine la rutina, descanse unos minutos. Realice los movimientos suaves y acompasados, sin exigir el cuerpo al límite ni exceder la cantidad de veces recomendada para cada ejercicio. Incorpórese lentamente.


Web-Stat web statistics