Guía “muy práctica” para la aplicación de insulina


#1

Regularmente me llega al consultorio un boletín de Becton Dickinson con información muy valiosa y práctica acerca de la diabetes. En esta ocasión llegó una guía que me pareció muy práctica y simple sobre la aplicación de la insulina.

Platicando con un paciente acerca de esto me decía que suena muy básica la explicación, pero hay mucha gente que no hace algunos de estos pasos o se les olvida.

Es por eso que me baso en esta guía para comentarselas…

1.- Lavarse las manos: Esta es una regla universal para muchos procesos. Siempre hay que recordar hacerlo ya que nuestras manos son una fuente de transporte de muchos microbios.

2.- Consistencia de nuestra insulina: Antes de aplicarnos la insulina debemos checar su consistencia. Insulinas como Lantus (Glargina) o NPH (intermedia) tiene cierto color y consistencia que, al variar puede advertirnos sobre la caducidad de las mismas o contaminación.

3.- Desinfectar: Una práctica que a veces se nos olvida es el desinfectar el tapón del vial.

4.- Cantidad de aire en la jeringa: Al retirar el capuchón de la jeringa, se recomienda jalar el émbolo con una cantidad de aire que sería igual a la cantidad de unidades de insulina que se aplicaran. Esto servirá para el paso que sigue.

5.- Facilitar la extracción de insulina: Con esa cantidad de aire en la jeringa, se debe clavar la aguja en posición vertical e inyectar ese aire dentro del vial. Esto facilitará la extracción.

6.- Extracción: Con la aguja clavada en el frasco, voltearlos y así extraer un poco mas de la insulina requerida. Fijarse bien de no contener burbujas. De contenerlas, golpear un poco la jeringa con el dedo, esto hara que suban y ya con esto empujar el émbolo hasta que desaparezcan.

7.- Sacar la aguja: Se retira la aguja y ya está lista la jeringa para aplicar la insulina.

8.- No retirar rapidamente: Una vez aplicando la aguja, esperar unos 5 segundos para poder retirarla. Siempre hay alguna gota residual que queda después de la aplicación.

9.- No necesidad de masajear: A diferencia de otro tipo de inyecciones, la de insulina no se necesita masajear el área posterior a la aplicación de insulina y tampoco hacer una presión excesiva.

10.- Cambiar aguja con cada aplicación: Se recomienda hacer esto por dos cuestiones. Una es que si reusamos las agujas estas, aunque las tapemos con el capuchón de plástico, este no es hermético y puede dejar pasar partículas a la aguja y así contaminarla. Otra es que con cada aplicación, las agujas pierden filo y/o bisel. Esto hace mas traumática la introducción de la misma en la piel y puede ser doloroso.

Esto es una guía muy simple y práctica. De aqui dependemos del tipo de insulina, la cantidad, de la zona de aplicación, etc. para valorar la técnica adecuada. Estos pasos hay que repasarlos con el médico que en ese momento este llevando tu tratamiento o con tu educador en diabetes.

No te quedes con tu dudas!!

Basado en la revista Diabetes al día, del año 6 no. 29 de Becton Dickinson

Diabesidad


Web-Stat web statistics