Hago lo que me dicen, pero no logro controlarla


#1

A muchas personas les sucede: hacen ejercicio, toman sus medicamentos, llevan una dieta saludable y aún así no logran las cifras de glucosa que desean, ¿Cuál puede ser la causa?

Seguro te ha sucedido: haces todo lo que tu médico te dice y aún así no tienes “buenas” cifras de glucosa. Eso te lleva a desanimarte y pensar que no puedes llevar una vida con Diabetes y por tanto, dejas de cuidarte.

Flaquear ente un reto, es algo muy humano, pero analizar las razones por las cuáles no conseguimos lo que queremos nos lleva a crecer como persona, tal es el caso cuando se trata de cuidar de ti y controlar tu glucosa en sangre.

Buscando soluciones

¿Por qué si tengo una dieta balanceada, hago ejercicio y me tomo mis medicamentos no logro tener las cifras de glucosa que me he propuesto? Quizá la respuesta sea que tu meta no es realista. Hay algo que debes saber en cuanto a la Diabetes: no hay control perfecto. Si crees que todos los días te levantarás, te medirás la glucosa y descubrirás que tus niveles son idénticos a los de ayer y que son muy buenos, te llevarás varios fiascos.

El secreto de un buen control es simple: fija metas que puedas alcanzar. Por ejemplo, hay personas que capaces de correr 5 kilómetros todos los días como parte de su actividad física contra la Diabetes, pero muchos otros no pueden hacer esto. Si a ti nunca te ha gustado correr y te propones esa meta, difícilmente la conseguirás, por ello es necesario fijar metas adecuadas para ti con planes que sí puedas seguir.

Naturalmente, a veces te será imposible cumplir con las metas más realistas. En esos casos, es necesario que pienses en por qué te propusiste tal o cual acción y si el motivo sigue siendo válido, seguro encontrarás la forma de cumplir con el plan.

Sin temor al fracaso

De niños, cuando aprendíamos a caminar, seguro caímos en muchas ocasiones y eso no nos venció para continuar intentándolo. Lo conseguimos y ahora esta actividad que podría resultar peligrosa de bebés, es tan cotidiana que la realizamos sin ningún esfuerzo y hasta sin pensarlo. Eso mismo te pasará con tu control, si eres perseverante.

Habrá días en que sientas que no puedes más. Míralos como oportunidades de crecimiento y levántate para continuar. Recuerda que es mejor intentarlo hasta conseguirlo que dejar de hacerlo por temor o frustración. En ocasiones, el simple hecho de darnos cuenta de que se puede dar el primer paso es suficiente para seguir adelante.

Es necesario que pienses en ello cuando te sientas rendido para seguir adelante. Si tuviste un mal resultado, siéntate, analiza las causas y ponle un remedio. Si este ejercicio lo haces diario, pronto te darás cuenta cómo la Diabetes te lleva a una mejor calidad de vida, incluso vivirás más saludable que antes de tenerla.

Piensa en positivo

Sí claro, dirás. ¿Cómo puedo pensar positivo si estoy enfermo? Puede ser que tengas razón. Una enfermedad siempre es algo difícil de enfrentar, más aún si el padecimiento es crónico y estará contigo toda la vida, pero ahora te pregunto ¿si tendrás Diabetes todos los días de tu vida, vale la pena estar triste? Imagina que te restan años en los que estarás deprimido. No es muy agradable vivir así.

Date un tiempo para vivir tu duelo y luego sal adelante piensa que se puede llevar una vida plena con una buena alimentación, ejercicio y mucha salud. No controlar la Diabetes es lo que te puede llevar a enfermar gravemente. Piensa mejor en mensajes positivos para ti mismo, en lo que haces ahora para controlar la Diabetes y después concéntrate en vivir saludable y en disfrutar a tus seres queridos.

Mantén tu enfoque en el hecho de estar vivo, no en que padeces Diabetes y recuerda que debes controlarla para vivir mejor, no vivir para controlarla. Esa es la diferencia entre quienes llevan una vida plena con Diabetes y quienes la padecen.

¿Y en mis momentos de flaqueza?

Todos, absolutamente todos, tenemos de esas épocas en las que levantarnos, ir al trabajo o quedarse en casa, parecen una tortura. Es normal. Hay dos cosas que podemos hacer para contrarrestar esto: pensar que hay una persona especial que lucha día a día por ti y ese ser especial eres tú mismo. ¡Sí funciona! La otra cosa que podemos hacer es acercarnos a nuestros seres queridos o a otras personas con nuestra misma condición.

Saber que sí se puede, te impulsará a dar la batalla.


#2

Estamos de acuerdo, Luis Alberto, el que quiere puede, solo es cuestión de metodología y hábitos saludables.
Y por sobre todas las cosas el saber que si te caes siempre hay alguien que te levanta. No es todo color de rosa pero se puede llegar a tener colores de óptimismo para lograr las metas.
Con diabetes también se puede es una frase maravillosa que todos podemos incorporar.
un abrazo desde Argentina.
Sandra Lis Gómez


#3

Luis Alberto, estoy deacuerdo contigo, yo añadiría a la reflexión que tenemos que hacernos responsables de nuestra salud… “Hacer lo que nos dicen” no es suficiente, ¿cómo sé que lo que me dicen que haga es lo mejor para mi? El modelo de atención en el que el médico es quien posee toda la sabiduría y el paciente obecede ciegamente las instrucciones no es suficiente para controlar la diabetes. En una condición como la nuestra cada uno de nosotros tiene que ser responsable de su salud y tenemos que ser los capitanes del equipo, los líderes del equipo y como tales tenmeos que formar al mejor equipo, y si es necesario evaluarlo: médico, nutriólogo, psicólogo, educador… pero el lider del equipo es quien vive con diabetes… nadie conocerá mejor tu diabetes que TU, y para conocerla hay que aprender mucho… no nos podemos quedar con tomar la pastillita “blanca” antes de las comidas… o inyectarnos tantas unidades del “frasquito verde” antes del desayuno… debemos saber qué es esa pastillita blanca y cómo funcionan esas unidades del frasquito verde… para tomar decisiones diario en cada momento y poder acercarnos lo más que podamos a ese control… nuestros amigos y familiares estarán ahí para echarnos porras y extendernos la mano… pero dificilmente van apoder decidir ( salvo en algunos casos) qué vas a comer si decides hacer ejercicio o no, si decides tomarte la medicina o no si decides medirte la glucosa antes y después de comer o no… etc… como bien dice Sandra SE PUEDE… hay que TRABAJAR diario para obtener resultados, y si no son los que deseamos… hay que trabajar el doble para analizar qué salió mal y evitarlo… pero los frutos de ese trabajo bien valen la pena…

Gracias por tus reflexiones… un abrazo Elena


Web-Stat web statistics