Hambre vs Antojo en Diabetes Tipo 2


#1

¿Hambre vs antojo?
Por David Spero
Traducción Mariana.

Algunas encuestas indican que casi 100% de mujeres jóvenes y casi 70% de hombres jóvenes tienen con frecuencia lo que conocemos como “antojos”. Para muchas personas, lo peor que puede pasar es subir un poco de peso pero, si vivimos con diabetes puede ser un poco más complicado.

Los antojos podrían llegar a hacernos comer esos alimentos que elevarán nuestros niveles de glucosa (azúcar) en sangre. Pero ¿qué exactamente son los “antojos”? ¿De dónde vienen? ¿Cómo podemos controlarlos?

Para fines prácticos, en este texto dividiremos los antojos en dos tipos: hambre física y disconfort emocional

Como sabrás, es normal sentir un poco de hambre cuando los niveles de glucosa (azúcar) en sangre son bajos (hipoglucemia) o cuando nuestros estómagos están vacíos. En ambos casos realmente debes comer. Si tus niveles de glucosa en sangre son bajos necesitarás consumir hidratos de carbono (o carbohidratos), si sólo sientes el estómago vacío podría ser útil algo de vegetales altos en fibra o incluso un vaso con agua.

Algunos tipos de diabetes pueden presentar hambre en caso de que la glucosa no esté llegando a las células cuando sea necesario. Otras causas médicas de hambre excesiva incluyen problemas tiroideos (como enfermedad de Graves), el embarazo, fumar mariguana y la depresión.

El primer y más sencillo paso para evitar los antojos debidos a niveles bajos de glucosa en sangre o estómago vacío es comer con cierta regularidad. No hay que olvidar especialmente el desayuno. El desayuno con proteínas mantendrá los antojos lejos al menos hasta el almuerzo.

Los “antojos” no siempre son un asunto físico. Además del hambre física hay lo que el gran psicólogo (y del que ya les platiqué hasta el cansancio porque soy su fan número 1 en México) William Polonsky conoce como > mouth hunger o eyeball hunger.

Fue tremendamente complejo encontrar una traducción para esos términos pero no se desesperen a continuación el autor del texto explica ambos.

“Tu estómago podrá sentirse satisfecho" dice el Dr. Polonsky “pero tus ojos, boca y cerebro aún pueden estar hambrientos. Si el plan de alimentación que sigues es muy restrictivo (en términos de tipo de alimentos) puedes estar privándote del gusto de comer y el sentido de satisfacción que necesita tun tu cuerpo y mente.”

Estos antojos también pueden ser algo emocional. Algunos almentos pueden tener relación placentera como recordarte tu hogar. Cualquier alimento con carbohidratos de acción rápida o grasa (o ambos) reducen los niveles de estrés y mejoran tu humor temporalmente. Las personas generalmente tienen antojo de estos alimentos que llamaremos “alimentos confort”.

La bloguera con diabetes tipo 2 Martha Zimmer escribió sobre diversas emociones que ocasionan estos antojos. El estrés es quizá la emoción más fuerte y poderosa. El estrés te hará comer más y más rápido. Cuando tu jefe te critica de inmediato buscas una galleta. La ansiedad, depresión, soledad e incluso el aburrimiento hacen que la gente busque estos alimentos confort.

CÓMO CONTROLAR ESTOS ANTOJOS

• Prueba alimentos con sabores fuertes y con aromas intensos. Se necesita menor cantidad para satisfacer tu paladar y el hambre por vista (eyeball hunger).

• Detente a dar gracias (o hacer una meditación o decir un pensamiento en voz alta) antes de comenzar con tus alimentos. Así te darás tiempo de oler y ver la comida para que tus ojos y nariz no se sientan privados de ese placer.

• No realices múltiples tareas cuando estés comiendo. Si ves televisión o buscas cosas en internet no te detendrás a disfrutar el alimento y probablemente necesites más para sentirte satisfecho.

• Come acompañado cuando sea posible. Esto te ayudará a comer más lento para que tengas así tiempo de apreciar lo que llevas a tu boca.

• Toma agua o bebidas no azucaradas como el te (no endulzado) en tus comidas. Así llenarás tu estómago y evitarás que pida más y más. Además puedes tomar agua cuando tengas antojos incontrolables. Podrás notar que el hambre desaparece cuando tu estómago no está vacío.

Otras formas de controlar los antojos pueden ser:

• Intenta pequeñas colaciones como nueces, frituras de soya o barras bajas en contenido de hidratos de carbono. - Son buenas opciones para satisfacer tu estómago y probablemente también tus ganas de masticar. (mouth hunger).

• Distracción mental — realiza alguna actividad LEJOS de la comida o piensa en algo, o quizá mueve tu pie y concéntrate en eso. Muchos de los antojos son mentales así que la distracción puede bloquearlos por un buen rato.

• ¡Ejercicio! — Quinn Phillips reportó un estudio mostrando cómo el ejercicio reducía el hambre. Claro que, si te ejercitas lo suficiente tus niveles de glucosa bajarán y tendrás que comer algo pero un poco de actividad física ayudan a re-orientar tu cuerpo y alejarlo de la comida. Además mejoran la función de la insulina así que tus células recibirán más glucosa de mejor forma y se sentirán nutridas.

• Consiéntete — recuerda que los antojos con frecuencia son algo emocional. Si sólo estás aburrido o te sientes solo, llama a un amigo y hagan algo más que comer. Si estás estresado platica con alguien al respecto o trabaja en ello. Si estás enojado o triste quizá pudieras hacer algo positivo por ti mismo para animarte. Si estás cansado quizá sería mejor dormir.

La diabetes puede ocasionar que quieras castigarte y llamarlo como AUTO DISCIPLINA. Martha Zimmer dice que eso NO funciona “de vez en cuando consentirte con antojos (pero en muy pequeña cantidad) te ayudará a comer menos. He aprendido que un par de mordidas puede ser tan satisfactorias como un gran atracón. Me aleja de esa sensación de estarme perdiendo de las cosas buenas que podía comer antes de ser diagnosticada con diabetes tipo 2”.

fuente http://www.diabetesselfmanagement.com/blog/diabetes-hunger-and-food-cravings/


#2

Para mí el ejercicio es lo máximo contra los “antojos”… se reprograma mi mente y sólo quiero comer una de dos: 1.Ensaladas ó 2.Sopa de verduras


Web-Stat web statistics