Hiperglucemia ... sangre dulce?


#1

En todos los tipos de Diabetes existe hiperglucemia (altos niveles de glucosa en sangre) como resultado de la deficiencia en la cantidad y/o acción de la insulina; esta situación genera los síntomas clásicos del padecimiento, son las 4 Ps: poliuria, polidipsia, polifagia y pérdida de peso.

¿De dónde viene y a dónde va la glucosa?

La concentración de glucosa en sangre es mantenida dentro de un intervalo estrecho de valores gracias a diversos mecanismos que se activan en tu cuerpo. Después de comer aumenta su concentración en la sangre, lo cual estimula la secreción de insulina por las células beta del páncreas. Esta hormona promueve la entrada de glucosa a los diversos tejidos, así como su aprovechamiento y almacenamiento; con ello disminuye su concentración en sangre.

Durante el ayuno, por el contrario, se secretan otras hormonas, como la adrenalina, el glucagón y el cortisol, que promueven la salida de glucosa de los sitios en que el organismo la tiene almacenada. En otras palabras, la glucosa en sangre también puede ser producida por el organismo, ya que, por ejemplo, en el hígado tenemos almacenada glucosa en forma de glucógeno, la cual puede utilizarse cuando estamos en ayunas. Si el estado de ayuno es más prolongado, se activan otros mecanismos en el hígado que promueven otras fuentes energéticas para producir glucosa, por ejemplo, algunos aminoácidos (bloques que forman las proteínas).

Las 4 Ps

Ahora que ya tienes una idea más clara de la forma en que el organismo procesa la glucosa, hablemos de los síntomas que tu cuerpo experimenta cuando los niveles de ésta en sangre son excesivos (hiperglucemia).

  1. La poliuria es el aumento en la frecuencia y cantidad de orina. Cuando la concentración de glucosa en sangre está dentro de límites normales, no perdemos glucosa en la orina, ya que toda se filtra en el riñón para reabsorberse hacia la sangre. Sin embargo, la capacidad de reabsorción del riñón es limitada y, si la concentración de glucosa en sangre es muy alta, empieza a eliminarse en la orina; al salir arrastra agua con ella, y como resultado aumenta la cantidad de orina y la frecuencia con que vamos al baño.

  2. Cuando perdemos agua nos deshidratamos y esto produce sed excesiva, denominada polidipsia. Es posible que, a pesar de tomar mucha agua, la sed no se quite, pues se sigue perdiendo agua por la orina.

  3. En la Diabetes, aun cuando hay hiperglucemia, las células no están bien nutridas pues, como dijimos, la falta de insulina impide que la glucosa entre en las células y sea aprovechada; lo mismo pasa con los otros nutrientes que, al no poder almacenarse, producen una inminente pérdida de peso.

  4. Para compensar lo anterior, la reacción del organismo consiste en aumentar el apetito, denominado polifagia, pero aun comiendo mucho continúa la pérdida de glucosa y, en vez de subir de peso, continúas adelgazando. Además, la falta de asimilación de los nutrientes provoca una fatiga que con el tiempo se intensifica y no se alivia, a pesar de haber dormido bien.


#2

Una vez que aprendes a planificar tus raciones y comidas la hiperglucemia no aparecerá.
Sandra Lis Gómez


#3


Web-Stat web statistics