Hipertensión, Diabetes y daño al riñón


#1

Hipertensión, Diabetes y daño al riñón.

Ambos padecimientos pueden afectar la salud de los riñones. Aquí te decimos cómo cuidarlos.

La presión arterial es la fuerza con la que el corazón bombea la sangre a través de una red de arterias, venas y capilares. La sangre en movimiento empuja contra las paredes de las arterias y esta fuerza es medida como presión arterial.

La presión arterial alta puede dañar los vasos sanguíneos de varias partes del cuerpo, entre ellos los del riñón. Si los vasos sanguíneos de éstos se dañan, dejan de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo, lo que provoca Anemia por Insuficiencia Renal Crónica (IRC), esta última es ya la tercer causa de muerte hospitalaria en el país.

¿Para qué sirve el riñón?

El riñón participa en los mecanismos reguladores de la presión arterial y en el mantenimiento del volumen sanguíneo y está implicado en el desarrollo de hipertensión. Además es el órgano que más daño sufre cuando las cifras de presión se mantienen permanentemente elevadas.

La principal función de los riñones es filtrar la sangre para depurarla de sustancias tóxicas, cuando hay daño renal, se pierde esta función y las toxinas y el agua se acumulan en nuestro cuerpo.

Pero la hipertensión no es la única que puede afectar estos órganos: la Diabetes mal controlada es la causa principal de enfermedad renal crónica. También afecta los pequeños vasos capilares del riñón. Si una persona tiene, al mismo tiempo, hipertensión y Diabetes, las probabilidades de que sus riñones se ven afectados son dos veces mayores.

Cuando el riñón deja de funcionar, es necesario que los pacientes se sometan a un procedimiento llamado diálisis, el cual se encarga de purificar el organismo tal como lo harían sus riñones. Aunque no es un procedimiento doloroso, sí resulta incómodo pues se necesita que el paciente pase un tiempo conectado a una máquina y lleve consigo un catéter.

Lo mejor es prevenir la aparición de daño al riñón, por lo que te sugerimos:

  • Mantengas controlados tus niveles de glucosa
  • Midas tu presión arterial y, de tenerla alta, la controles
  • Hagas ejercicio
  • Comas sanamente
  • No fumes, ya que esto empeora el daño a los nervios y vasos sanguíneos
  • Te realices chequeos del riñón constantemente .

  • -GT.- §♥§


Web-Stat web statistics