Hipoglucemia aguda


#1

Hola soy padre de un niño de 5 años con diabetes tipo 1 .
Quisiera contarles que la otra noche nos suicedio algo de lo peor que esta enfermedad nos hizo vivir a las 02 horas nuestro hijo Mateo sufrio una hipoglucemia aguda ,no estavamos en casa y no contavanos con el glucagon algo que creo nos pasa a todos cuando estamos fuera de casa por una noche,la experiencia es muy fuerte ya que no sabiamos al principio que se trataba de esto, sufrio combulsiones y realmente fue desesperante ya que no podiamos abrirle la boca para que ingiera azucar o cocacola mi mujer de no se donde escucho que se le podia inyectar coca ,creanme que es una situacion extrema y desesperante , en resumen mi esposa hizo esto y a los pocos segundos reacciono y pudimos darle azucar y sacarlo del cuadro .
A lo que va esto es si pudiera alguien informarnos a toda la comunidad que hacer en este caso tan extremo ya que no siempre sucedera cerca de donde tengamos el glucagon:Lo de la coca no se si es lo acertado quisiera nos instruyan al respecto para que no le suceda esto a nadie mas sin tener las herramientas necesarias.
Un fuerte abrozo a todos desde Argentina y que Dios los bendiga.
Mario papa de Mateo.


#2

HAY MARIO GRACIAS Y DIOS BENDIGA DE IGUAL FORMA TAMBIEN ME HA PASADO K MI AZUCAR BAJA DEMASIADO Y ES TAN TRISTE Y MAS SI SE TRATA DE UN NIÑO TAN PEKEÑO DORIS DESDE PANAMA 34 A´ÑOS.BESOS.


#3

Si no hay perdida de la conciencia es decir si puede beber dar agua azucarada, o glucosa monohidratada (se colococa en la boca solo si està conciente)

Si no hay reacción colocaciòn de Glucagon.
Luego hacer monitoreos para ver si ha subido si comienza a subir agregar alimentos con hidratos de lenta absorciòn como ser una fruta, galletitas integrales etc.
Tambièn soy de Argentina y espero tu y que Mateo estèn mejor despuès de esto.
Soy diabètica desde los 9 años y se de lo que se trata, solo que conseguí después de tantos años , a no tener miedos a las hipoglucemias, solo ocuparnos inmediatamente de ella.
Dios nos cuida siempre en mi caso ya hace 39 años que lo hace.
Un abrazo para ti y para Mateo.
Sandra Lis Gòmez


#4

Estoy de acuerdo con Mario, es importante que nos aclaren en caso de perdida de conciencia y convulsiones y no se tiene a la mano glucagon que debemos hacer…
Gracias
Carolina - Mamá de Valentina


#5

¿Inyectar coca? Qué disparate. No debéis volver a hacer semejante cosa.

Si no hay glucagón, no se debe intentar que ingiera nada, porque hay peligro de ahogamiento.
Lo primero sería llamar a emergencias (ambulancia o similar) para que ellos inyecten glucagón o glucosa en vena.
Mientras tanto, se puede colocar algo de azúcar o miel bajo la lengua (es la zona de absorción más rápida), y untarle la parte interior de la boca con ello (sin pasarse en la cantidad) y procurar que respire en buena postura y evitar que se autolesione con las convulsiones.

Y de ahora en adelante, es conveniente tener siempre glucagón a mano.

Saludos


#6

Papa de Mateo, encontre esto para ustedes, espero les pueda ayudar … Besos !!

¿A qué se debe la hipoglucemia?
Existen cuatro circunstancias en las que se puede producir hipoglucemia:
exceso de insulina (hormona principalmente hipoglucemiante)
deficiencia de una o varias hormonas con acción hiperglucemiante (cortisol, glucagón, hormona hipofisaria estimulante del cortisol y hormona de crecimiento)
deficiencia de enzimas que intervienen en los procesos metabólicos de obtención de glucosa (neoglucogénesis, glucogenolisis)
falta de sustrato necesario para generar glucosa (glucógeno, aminoácidos, glicerol…).

Las causas que pueden producir hipoglucemia varían según la edad del niño. En el periodo neonatal la hipoglucemia suele ser en la mayor parte de los casos de origen transitorio y suele originarse por disminución de la producción de glucosa o por aumento de la utilización de la misma, como ocurre en prematuros, recién nacidos con bajo peso para la edad gestacional, hijos de madres diabéticas, y trastornos que producen sufrimiento fetal. Si la hipoglucemia es persistente durante el periodo neonatal y/o el periodo de lactancia puede ser debida a exceso de producción de insulina, déficit de hormonas hipofisarias o deficiencias genéticas de enzimas que intervienen en los procesos de producción de glucosa.

Las hormonas responsables del mantenimiento de los niveles sanguíneos de glucosa dentro de la normalidad son, la insulina, el glucagón, el cortisol, la adrenalina y noradrenalina y la hormona de crecimiento. Ante una hipoglucemia aguda el organismo responde disminuyendo la secreción de insulina y aumentando la secreción de glucagón, adrenalina y noradrenalina. Si la hipoglucemia persiste debe también de aumentar la secreción de hormona de crecimiento y de cortisol para mantener los niveles de glucosa en la sangre. La hipoglucemia puede constituir el único síntoma en un recién nacido que sea deficitario en hormona de crecimiento, ya que es una hormona que tiene otras muchas funciones además de la promoción del crecimiento, y de hecho el retraso de crecimiento no se manifiesta hasta el año y medio o dos años de vida del niño.

En niños de 2 a 5 años la causa más frecuente de hipoglucemia es la hipoglucemia cetósica simple. Estos niños presentan abundantes cuerpos cetónicos (“acetona”) en la orina en incluso aliento con olor a manzana producido por la presencia en el aire espirado de “acetona”. Generalmente la hipoglucemia sucede cuando el niño ayuna durante tiempo mas prolongado a lo habitual (en muchas ocasiones el retraso en la hora de su desayuno puede originarla). Su origen no está muy claro aunque se cree que puede ser por deficiencia de un aminoácido (alanina) que se utiliza en la producción de glucosa en el hígado (neoglucogénesis). Son niños generalmente delgados y con poca masa muscular, que es de dónde se obtiene este aminoácido (alanina) cuyos niveles sanguíneos son bajos en estos niños.

Cualquier situación de estrés puede causar hipoglucemia tanto en niños sanos como en niños afectos de enfermedades que predisponen a la hipoglucemia, en estos últimos con mayor intensidad. Constituyen situaciones de estrés: heridas por accidentes, infecciones, vómitos, alimentación no adecuada, actividad física extrema y estrés emocional.

¿Qué síntomas produce la hipoglucemia ?

La clínica es diferente según la edad del niño. En el recién nacido y el lactante pequeño no se distinguen tan claramente los síntomas derivados del déficit de glucosa en las células del sistema nervioso de los síntomas producidos por la respuesta adrenérgica (aumento de adrenalina y noradrenalina), siendo más frecuente que presenten: irritabilidad, temblor, dificultad respiratoria, hipotonía o incluso convulsiones. El niño mayor puede presentar síntomas adrenérgicos como: palidez, sudoración, taquicardia, ansiedad, temblor; acompañándose en ocasiones de sintomatología derivada de la disminución de glucosa en las células del sistema nervioso central: somnolencia, trastornos conductuales, cefalea, irritabilidad, debilidad, náuseas, vómitos, confusión, visión borrosa y en niños con hipoglucemia severa: convulsión y coma.

Según la severidad de la sintomatología se pueden distinguir tres grados de hipoglucemia: leve, moderada y grave.

Hipoglucemia leve: La ligera bajada de la glucemia suele manifestarse con sensación de hambre intensa, mareos, mal humor, irritabilidad, palidez, cansancio, sensación de hormigueo en labios y lengua, temblor, sudoración, cefaleas o palpitaciones.

Hipoglucemia moderada: Se manifiesta con sudoración, palpitaciones, aliento con olor a manzana, ojos vidriosos, marcha inestable, piel fría, alteraciones de la conducta, confusión, adormecimiento o agresión, desconexión del entorno, agresividad pudiendo llegar incluso a la inconsciencia.

Hipoglucemia severa: en estas circunstancias, poco frecuentes, el niño puede estar convulsionando o incluso en coma.

¿Cómo tratar la hipoglucemia?

La forma de tratar una hipoglucemia depende de la severidad de la sintomatología

Hipoglucemia leve: el tratamiento consiste en administrar glucosa vía oral, en forma de terrones de azúcar, tabletas de glucosa que existen en el mercado, dulces o bebidas azucaradas, observando al niño hasta que se ceda la sintomatología. Entonces es necesario que coma algún bizcocho o bocadillo para mantener los niveles de azúcar hasta la próxima comida. Si no mejora o empeora se trataría como una hipoglucemia moderada.

Hipoglucemia moderada:
si el niño puede tragar y no se dispone de inyecciones de glucagón se realiza lo explicado en casos de hipoglucemia leve. Si se dispone de glucagón en casa (hormona que aumenta los niveles de glucemia de forma rápida) se le puede inyectar, según las dosis explicadas mas adelante. Si los síntomas de hipoglucemia desaparecen, se pueden dar alimentos. Si la recuperación no es completa, o el niño vomita la medicación o el azúcar, hay que llamar a una ambulancia, o al médico, y acudir a urgencias. Cualquier atraso puede ser vital.

Hipoglucemia grave: es una situación poco frecuente el que nos encontremos al niño en coma y/o convulsionando. En esta situación si no se dispone de inyecciones de glucagón, ni de hidrocortisona en el domicilio, se debe de llamar urgentemente a una ambulancia e intentar administrar agua con glucosa con una jeringa por vía rectal, mientras llega la ambulancia. Si tienen en casa glucagón e hidrocortisona, deben de inyectarle una inyección de cada uno de los fármacos a las dosis que se detallan a continuación.

Glucagón (Glucokit®): actúa aumentando la liberación de glucosa depositada en el hígado en forma de glucógeno.
Niños menores de 10 años 0.5 mg sc,im
Niños mayores de 10 años 1mg sc, im

No administrar en situaciones en las que no será de utilidad como: niños con defectos enzimáticos que interfieran con la producción endógena de glucosa (gluconeogénesis: deficiencia de fructosa-1-6-difosfatasa, piruvato-carboxilasa, fosfoenopiruvatocarboxiquinasa, alteraciones en la oxidación de los ácidos grasos (ya que proporcionan la energía para la gluconeogénesis: proceso metábólico estimulado por el glucagón) y glucogenolisis (glucogenosis tipo I). Tampoco se recomienda su uso en niños con hipoglucemia cetósica simple ya que sus depósitos de glucógeno son generalmente escasos y carecen de sustratos (alanina) para que esta hormona favorezca el aumento de los niveles de glucemia.

Hidrocortisona (Actocortina®): promueve también el aumento de los niveles de glucosa a partir de la producción endógena de glucosa. Mantiene los niveles de glucosa de forma mas prolongada al no estimular la producción de insulina (hormona hipoglucemiante).
Viales de 100 mg para administración intramuscular
Dosis según el peso
< 10 Kg (lactantes) 25 mg
< 10 - 30 Kg (1-5 años) 50 mg
>30 Kg (>5 años) 100 mg

¿Cómo prevenir episodios de hipoglucemia durante situaciones de estrés en niños con enfermedades que afectan al mantenimiento de los niveles de glucemia?

Se consideran situaciones de estrés: cualquier infección (de vías aéreas superiores o inferiores, gastroenteritis, infección de orina, otitis etc.) que perturbe el estado general del niño, vómitos, fiebre, intervención quirúrgica, herida importante, cambio de clima brusco, sobretodo con temperaturas muy elevadas, actividad física intensa, alteraciones emocionales, traumatismo, etc…

Si no tiene mareos ni vómitos, administrar alimentos o líquidos azucarados cada 2 horas y quizás 1 ó 2 veces por la noche. Esto es lo que generalmente será necesario en niños con enfermedades metabólicas (enfermedades que afectan al metabolismo del glucógeno, alteración de la oxidación de los ácidos grasos, e hipoglucemia cetósica simple) siempre que toleren el alimento o líquido por boca.

Si el niño recibe tratamiento con hormona de crecimiento, hay que asegurarse que siga con su dosis diaria. Una dosis extra, no produce alteraciones, y puede aumentar los niveles de glucosa en sangre.

Si el niño que recibe hidrocortisona como tratamiento de su enfermedad (déficit de ACTH, cortisol, hiperplasia suprarrenal congénita, tratamiento prolongado con corticoides, insuficiencia suprarrenal) se debe doblar o triplicar la dosis de hidrocortisona por la mañana y seguir con esta dosis, 3 veces al día hasta que el niño esté mejor. Si tiene vómitos administrarle esta medicación por vía intramuscular.

Consideraciones finales

Es conveniente que el niño lleve una tarjeta colgando del cuello dónde se explique el tipo de enfermedad que padece y su tratamiento.

Los padres deben de comprender y aprender el tratamiento de estos niños según la sintomatología que presenten, debiendo aprender incluso cómo inyectar la hidrocortisona y el glucagón. En caso de duda, llamar al especialista para que supervise la situación, o acudir al servicio de urgencias más cercano.
El profesorado del colegio a dónde acude este tipo de pacientes debe estar informado y capacitado para la administración del tratamiento adecuado.

Las tabletas de glucosa o de azúcar deben llevarlas en su mochila de forma continua. Deben tener fácil acceso a las tabletas de glucosa en clase y tomarlas antes de cualquier actividad física.

Hacer comidas regulares. No comer sería un error. Si se salta una comida, ésta puede ser sustituida por una bebida azucarada o por alguna tableta de azúcar.

Asegurarse de que estos niños hagan una vida social normal. No excluirlos de las excursiones, pero al menos dos de los acompañantes adultos deben ser informados de la enfermedad y adiestrados en el tratamiento, asegurándose de que el niño lleva consigo la medicina.

Es importante llevar una carta del especialista que justifique los fármacos, agujas y jeringuillas que necesitan.

Ante cualquier duda hay que llevarlos al servicio de urgencias más cercano.

Los adolescentes deben tener presente que el exceso de consumo de alcohol puede provocar hipoglucemia, especialmente si luego se vomita.


#7

Muchas gracias por tu comentario realmente es instructivo y util para todos nosotros un abrazo Mario


#8

Hola Sandra!, soy la mamà de Mateo y querìa agradecerte de corazòn toda la importantìsima informaciòn que nos pasastes!
Es de mucha importancia tomar este terrible episodio que pasamos con Mateo para aprender, capacitarnos y no permitir que le vuelva a pasar nunca màs!
La idea es transmitir esta vivencia para poder evitar que otra persona pase por lo mismo sin la total informaciòn, para sacar adelante una hipoglucemia de este tipo.
Gracias a todos los que con tanto amor y principalmente comprensiòn, contestaron al foro que planteò mi marido.
Muchas gracias desde el corazòn!!!
Leticia, mamà de mateo.


#9

Nada que agradecer Leticia y Mario, para eso estamos, para darnos una mano cuando mas lo necesitamos… hoy por ustedes, mañana por mi… Espero en Dios que les de la sabiduria necesaria para sacar adelante a ese lindo campeon!! Yo tengo 3 hijos varones, y casi estoy segura, que de no saber todo esto que hoy he aprendido dia a dia, yo hubiera reaccionado igual que ustedes, no importa el medio, lo importante es ver con signos positivo a nuestro hijo… Los comprendo, los entiendo perfecto, pero de ahora en adelante, a informarse lo mas que se pueda…y por favor, no vuelvan a inyectarle refresco, pues puede provocar graves consecuencias… y de ahora en adelante, no olviden el glucagon… y en lo particular, en lo que yo pueda ayudarles, SABEN DE SOBRA, QUE CUENTAN CONMIGO !!! Besos y que Dios los bendiga !


#10

La triste verdad es que el glucagón es un medicameto practicamente imposible de conseguir en mi pais… es algo que no existe en las farmacias, asi que resulta lógica la pregunta de que hacer en un caso de hipoglucemia aguda en la cual no se pueda tragar ni solidos ni líquidos por estar inconciente o convulcionando. Si intentas administrar algo por via oral puedes terminar ahogando a la persona…
Pues a mi una vez me dio un consejo una mamá experimentada que tiene una hija con diabetes de hace años… Es simple pero lógico. Esta ingeniosa mujer me dijo que lo que podía hacer en una circunstancia como esa es usar miel o jalea. Tomas miel o jalea con tus dedos y empiezas a untarla (masajear) en la parte interior, al fondo de las mejillas, donde estan las gladulas salivales. Tienes que masajearla generosamente, como si estuvieras aplicando crema (o debajo de la lengua, como bien dijeron por alli), tratando de que penetre. No debes intentar introducirla por la garganta. Si el niño esta convulcionando puedes introducir algun objeto suave en un extremo de la mandibula para mantener sus dientes entreabiertos, y trabajar con tus dedos desde el otro lado.
Yo estoy viviendo sola ya algun tiempo y la verdad si algun dia me pasa no tendria que lo haga, pero siempre suelo tener una botella de miel de esas exprimibles cerca de mi cama, para emergencias.


Web-Stat web statistics