Hipoglucemia severa ¿cómo vencer el miedo?


#1

En fechas recientes, nuestra comunidad se vió sorprendida por la trágica noticia de la muerte de un menor de edad tras un episodio de hipoglucemia nocturna severa. Por supuesto que no es de sorprenderse que, quienes vivimos con diabetes Tipo 1 y nuestros cuidadores además de sorprendidos quedamos emocionalmente afectados y muchas familias se acercaron a profesionales de la salud de diversas áreas intentando encontrar respuestas y haciéndonos pensar que tenemos, todos, miedo.

En la actualidad, sabemos que la hipoglucemia sin síntomas de alarma causa más muertes de las que estamos dispuestos a hablar.

Hoy queremos hablarte al respecto y buscamos aligerar la carga emocional de nuestra comunidad.

Primero ¿qué es hipoglucemia?

La hipoglucemia es un nivel de glucosa en sangre por debajo de 70 mg/dl o 3.9 milimoles por litro (mmol/L), sabemos que, es ocasionado por demasiada insulina o muy poca azúcar en el cuerpo. Sin ser tratada, la hipoglucemia puede ocasionar convulsiones, pérdida del conocimiento e incluso la muerte.

La Asociación Americana de Diabetes divide a la hipoglucemia por niveles:

  • Nivel 1: Valor de glucosa en sangre de 70 mg/dl o menos.
  • Nivel 2: Valor de glucosa en sangre de 54 mg/dl que es una cifra considerada lo suficientemente baja como para indicar hipoglucemia clínicamente relevante
  • Nivel 3: Hipoglucemia severa, se refiere a aquella hipoglucemia donde hay discapacidad cognitiva que requiere ayuda de un tercero para su recuperación

¿Qué es hipoglucemia recurrente?

La hipoglucemia recurrente, como su nombre lo indica, hace referencia a varios episodios (frecuentes) de hipoglucemia. Esto podríamos definirlo de 2 a más de 4 episodios de hipoglucemia por semana. Esta frecuencia, de acuerdo a los estudios realizados por distintos profesionales de la salud, puede llevar a hipoglucemia sin síntomas de alarma.

¿Qué es hipoglucemia sin síntomas de alarma?

Esta es nuestra mayor preocupación en fechas recientes. La hipoglucemia sin síntomas de alarma hace referencia a la falta o pérdida de sintomatología ante niveles bajos de glucosa en sangre. La seriedad de una hipoglucemia severa es imaginada. Al no detectar síntomas tempranos de hipoglucemia, la persona podrá presentar sintomatología severa en niveles de glucosa en sangre realmente bajos y por lo tanto podrá presentar convulsiones y pérdida de la conciencia en muchos casos. Hoy sabemos que los años de evolución de la diabetes tipo 1 pudiera ser un factor para el desarrollo de hipoglucemia severa pero, sabemos también que la frecuencia de hipoglucemia moderada puede ser otra causa.

¿Qué es FOH?

Al día de hoy, existen varios instrumentos de medición de Miedo de Hipoglucemias (FOH, por sus siglas en inglés). Existen algunos cuestionarios y otros instrumentos creados para que, el profesional de la salud emocional pueda evaluar esto entre sus consultantes. ¿Por qué queremos evaluarlo? Vemos hoy que el miedo a la hipoglucemia puede ser una de las barreras para el mejor manejo glucémico. Algunos consultantes preferirán tener niveles elevados de glucosa en sangre con tal de evitar una hipoglucemia. Como sabemos, los niveles elevados de glucosa en sangre aumentan el riesgo de desarrollo de complicaciones.

Del miedo a los niveles elevados

Por supuesto que el miedo a desarrollar complicaciones derivadas de niveles elevados de glucosa en sangre son un factor de riesgo para hipoglucemia. Las personas intentan mantener niveles bajos de glucosa en sangre y se percibe sintomatología de niveles bajos de glucosa en sangre cuando se encuentran en límites muy inferiores.

Qué podemos hacer

  1. Evaluar nuestra salud emocional. Por supuesto, sentir miedo es normal. Por supuesto que más de uno sentimos miedo. Pero ¿el miedo interfiere en que alcances tus objetivos de manejo glucémico? ¿el miedo interfiere en tu toma de decisiones? ¿sientes ansiedad y este sentimiento irrumpe y afecta tus actividades diarias en cuanto al manejo de tu condición se refiere? Acércate a un profesional de la salud emocional, tracen un plan juntos. No te demores en buscar y recibir ayuda. Este punto no aplica sólamente a quienes vivimos con diabetes Tipo 1, también aplica a quienes cuidan de otros con diabetes tipo 1 (papás, hermanos y parejas).
  2. Intervención y salud emocional. Hay una gran falta a nivel emocional y de trabajo en salud emocional, con frecuencia esto conlleva a que tengamos temor y no podamos reconocer oportunamente sintomatología diversa alimentando así el miedo. Debemos trabajar intensamente en la mejora de estos programas y de la incorporación de la atención a la salud emocional.
  3. Tecnologías para el manejo de la diabetes Tipo 1. Estamos conscientes, no todos podremos tener acceso al mejor sistema o tecnología para el manejo de la diabetes Tipo 1 pero, algunas herramientas, especialmente los dispositivos de monitoreo continuo de glucosa pueden proporcionar información que, en algunos casos, podría incluso salvar nuestras vidas. Incluso el análisis de datos de monitoreo de glucosa capilar podrá ayudarnos a hacer ajustes finos para mantener nuestra glucosa en rango el mayor tiempo y así evitar de forma importante los episodios de hipoglucemia severa.
  4. Repasemos conocimiento: Eliminemos fuentes de error, revisemos nuestro conocimiento en cuanto a toma de decisiones se refiere. Analicemos nuestras habilidades en conteo de carbohidratos y dosificación de insulina, así reduciremos los factores que pudieran interferir con nuestro cuidado y llevarnos a una hipoglucemia.

Si bien la falta de acceso a tecnologías para el monitoreo continuo de glucosa tiene una gran carga y culpa, en diversos estudios hemos leído que el uso de tratamientos intensificados, y con intensificados hacemos referencia a que se emplean diferentes dosis basales y un suministro de insulina las 24 horas del día, también incrementa el riesgo de hipoglucemia. Por otro lado, debemos hacer hincapié en la necesidad urgente de mejorar nuestros programas de Educación en Diabetes haciendo énfasis especial en la salud emocional de los consultantes.

Sobre los autores
Daniela Rojas: Daniela es Psicóloga especialista en diabetes Tipo 1, tipo 2 y demás condiciones crónicas. Ella es bloguera y activista en diabetes. Puede leerse más sobre ella y su historia en www.diabeticasolutions.net (blog). Daniela vive en Costa Rica.

Mariana Gómez: Mariana es psicóloga y educadora en diabetes, ella vive con diabetes Tipo 1. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1. Vive en la Ciudad de México.

visita es.beyondtype1.org


#2

Hace tres semanas, en sábado a la media noche veía tv mientras esperaba para tomarme la última toma de metformina y glibenclamida. Súbitamente sentí un cosquilleo en el pecho y hombros, así como ansiedad. Se me ocurrió medirme la glucosa y tenía 61 mg/dl. Habían pasado unas tres horas de mi último alimento, también había bebido vino tinto y un whisky, pero no estaba tomado.

Me preocupé un poco y me comí una galleta, luego dos panes infantiles y como no desaparecía la molestia me comí un tercero. También bebí un vaso de leche ligth. A la hora tenía 78, así que se me ocurrió tomar una coca de 250 ml. A las 2 hr tenía 100 mg/dl y me fui a dormir. Nueve horas después tenía 139 mg/dl. Hice mi dieta normal y al día siguiente en ayunas también andaba arriba de 130.

En fin…


#3

Francamente , despues de esa pequeña hipo y tomando lo que dices te salieron los perfiles, increibles, ahora en la diabetes todo es posible


#4

Hola Alfo, como te has seguido sintiendo? has vuelto a tener estas hipoglicemias en la noche?

Saludos


#5

El miedo a las hipoglucemias e hiperglucemias siempre habita en mi, cuando crees que puedes indentificarlos con sólo tu “intuición” o “colmillo” te das cuenta que no, bueno, a decir verdad yo nunca confío en mi intuición al menos en estos temas, aun no uso ningun sistema continuo de medición de glucosa, y vaya que si es de ayuda.

La ventaja que te dan estos aparatos de poder seguir la tendencia es maravilloso, aunque no lo he experimentado, espero poder hacerlo.

Si bien es cierto que esos miedos de alguna u otra forma siempre existirán, hablo por mi, creo que la diabetes es tan exigente que a veces aunque quieras hacerte el que no oye nada, no siente nada y no dice nada, la realidad te obliga a ponerte las pilas y decir, si puedo.

Saludos!


#6

Hola Ellen, gracias por preguntar. Ocasionalmente, he experimentado sensaciones similares cuando hago ejercicio, pero con una o dos manzanitas me recupero. Sin embargo, el comportamiento de mi glucosa me sigue desconcertando: la semana pasada estuve de vacaciones y traté de mantener la dieta, inicié con 105 mg/dl y terminé con 133 mg/dl, considerando que en dos ocasiones cené tacos (¡una maravilla!), pero el domingo pasado amanecí con 150 mg/dl, ayer 154 y hoy 157, cuando ya volví a la dieta y al ejercicio regular, en la noche no como carbohidratos, ayer cené pollo, nopales y ensalada de lechuga y espinacas. Valores así me hacen repasar y repasar que comí para tratar de encontrar la causa, pero nada. A veces hasta me irrita un poco.

Espero que mañana obtenga un resultado mejor, mis próximos estudios son en un mes. A ver…

Saludos


#7

Hola Alfo, que bueno saber que ya estas con tu dieta y ejercicio regular, recuerda que hay muchos factores que influyen en la glucosa como estrés, mal dormir, etc, coméntale a tu equipo médico de estos días especiales, también podrías por unos días hacer un diario de comidas, horas de sueño, ejercicio, tus mediciones, como con detalles de lo que haces y como te sientes y así determinar como responde tu cuerpo a diferentes escenarios.


Web-Stat web statistics